Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Los separatistas catalanes rechazan el proyecto de amnistía español

Los separatistas catalanes rechazan el proyecto de amnistía español

Los separatistas más radicales, que quieren garantizar que su líder Carles Puigdemont, que huyó a Bélgica, pueda regresar a casa, dijeron que la ley propuesta no iba lo suficientemente lejos para protegerlo.

El proyecto de ley debe volver a un comité parlamentario en dos semanas, pero aún está por ver qué pueden hacer el gobierno y los separatistas para salvarlo.

El rechazo pone de relieve la debilidad del gobierno incluso entre sus supuestos aliados.

El primer ministro socialista, Pedro Sánchez, aceptó la ley a cambio del apoyo parlamentario de dos partidos separatistas catalanes más pequeños, lo que le ayudó a formar un nuevo gobierno minoritario de izquierda a finales del año pasado.

Manifestantes se reúnen durante una manifestación contra una propuesta de ley de amnistía en la céntrica plaza Cibeles de Madrid, España, en noviembre (Alicia León/AP).

Pero el proyecto de ley, que enfureció a millones de personas en España, fue rechazado después de que uno de los dos partidos catalanes, Junds (Unite), votara en contra. El partido presionó para que se incluyeran cláusulas que protegieran a Puigdemont contra todos los posibles desafíos legales si regresa a España.

«Mantendremos negociaciones con un intervalo de 15 días más… No hay ningún motivo para aprobar los vacíos legales de la ley de amnistía», afirmó Miriam Nogueras, miembro de Jundts.

Dijo que los socialistas habían advertido que las enmiendas propuestas «provocarían problemas a la amnistía en Europa», pero dijo que estaban preparados para ello.

El ministro socialista de Justicia, Félix Bolaños, dijo a los periodistas que era «absolutamente incomprensible que los Junds votaran en contra de una ley que acordaron» y lo hicieran con partidos de derecha que quieren encarcelarlos.

READ  Sanidad rechaza la vacunación obligatoria en España porque no es necesaria

El partido de Puigdemont había advertido a Sánchez desde el principio que era poco probable que estuvieran contentos si apoyaban a su gobierno, pero algunos analistas imaginaron que la amnistía diseñada para ayudar a sus partidarios se descarrilaría.

Esta derrota demuestra que el gobierno está a merced de los separatistas de toda la asamblea. La coalición minoritaria de Sánchez tiene 147 escaños, pero necesita el apoyo de varios partidos más pequeños para asegurar una mayoría de 176 escaños en el parlamento de 350 escaños. Junds tiene siete ubicaciones.

Puigdemont y la cuestión de la independencia catalana son un anatema para muchos españoles. Puigdemont es buscado por el Tribunal Supremo de España por cargos de insubordinación y fraude, y dos tribunales inferiores lo están juzgando a él y a otros separatistas por posibles cargos de terrorismo y sedición.

El proyecto de ley de amnistía fue duramente criticado por los partidos de oposición conservadores y de extrema derecha, que representan a la mitad de la población del país. Muchos miembros del poder judicial y de la policía se oponen, al igual que muchas figuras clave del partido de Sánchez.

Incluso si se aprueba el proyecto de ley, tendrá que pasar al Senado, donde el conservador Partido Popular tiene mayoría absoluta. El partido ha prometido hacer todo lo que esté a su alcance para detener el proyecto de ley en el Senado y impugnarlo ante los tribunales.

Sánchez admite que no habría aceptado la amnistía si no hubiera necesitado el apoyo parlamentario de los separatistas catalanes. Dice que sin su apoyo no habría podido formar gobierno y habría obtenido más escaños y asegurado una posición de derecha en las elecciones de 2023.

READ  Govt-19: Lo que necesita saber sobre la epidemia del 21 de julio

Ahora dice que la amnistía sería buena para España porque pacificaría aún más a Cataluña, y se jacta de que sus políticas para Cataluña desde que asumió el cargo en 2018 han aliviado en gran medida las tensiones entre Madrid y Barcelona cuando el partido popular estaba en el poder.

El gobierno anterior de Sánchez concedió amnistía a varios líderes encarcelados del movimiento independentista catalán, lo que ayudó a sanar las heridas.