Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Muere el veterano presidente de Namibia, Haji Geingob, a los 82 años

Muere el veterano presidente de Namibia, Haji Geingob, a los 82 años

Abre el Editor's Digest gratis

El nuevo presidente de Namibia ha prestado juramento tras la muerte de Hage Geingob, el actual presidente y veterano de la lucha por la independencia del país.

Geingob, que estaba siendo tratado por cáncer, murió el domingo a la edad de 82 años. Geingob fue el primer primer ministro de Namibia después de que el país escasamente poblado se independizara de la vecina Sudáfrica de la era del apartheid en 1990, cargo que ocupó durante 12 años.

Ganó las elecciones presidenciales en 2014, recibiendo el 87% de los votos, y fue reelegido cinco años después, aunque por un margen mucho menor. Esto se produjo después de que su gobierno se viera envuelto en un escándalo de corrupción relacionado con las cuotas de pesca y fuera acusado de no abordar la profunda desigualdad y la pobreza.

Nangolo Mbumba, vicepresidente del país, prestó juramento como sucesor de Geingob, pero no se presentará cuando finalice el actual mandato presidencial en noviembre. «No estaré presente en las elecciones, así que que no cunda el pánico», dijo en el sitio de redes sociales X.

Mbumba dijo que con la muerte de Geingob, «Namibia ha perdido a un distinguido servidor del pueblo, un ícono de la lucha de liberación y el principal arquitecto de nuestra constitución». Los dos hombres pertenecen a la Organización Popular de África Sudoccidental (SWAPO), un antiguo partido de liberación marxista que ha gobernado Namibia desde la independencia.

READ  El mandatario principal emprende una gira por tres países africanos para estrechar relaciones

La SWAPO ya eligió a Netombo Nandy-Ndayetwah como su candidato en las elecciones presidenciales de este año, después de haber sido viceprimer ministro y ministro de Asuntos Exteriores durante el gobierno de Geingob. Mbumba la nombró vicepresidenta.

El nuevo presidente asume el mando de un país que, aunque ha despertado el interés de los inversores como fuente de litio y como potencial productor de hidrógeno, no ha logrado abordar cuestiones de larga data asociadas con el antiguo gobierno de la minoría blanca.

La SWAPO, al igual que su homólogo sudafricano, el Congreso Nacional Africano, no ha encontrado una manera de hacer que su sociedad sea más igualitaria o de mejorar estructuralmente las vidas de muchos miembros de la mayoría negra.

Aunque Namibia se considera oficialmente un país de ingresos medianos altos, con una producción nominal per cápita de más de 5.000 dólares, Casi dos tercios Su población de 2,5 millones fue definida como pobre por el Banco Mundial en 2021.

Geingob hizo un dramático regreso a la política en 2014 después de prometer limpiar la corrupción dentro del partido gobernante.

Pero bajo su dirección, la SWAPO se vio envuelta en el llamado “escándalo de pesca”, revelado por primera vez por WikiLeaks y que aún continúa en los tribunales, en el que una empresa islandesa supuestamente recibió lucrativas cuotas de caballa a cambio de sobornos. Posteriormente, dos ministros namibios dimitieron.

Geingob luego expresó su pesar por la incapacidad de su partido para redistribuir la riqueza o reestructurar la sociedad después de más de tres décadas de independencia. Reuters mencionado “Aquí tenemos un problema racial, una división racial histórica”, dijo en una conferencia en línea en 2020. Ahora estás diciendo que deberíamos quitárselo a los blancos y dárselo a los negros. «No funcionará».

READ  El estudio revela que la agricultura climáticamente inteligente reduce los gases de efecto invernadero

La extrema desigualdad de Namibia y los años de estancamiento económico -rasgos que comparte con la vecina Sudáfrica- han erosionado el control de la SWAPO al igual que lo han hecho con su primo el Congreso Nacional Africano, que enfrenta duras elecciones este año.

Geingob ha hablado a menudo de construir un “nuevo hogar namibiano” más inclusivo, pero la realidad no ha estado a la altura de la retórica, como ocurrió en Sudáfrica.

Namibia se abrió a la inversión extranjera durante su presidencia. El país ha comenzado a producir litio y se describe como un productor de petróleo y gas en ascenso tras los descubrimientos en alta mar en 2022. También planea desarrollar la producción de hidrógeno verde en el futuro. Tanto TotalEnergies como Shell están intensificando su atención en el país.