Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Informe: La corrupción agraria perjudica a los más discriminados

Informe: La corrupción agraria perjudica a los más discriminados

La creciente demanda de tierra debido a la crisis alimentaria mundial, el cambio climático, el aumento del nivel del mar, la desertificación y los fenómenos meteorológicos extremos están limitando su disponibilidad y accesibilidad. A medida que las crisis globales exacerban la desigualdad, las personas que sufren discriminación ven sus derechos sobre la tierra como los más afectados.

Así lo afirma un informe publicado recientemente por Transparencia Internacional titulado “Esta hermosa tierra: corrupción, discriminación y derechos a la tierra en el África subsahariana”, que explora la dinámica de la corrupción discriminatoria en el sector de la tierra.

El informe incluye evidencia y estudios de casos de siete países africanos (Ghana, Madagascar, Kenia, Uganda, Zambia, Zimbabwe y Sudáfrica). Extrae conocimientos de investigaciones documentales, entrevistas con informantes clave y testimonios originales de comunidades afectadas que sufren discriminación, y destaca patrones claros de cómo la corrupción y la discriminación interactúan para impactar los derechos sobre la tierra.

La corrupción agraria incluye todas las prácticas corruptas en el sector agrario y amenaza las vidas y los medios de subsistencia de las personas y comunidades, el medio ambiente, el clima, la seguridad alimentaria y la estabilidad política. Está muy extendido, adopta muchas formas e involucra a muchos actores.

“A nivel institucional, los funcionarios gubernamentales pueden intentar adoptar o modificar leyes o políticas o pueden socavar la eficacia de los mecanismos existentes en beneficio de los actores privados”, afirma el informe.

Corrupción discriminatoria en el sector de la tierra

El informe incluyó a personas que protestaban por compensaciones injustas tras la adquisición forzosa de tierras en Uganda, personas con albinismo en Madagascar que perdieron el acceso a la tierra, miembros de la comunidad nubia que enfrentaron discriminación en Kenia y trabajadores agrícolas a quienes se les negaron beneficios justos en programas de igualdad en Sudáfrica. África. .

El informe indicó que la corrupción y la discriminación se cruzan de varias maneras, entre ellas:

  • La discriminación aumenta la vulnerabilidad a la corrupción.
  • Algunos actos de corrupción son directamente discriminatorios. Un ejemplo de esto es la corrupción colusoria entre miembros de grupos étnicos políticamente dominantes en Kenia, que ilustra cómo la corrupción puede conducir a una denegación discriminatoria del acceso a la tierra.
  • Los grupos vulnerables a la discriminación pueden verse afectados desproporcionadamente por la corrupción. Un ejemplo de esto son las minorías religiosas en Sudáfrica, que enfrentan la pérdida de acceso a lugares de culto y sitios de importancia religiosa como resultado de los proyectos de desarrollo.
  • La discriminación y la corrupción conducen a la denegación de justicia. Un ejemplo de esto es que en algunos países, los defensores de los derechos a la tierra y la lucha contra la corrupción han enfrentado represalias violentas por su trabajo.
  • La corrupción obstaculiza la eficacia de las medidas para promover la igualdad.
READ  Village Rhapsody: las toallas sanitarias deberían ser tan gratuitas como los condones

La situación en Sudáfrica

El informe señaló que la nación está definida por las injusticias históricas del apartheid y que la “cuestión de la tierra” en Sudáfrica está profundamente arraigada en patrones de desigualdad racial.

“Casi 30 años después del fin del apartheid, las desigualdades raciales –particularmente en el sector agrario– siguen siendo significativas; también hay pruebas significativas de corrupción en el sector agrario”, dice el informe.

La magnitud de la corrupción agraria en Sudáfrica fue destacada por A Informe de seguimiento de la corrupción 2019, que se basó en 706 informes entre 2012 y 2018 e incluyó evidencia de una amplia gama de prácticas corruptas, incluido el soborno de funcionarios públicos, la malversación de fondos, el abuso de los procesos de contratación pública y la distorsión de las leyes y políticas por parte de las élites políticas para facilitar la apropiación. Terreno de empresarios con fines urbanísticos.

Lea más en Daily Maverick: La investigación de Corruption Watch sugiere que las autoridades trabajan con estafadores para privar a la gente de sus tierras.

Plan fallido para abordar daños históricos

Un capítulo de Corruption Watch explica cómo los sistemas de justicia no logran hacer justicia a los trabajadores agrícolas.

Después de la formación del gobierno democrático en 1994, la reforma agraria ocupó un lugar destacado en la agenda política, mientras el país se embarcaba en un programa progresivo de restitución y redistribución de tierras. Una de las primeras medidas que se introdujeron fueron los Planes de Igualdad de Trabajadores Agrícolas (FWES).

“Estos planes buscan ayudar a los beneficiarios a convertirse en accionistas de una granja, generalmente en un área de alto valor agrícola, al mismo tiempo que les brindan las habilidades y el apoyo necesarios para establecer sus medios de vida”, afirma el informe.

Los detalles exactos pueden variar entre granjas dependiendo de los términos acordados entre el propietario de la tierra, el departamento gubernamental correspondiente y los beneficiarios propuestos, ya que los planes son voluntarios.

“Sin embargo, cada uno sigue una fórmula similar: el gobierno proporciona una subvención que ayuda a los trabajadores a convertirse en accionistas útiles de la granja, dándoles derecho a una parte de la propiedad de la empresa y a los derechos asociados, como derechos de voto y dividendos”. el informe.

Aunque los programas de justicia para los trabajadores agrícolas existen desde principios de la década de 1990, la información pública sobre ellos es limitada, pero un informe gubernamental inédito obtenido por Corruption Watch ofrece algunas ideas.

READ  El mortal incendio de Johannesburgo expone los fallos sistémicos de la Sudáfrica post-apartheid

Desde su introducción, se han introducido cientos de planes de acciones, la mayoría de los cuales están ubicados en Western Cape. Se pagaron casi 700 millones de rands a explotaciones agrícolas de propiedad privada, y en 2013 se habían redistribuido casi 24.000 hectáreas de tierra.

A pesar de estas impresionantes cifras, abundan las preocupaciones sobre la implementación de los planes, según el informe.

En 2023, el organismo de control de la corrupción Transparencia Internacional Sudáfrica entrevistó a 35 miembros de ocho empresas agrícolas ubicadas en el Cabo Occidental. Cada participante discutió sus experiencias con el programa FWES, y muchos destacaron problemas serios con la implementación del plan.

“La percepción de corrupción entre los beneficiarios es alta y, a pesar de las esperanzas iniciales, para la mayoría, los beneficios de igualación previstos aún no se han sentido”, afirma el informe.

Muchos participantes informaron que vieron pocos o ningún beneficio del plan.

“En un caso, los trabajadores supuestamente recibieron un pago a mediados de la década de 2000 y no recibieron un segundo pago hasta 2022. En otros casos, los dividendos se pagaron raramente e irregularmente”, dice el informe.

Aunque los beneficiarios de muchas explotaciones han expresado su preocupación, todavía no han recibido una explicación por la baja tasa de pago.

En raras ocasiones, a los entrevistados se les proporcionaron datos financieros mostrados en pantallas durante reuniones y presentaciones.

«Cuando los trabajadores expresaron sus preocupaciones, a menudo fueron ignorados, les dijeron que 'el negocio no tenía buena pinta' y que debían vender sus acciones si no estaban contentos», dice el informe.

Muchos entrevistados expresaron preocupación por la falta de transparencia y acceso a la información.

“En un caso, los participantes explicaron que nunca les dijeron los detalles de su plan. Simplemente recibieron documentos que les pidieron que firmaran para que el propietario de la granja pudiera recibir financiación del gobierno.

Muchos participantes dijeron que carecían de una orientación clara por parte de los funcionarios gubernamentales sobre cómo debería operar FWES, y que fueron excluidos de las reuniones de accionistas y no pudieron participar en las decisiones que afectan la gestión del negocio, lo que generó una fuerte percepción de corrupción entre los entrevistados.

Los participantes dicen que poco ha cambiado

Aunque los programas de igualdad para los trabajadores agrícolas fueron diseñados para ayudar a los trabajadores desfavorecidos, sólo algunos participantes sintieron que su situación había cambiado. Las preocupaciones expresadas incluyeron condiciones de trabajo inseguras, falta de ropa protectora, falta de apoyo médico capacitado y violaciones de los derechos de los trabajadores.

READ  Descubre la voluntad de Dios para ti - Parte 53 | Guardian Nigeria Noticias

“Una de las mayores preocupaciones planteadas por los participantes se refería a la tierra y la vivienda. Si bien se proporcionaba vivienda regularmente como parte de un plan, era sólo temporal y los trabajadores explicaron que no había garantía de que pudieran permanecer en la tierra una vez terminado el trabajo. Tampoco había posibilidad de herencia. Los familiares fueron llevados a casa y se dijo que las condiciones de vida eran malas.

En algunos casos, se informaron ejemplos de discriminación en las granjas, y algunos señalaron que las mujeres recibían salarios más bajos a pesar de realizar trabajos de igual valor.

“También se destacó la discriminación contra las personas con discapacidad. En algunas fincas no había rampas ni modificaciones en los baños. En un caso, nos alertaron sobre un comportamiento abusivo hacia una persona sorda. El capataz, según un participante, gritaba obscenidades. al trabajador siempre que se malinterpreten las instrucciones.

Si bien tienen derecho a protección legal en virtud de la Ley de Igualdad en el Empleo, la falta de conocimiento de sus derechos legales significa que muchos sienten que no tienen a quién acudir cuando ocurren abusos.

El informe señala que el nuevo diseño del plan, que busca abordar el daño histórico mediante la democratización de los sistemas agrícolas, representa lo mejor del ingenio de Sudáfrica.

“Pero las fallas de gobernanza, incluida la falta de transparencia, supervisión, recursos e implementación efectiva, significan que no se ha logrado la ambición del plan. En cambio, los trabajadores sienten que han fracasado.

Recomendaciones

El informe instó a los países a tomar medidas concretas para fortalecer la rendición de cuentas y la transparencia de la información en la administración de tierras, e instó a los formuladores de políticas a tomar medidas inmediatas para proteger a las personas y comunidades cuyos derechos sobre la tierra se ven socavados por la doble amenaza de la corrupción y la discriminación.

Otras recomendaciones incluyen que los procesos de reforma agraria reconozcan los desafíos únicos que enfrentan las comunidades marginadas en el ejercicio de sus derechos sobre la tierra, desarrollen marcos integrales anticorrupción y antidiscriminación y establezcan mecanismos de rendición de cuentas independientes y efectivos. marco alemán