Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

“Estamos rodeados de petróleo”: un activista jardinero de la EACOP

“Estamos rodeados de petróleo”: un activista jardinero de la EACOP

Los ugandeses desplazados por un enorme oleoducto están recurriendo a plantar jardines africanos para sobrevivir y una forma de canalizar su activismo climático.

Judith Biro Eroth creó su propio jardín en forma de cerradura después de que fuera desplazado por el proyecto EACOP. Crédito: John Aucott.

Judith Perú Eroth acababa de terminar de limpiar su tierra y plantar maíz en 2018 cuando fue contactada por funcionarios de un nuevo proyecto regional masivo. Los individuos explicaron que el Oleoducto de Crudo de África Oriental (EACOP), que había comenzado a construirse el año anterior, atravesaría su territorio en Kasini, en el oeste de Uganda, y que tendría que trasladarse a otro lugar.

Le preguntaron si quería que su compensación fuera en efectivo o en un nuevo terreno.

“Por supuesto que elegí la tierra”, dice Pero Erruz, de 38 años, “era lo único que tenía y sabía que tenía que protegerla”. [owning land] A cualquier precio porque mi familia lo alimenta desde hace años.

Casi seis años después, Bero-Irwoth aún no ha recibido una compensación de TotalEnergies, el gigante petrolero francés propietario… 62% En EACOP, por las tres hectáreas que perdí.

Esto la obligó a quedarse con sus padres, quienes también fueron desplazados por el oleoducto que transportará crudo a 1.443 kilómetros desde los yacimientos petrolíferos de la región de Albertine en Uganda hasta el puerto de Tánger en Tanzania. La tierra allí no es apta para la agricultura de secano.

“El terreno era arenoso y rocoso, pero ésta era la única opción que tenía”, dice esta madre de cuatro hijos.

Durante los primeros dos años después de perder su tierra, Bero-Irwoth luchó por cultivar en la tierra de sus padres y al mismo tiempo aprendió más sobre EACOP y sus efectos potencialmente devastadores. El oleoducto atravesará ecosistemas sensibles con biodiversidad y estudios. apreciación En última instancia, darían lugar a 379 millones de toneladas de emisiones de carbono, más de 25 veces las emisiones anuales de Uganda y Tanzania juntas. Se espera que el proyecto desplace a 100.000 personas y amenace las vidas y los medios de subsistencia de muchas comunidades locales.

READ  Zimbabue debe tomar medidas para reducir sus emisiones de carbono

“Los proyectos petroleros como EACOP atraen a inversores que se centran en obtener ganancias a expensas del bienestar de las comunidades y vivir en armonía con el medio ambiente”, dice Amos Wimanya, asesor principal sobre energías renovables y transición justa de Power Shift Africa. «Se están violando los derechos humanos. Las personas están siendo desalojadas y obligadas a encontrar formas de sobrevivir o adaptarse a nuevos entornos mientras luchan contra el cambio climático a pesar de ser los menores emisores.

Bero-Irwoth, preocupado, se unió a las reuniones de campaña sobre EACOP y advirtió a otros sobre los peligros de los proyectos de combustibles fósiles. «Si no hablamos de petróleo sucio ahora, ¿quién lo hará?» Dice.

Pero sus acciones la han metido en problemas a medida que el gobierno toma cada vez más medidas enérgicas contra el activismo ambiental. Como parte de una tendencia más amplia de aumento de la represión en todo el país, la policía forzar Biro Eroth en septiembre de 2021 y la arrestó dos veces acusada de «reunión ilegal» y «sabotaje de proyectos gubernamentales».

Una plataforma petrolera en Cassini, región de Bulisa.  Crédito: John Aucott.

Una plataforma petrolera en Cassini, región de Bulisa. Crédito: John Aucott.

Jardinería de ojo de cerradura

Por esa época, cuando Bero-Irwoth decidió ser más cuidadosa con su activismo, escuchó que una organización local sin fines de lucro, Pure Grow, estaba capacitando a personas afectadas por EACOP en una técnica agrícola innovadora: la horticultura africana. A través de este curso, aprendí cómo una idea que se originó en Zimbabwe y se desarrolló en Lesotho puede ser efectiva también en las tierras secas de Uganda.

El sistema de jardinería africano aprendido por Bero-Irwoth funciona apilando montículos de abono o abono en bolsas o cubos apilados uno encima del otro, dejando espacio para agregar agua y fertilizantes naturales. Las estructuras resultantes tienen aproximadamente un metro de largo y un diámetro similar. Diseñado originalmente para ayudar a las personas con SIDA a continuar con la jardinería, es lo suficientemente alto como para que los jardineros no tengan que agacharse y lo suficientemente pequeño como para que toda la cama esté al alcance.

Pero ese es sólo un beneficio. Los jardines africanos en forma de cerradura también utilizan poco espacio. Permiten a los agricultores utilizar materiales naturales para proporcionar nutrientes. Son muy eficaces para retener la humedad, lo que los hace productivos y resistentes durante todo el año, incluso en la estación seca.

READ  Decenas de presuntas víctimas de Covid lavaron las orillas del río Ganges | India

Después de dos meses de capacitación, Peru Eroth comenzó a cultivar hortalizas utilizando los nuevos métodos que había aprendido. Estaba contenta con los resultados.

«Me alegré de ver algo de okra y berenjena saliendo de la parte superior y de los lados de los cubos», dice. «Vendí una parte y compartí el resto con mi familia. Pero lo bonito de todo es que no me costó mucho porque dependí principalmente de materiales naturales de mi jardín».

La jardinería de ojo de cerradura también es más respetuosa con el medio ambiente que los métodos que dependen en gran medida de insumos artificiales, explica Alexandre Ampere, experto en jardinería compuesta.

«Este método no depende de combustibles fósiles como la mayoría de la agricultura a gran escala», afirma. «[It] Se basa en fertilizante orgánico, que contiene varios microbios que añaden nitrógeno, potasio y fosfato, que ayudan a estimular el crecimiento de las plantas.

El sistema alimentario mundial es responsable de aproximadamente un tercio de las emisiones totales de gases de efecto invernadero. Los investigadores y la sociedad civil africanos han pedido durante mucho tiempo un cambio hacia enfoques más equitativos y respetuosos con el medio ambiente que promuevan la soberanía alimentaria, conserven la biodiversidad y mejoren los medios de vida locales.

Agricultura activa

Para Peru Iruth, la jardinería africana no sólo le permitió cultivar productivamente en tierras pobres, sino que también le brindó una forma alternativa de desarrollar su actividad de una manera nueva y creativa.

En la actualidad, cultiva una amplia gama de hortalizas (desde zanahorias y pimientos hasta cebollas y lechugas) y ha formado a más de 300 mujeres en la región de Albertine. Con el grupo local Tofani Pamoja (que significa «trabajemos juntos» en swahili), enseña a grupos locales sobre métodos agroecológicos y les explica los efectos del cambio climático y cómo defenderse de la industria de los combustibles fósiles.

“Nuestra esperanza es el jardín ojo de cerradura”, dice Beatrice Agenoroth, de 39 años, una de las aprendices de Peru Aeroth. «Vivimos en él porque requiere una pequeña parcela de tierra y es fácil de cuidar».

READ  Poder verde para respirar nueva vida

Aunque el grupo capacita a todos los géneros, se centra en las mujeres dada la carga desproporcionada que enfrentan debido al cambio climático y el desplazamiento. En Uganda se estima 77% de las mujeres se dedican a trabajos agrícolas, la mayoría de las cuales son pequeñas agricultoras.

«Siempre que se talan bosques para construir grandes fábricas, son las mujeres las que más sufren porque tienen que viajar distancias más largas para buscar leña o conseguir alimentos o medicinas a base de hierbas», dice Beatrice Rukanyanga, activista por los derechos ambientales y el clima que dirige una ONG. . . -Rentabilidad del grupo de mujeres agricultoras en Kwataniza. «Si comienza la estación seca y se secan las fuentes de agua, son las mujeres las que tienen que viajar distancias más largas para conseguir agua. Si se produce cualquier otro desastre, son las mujeres las que más sufren porque tienen la responsabilidad total de garantizar la seguridad». de sus hijos.

Judith Perrault Eroth pasea por su jardín con forma de cerradura.  Crédito: John Aucott.

Judith Perrault Eroth pasea por su jardín con forma de cerradura. Crédito: John Aucott.

Un portavoz de TotalEnergies dijo a African Arguments que hasta ahora ha compensado al 96% de las personas afectadas por el proyecto y que ha apoyado a las comunidades con su apoyo transitorio «para garantizar que las familias puedan satisfacer sus necesidades básicas y mantener la seguridad alimentaria y los niveles de vida». «

Bero-Irwoth ha recibido cierto apoyo de importantes compañías petroleras en forma de… colmenas de abejas Pero ella sigue esperando la tierra que le prometieron. Cuando lo haga, planea abrir un centro de capacitación para capacitar a agricultores de fuera de la región. Mientras tanto, su misión es enseñar jardinería al mayor número posible de personas y ayudarlas a afrontar la pérdida de sus tierras en tiempos turbulentos y cuando el gobierno reprime cada vez más formas más abiertas de activismo.

«Estamos realmente atrapados por el oleoducto y no sabemos lo que nos depara el futuro», afirma. «Pero podemos sobrevivir a esto si podemos adoptar formas resilientes, rentables y respetuosas con el medio ambiente de cultivar alimentos porque el cambio climático ya es parte de nosotros».