Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

El caso de la “Casa de Namibia” tras el presidente Hage Geingob

El caso de la “Casa de Namibia” tras el presidente Hage Geingob

El 21 de marzo de 2015, Hage Geingob prestó juramento como tercer presidente de Namibia desde la independencia del país el mismo día de 1990. Discurso de apertura Ofreció la metáfora de la “Casa de Namibia”, su marca registrada en el cargo: “Todos debemos desempeñar nuestro papel en el éxito de esta hermosa casa que llamamos Namibia”. Necesitamos renovarla de vez en cuando realizando renovaciones y ampliaciones… Unámonos en la construcción de este nuevo hogar de Namibia donde ningún namibio se sentirá excluido”.

Repitió este mensaje en su libro. Título de año nuevo en 2024.Al que denominó por una costumbre denominada “el año de las expectativas”: “Les pido a todos que se unan y garanticen que nadie se sienta excluido del hogar de Namibia.

Los namibios no sabían que éste sería el último discurso del presidente. A mediados de enero de este año, Geingob reveló que le habían diagnosticado cáncer. regresó de Trato especial en Estados Unidos El 31 de enero para morir en casa. el Salio la noticia En las primeras horas del 4 de febrero, los namibios hicieron una pausa en el sentimiento común Pérdida y duelo.

Aunque fue criticado a menudo durante su vida, todos parecieron darse cuenta de lo que habían perdido con la muerte de Geingob. Más que sus predecesores, evocaba sentimientos de ser un hombre del pueblo.

Los namibios están acostumbrados a disfrutar de las libertades civiles consagradas en la constitución del país – «documento en vivo«, como lo llamaba a menudo Geingob. Como presidente de la Asamblea Constituyente, que redactó y adoptó como el paso final hacia la independencia a principios de febrero de 1990, fue su presidente. ingeniero critico.

READ  Inversión del sector privado para desarrollar los mercados de electricidad en África

La libertad de expresión y opinión, la libertad académica y los derechos humanos básicos han seguido siendo los principios rectores de la cultura política y la gobernanza del país desde entonces. Pero a Geingob no le gustaba que lo criticaran los medios de comunicación y a menudo reaccionaba con enfado y burla. Como apasionado aficionado al fútbol,Juega la pelota, no el hombre«.

Pero se jactó con orgullo de que Namibia obtuvo una puntuación alta en libertad de prensa a nivel mundial y no sólo en el continente. En el Índice Mundial de Libertad de Prensa 2023 En Reporteros Sin Fronteras, Namibia ocupa el puesto 21 en la clasificación de África, un lugar detrás de Alemania, por delante del Reino Unido (26) y los Estados Unidos (45).

Como «camarada editora» Gwen Lister, fundadora del periódico independiente local namibio y autor camarada editor, anunciante«Nuestro difunto presidente no siempre tuvo una historia de amor con los medios, ni estos se preocuparon por él, pero su continuo apoyo a la libertad de prensa fortaleció nuestra democracia. ¡Felicitaciones!»

El presidente de Namibia, Hage Geingob, en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, China, el 29 de marzo de 2018. (Foto: Lintao Zhang/Pool/Getty Images)

pensamiento sabio

Pero él prometió hacerlo. Ningún namibio debería sentirse excluido Se mantuvo más allá de las ilusiones. La Casa de Namibia cuenta con habitaciones muy diferentes y muchas de ellas no cumplen con los estándares necesarios para garantizar un nivel mínimo de dignidad humana. Namibia, al igual que Sudáfrica, sigue siendo un país de ingresos medianos altos Entre las sociedades más desiguales del mundodonde la mitad de la población vive en la pobreza o cerca de ella.

READ  Fondo de financiación de la patata para revitalizar toda la cadena de valor

La economía atravesó algunos años difíciles después de que Geingob asumiera el cargo. En 2024, acababa de recuperarse de las conmociones y había recuperado su nivel de 2015. Pero muchos factores, como la sequía, la caída de los precios en el mercado mundial de sus recursos naturales y la pandemia de Covid, estaban fuera del alcance de su responsabilidad personal.

Recibió elogios por su manejo Una de las peores Desastres del Covid-19 en todo el mundo. Pero su campaña declarada es contra la corrupción. el fue un fracaso.

Por triste y trágico que parezca, los mayores logros de Geingob en su vida quedaron claros con su fallecimiento. Dejó atrás una estructura de gestión que incluía todas las disposiciones necesarias para una transición sin problemas. El mismo día de su muerte, Nangolo Mbumba, vicepresidente del país desde 2018 (la misma edad que Geingob y fiel compañero desde hace mucho tiempo), prestó juramento como cuarto presidente de la república de conformidad con la constitución.

“Que no cunda el pánico”, fue su promesa En la ceremonia de apertura. “No estaré presente en las elecciones”. Estas elecciones se realizarán en noviembre para la Asamblea Nacional y la Presidencia, y sus mandatos comenzarán el 21 de marzo de 2025.

Mbumba negocia un regreso Jeep y Bahía de Elvis En Namibia a principios de la década de 1990, se desempeñó como ministro en varias carteras ministeriales y fue secretario general de la SWAPO entre 2012 y 2017.

Lea más en Daily Maverick: Namibia pierde a un defensor de los derechos humanos como el Presidente Geingob, pero el consuelo es un plan de sucesión sin contratiempos

READ  EACC investiga a Jennifer Guitrie por ocupar varios cargos públicos

«El Estado de derecho es esencial para preservar y promover nuestra democracia». Anunciar En la apertura del año legal para el poder judicial, destacando la necesidad de un poder judicial independiente. Prometió «afirmar, como lo hizo nuestro difunto presidente durante su mandato, el principio de separación de poderes». En su quinto día de mandato, que coincidió con el trigésimo cuarto aniversario de la aprobación de la Constitución, declaró que la Constitución “Documento sagrado» Y Una señal para una transición fluida en Namibia.

Toivo Njibela, editor sol de namibiaEn el triste día del fallecimiento de Geingob, quizás encontró las palabras más apropiadas En una publicación en X: “No hay soldados en las calles. No gracias. Sin cascos metálicos. Sin disparos. No sale humo de ningún lado. Transición suave. Tal como quería el presidente Geingob. «Estoy triste pero también orgulloso de nuestro país hoy». marco alemán

Galería