Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Un pescador de Senegal mantiene a flote los barcos españoles

Un pescador de Senegal mantiene a flote los barcos españoles

W.La horrible noticia de la llegada de inmigrantes senegaleses a las Islas Canarias evoca recuerdos del mismo peligroso viaje que hizo hace 17 años y su arduo camino hacia su nuevo hogar: Borella, en la costa norte de España.

Diouf, de 46 años, un pescador de Basol en el delta del Senegal, formó parte de la ola migratoria de 2006 desde África occidental a través de las Islas Canarias de España, que se encuentran a unos 100 kilómetros (60 millas) de la costa noroeste de África.

Se ve una caja llena de pez rosa de vientre negro antes de ser subastada en el puerto de Borella

(Nacho Dos/Reuters)

En 2006 llegaron más de 30.000 inmigrantes, huyendo de la pobreza exacerbada por la dramática disminución de las poblaciones de peces costeras.

(Nacho Dos/Reuters)

Más de 30.000 inmigrantes llegaron ese año, huyendo de la pobreza exacerbada por la dramática disminución de las poblaciones de peces costeras, en parte debido a la pesca industrial por parte de los países de la UE, según académicos, ONG y inmigrantes.

El año pasado se batió el récord de inmigrantes llegados a través de las Islas Canarias en 2006. Cerca de 7.000 personas morirán intentando cruzar en 2023, según la organización de derechos humanos Caminando Fronteras.

“Ver los barcos llegar a España es muy difícil”, afirmó Diouf. “Cruzar el océano sin saber a qué te enfrentas es enfrentarte a la muerte”.

READ  Miravia Market, propiedad de Alibaba, refuerza su presencia en Europa

Pabou Diouf y su esposa Silvia Santos, 41 años, tomados de la mano en casa

(Nacho Dos/Reuters)

Redes en el suelo del barco Saridal antes de partir en un viaje de pesca al Océano Atlántico, cerca de Sidera, Galicia

(Nacho Dos/Reuters)

Privado de su medio de vida en Senegal, Diouf se aventuró al norte. Hoy, su experiencia pesquera le ha asegurado una nueva vida en España, donde la flota pesquera más grande de la Unión Europea, rechazada por un número creciente de trabajadores españoles, está reclutando extranjeros para sobrevivir.

El puerto pesquero de Borella cuenta con 44 nacionalidades entre sus 9.450 habitantes, de los cuales 90 son senegaleses y 244 caboverdianos, según la alcaldía.

Juan Carlos Otero, de la Asociación de Propietarios de Embarcaciones de Borella, dijo que los trabajadores extranjeros constituyen aproximadamente siete de cada 10 miembros de la tripulación de la flota pesquera de Borella.

Pescadores se preparan para una salida de pesca de merluza en el sur de Reino Unido e Irlanda, a bordo del barco “Matalinas”

(Nacho Dos/Reuters)

Diouf trabaja junto a indonesios, senegaleses y españoles a bordo del Saridal, un torbellino de actividad, cargando redes, limpiando y boxeando durante turnos de 14 horas.

(Nacho Dos/Reuters)

Otero dijo que los peruanos fueron los primeros en llegar en el año 2000, cuando los locales se fueron a trabajar a una nueva acería. Los indonesios son muy apreciados por sus habilidades de pesca con palangre, lo que lleva a los propietarios de barcos a pagar sus viajes a España.

Otros, como los senegaleses, encuentran trabajo de boca en boca o apareciendo en el muelle donde les ofrecen contratos si tienen permisos de residencia.

READ  Mucha suerte rodando en "Guerra 2" en España

La migración, en gran medida bienvenida por los lugareños, está cambiando la ciudad. Los huéspedes visitan regularmente una mezquita recién construida. Las mujeres caboverdianas sirven café y desayuno en el restaurante del puerto, A'Mares.

La migración, en gran medida bienvenida por los lugareños, está cambiando la ciudad. Los huéspedes visitan regularmente una mezquita recién construida.

(Nacho Dos/Reuters)

Mamadou Sarr, un pescador de Senegal, utiliza agua salada para lavar sus capturas.

(Nacho Dos/Reuters)

Trabajando junto a indonesios, senegaleses y españoles en saridal El barco invitado es un torbellino de actividad: acarrea redes, limpia y encajona durante turnos de 14 horas.

El capitán del barco, Francisco González, dijo que la industria pesquera española no podría sobrevivir sin los inmigrantes.

Reuters