Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Relación entre la gravedad de COVID-19 y la exposición previa de los pacientes a Borrelia spp.

En este estudio, examinamos las asociaciones potenciales entre los niveles de anticuerpos detectados indicativos de exposición a borrelia Y el riesgo de aumentar la gravedad de COVID-19. Exposición previa a borrelia Se identificó mediante múltiples pruebas serológicas de antígenos y reveló niveles elevados de borrelia-Las IgG identificadas están estrechamente asociadas con la gravedad de COVID-19 y el riesgo de hospitalización (Fig. 1 y 3, Tablas complementarias S1 y S2). por borreliaPara IgM específicas, las asociaciones fueron más débiles y en su mayoría no significativas (Fig. 2 y Fig. S3 complementaria, Tablas complementarias S3 y S4).

La IgM específica del patógeno generalmente aumenta en la etapa temprana de la infección, mientras que la IgG tarda más en desarrollarse. En la borreliosis, en la etapa temprana de la infección (2-4 semanas), el sistema inmunitario detecta solo unos pocos antígenos borreliapor ejemplo, p41 (flagelina) y Osp (proteínas de superficie externa), que son el objetivo de los anticuerpos IgM. borrelia– Las IgG específicas, a su vez, pueden observarse varias semanas después de la picadura de la garrapata, y su concentración sérica aumentada puede permanecer durante mucho tiempo, incluso después de la resolución de los síntomas clínicos. OspC, OspA y p41 se encuentran entre las proteínas más inmunogénicas B. burgdorferi19Y el2021; Consistentemente, en este estudio, las IgG dirigidas a estos antígenos también fueron las más comunes y alcanzaron los niveles más altos (Figura 1). Otros objetivos importantes para el diagnóstico de IgG incluyen VisE, p83, p58 y p17 19Y el2021, que también se descubrió en este estudio. Curiosamente, en muchos pacientes observamos anticuerpos dirigidos a diferentes especies (por ejemplo, B. burgdorferi En sentido estricto, al mismo tiempo B. afzeliiguau B. garinii). Esto puede reflejar cierta reactividad cruzada de los anticuerpos, pero es posible que se deba a la coinfección con más de una especie, lo que también puede ocurrir según la bibliografía. 22. Además, los pacientes graves con COVID-19 mostraron niveles significativamente más altos de IgG específica. Anaplasma (Fig. 1), que a menudo se envía junto con borrelia por garrapata. Esto también respalda la sugerencia de que el mayor riesgo en COVID-19 está asociado con antecedentes de picaduras de garrapatas e infecciones relacionadas (Fig. 4).

Figura 4

Los riesgos en COVID-19 están asociados con antecedentes de picaduras de garrapatas e infecciones relacionadas.

Se deben observar limitaciones importantes para comprender completamente los resultados de este estudio. En primer lugar, el diagnóstico de la enfermedad de Lyme (borreliosis activa) sigue siendo difícil y, a menudo, poco claro. Las pruebas de laboratorio deben considerarse junto con la exposición potencial y los síntomas clínicos compatibles.10; Los datos sobre el historial de mordeduras de garrapatas de los pacientes y los posibles síntomas asociados con la enfermedad no estaban disponibles aquí. Los pacientes especialmente graves con COVID-19 bajo cuidados intensivos no podían darlos. Así, en la población examinada, al menos algunos individuos pueden exhibir una memoria inmunológica de la antigua borrelia Una infección pero no una enfermedad activa. Por otro lado, las dificultades de un diagnóstico rápido e inequívoco pueden llevar a algunos borrelia– Los pacientes infectados no reciben tratamiento, ya que el patógeno afecta su estado de salud incluso durante mucho tiempo.

READ  Lunar IceCube se somete a pruebas críticas en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA

En segundo lugar, aunque este estudio mostró una asociación significativa entre los niveles séricos de anti-borrelia La presencia de anticuerpos y la gravedad de COVID-19 se observaron en los mismos individuos, no se puede asumir una asociación que indique causalidad. No se puede descartar que hubiera un factor primario desconocido que pusiera a estos pacientes en mayor riesgo borrelia Infección y COVID-19 grave. Esto puede ser inmunodeficiencia, otros trastornos fisiológicos o enfermedades concomitantes. Cabe destacar que los pacientes del grupo de COVID grave tenían más probabilidades de tener comorbilidades que los de los otros dos grupos. Por ejemplo, se ha sugerido que la obesidad está asociada con el riesgo de hospitalización y muerte asociado con COVID-1923. En la enfermedad de Lyme, la obesidad se ha asociado con respuestas atenuadas y retardadas a IgG B. burgdorferilo que indica una protección menos eficiente de la inmunidad adaptativa en individuos obesos24. Dado que estos pacientes mostraron una respuesta de anticuerpos eficaz contra el SARS-CoV-2 (Figura 1), este problema requiere más investigación. Los parámetros demográficos, a su vez, se acordaron entre grupos (Figura complementaria S2), por lo que, por ejemplo, la edad no fue un factor contribuyente aquí.

Alternativamente, la enfermedad de Lyme prolongada puede afectar el sistema inmunológico, reduciendo su efectividad en las respuestas antivirales en infecciones virales. Esto aún no ha sido probado, aunque importantes implicaciones borrelia Puede haber sido prescrito para el sistema inmunológico.25,26. Además, una posible explicación de la relación estudiada puede ser una visión más detallada de los mecanismos del sistema inmunitario, más concretamente de la vía del receptor tipo Toll (TLR), cuyos receptores inmunitarios innatos reconocen ligandos derivados de bacterias, hongos y virus.27. Los estudios indican que la vía TLR media, al menos en parte, la liberación de mediadores inflamatorios en monocitos humanos que se estimulan in vivo. B. burgdorferi espiroquetas28. De manera similar, se ha descrito el papel del receptor TLR en la infección por SARS-CoV-2, que contribuye a la eliminación del virus, pero también puede dañar al huésped debido a la inflamación persistente y la destrucción del tejido.29. especialmente, B. burgdorferi Se ha demostrado que interactúa con los heterodímeros TLR1/TLR2 con la estimulación resultante de la respuesta inflamatoria, incluido el aumento de los marcadores de citoquinas inflamatorias, como IL-6 y TNF-α.28. El SARS-CoV-2 se dirige a la misma vía molecular, donde se ha indicado que la estimulación a través de TLR1 y TLR2 es un factor clave en la respuesta de las citocinas sobrerreguladas y sus efectos nocivos en la COVID-19 grave.30,31. Esto indica que la estimulación conjunta de ambos B. burgdorferi Y el SARS-CoV-2 puede provocar una respuesta inflamatoria más pronunciada y un mayor riesgo de COVID-19 grave. Esta hipótesis necesita mayor verificación en futuros estudios.

READ  Material sencillo y económico para la captura de carbono, probablemente de los tubos de escape.

A pesar de las importantes reservas y consideraciones antes mencionadas, existe un fuerte vínculo entre la detección deborrelia En este estudio se observaron tanto los anticuerpos como la gravedad de la COVID-19 (Fig. 1, 2 y 3). Esto también fue respaldado por el análisis post hoc de IgG dirigido a antígenos seleccionados de borrelia. Estos antígenos incluían las proteínas Osp, p41 y VlsE, siendo altamente inmunogénicos.19Y el2021 e importante en el ciclo de vida de las espiroquetas; Están involucrados en la colonización bacteriana de garrapatas y mamíferos, la virulencia y la evasión inmune a través de borrelia32Y el3334. El análisis mediante regresión logística multivariable mostró que los niveles elevados de IgG dirigidos (solo) a las proteínas Osp podrían ser un importante predictor de hospitalización debido a COVID-19; En este estudio OspB, OspC B. burgdorferi En sentido estricto, el OspC B. hechizos importancia demostrada en este modelo (Figura complementaria S4, Tabla complementaria S5).

Hasta donde sabemos, esta es la primera observación que sugiere vínculos entre la enfermedad de Lyme y el pronóstico de COVID-19. Ensayo de direccionamiento de anticuerpos borrelia Puede contribuir a una evaluación precisa de las probabilidades de hospitalización de pacientes infectados con SARS-CoV-2. Aunque los mecanismos de esta asociación aún no están claros, puede ayudar a establecer cronogramas de tratamiento óptimos y predicciones efectivas del pronóstico de pacientes individuales, y respaldar los esfuerzos para controlar de manera efectiva el COVID-19.