Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Experimentos indican que se utilizaba un antiguo palo de marfil con cuatro agujeros para fabricar cuerdas

Experimentos indican que se utilizaba un antiguo palo de marfil con cuatro agujeros para fabricar cuerdas

Este artículo ha sido revisado según Science. Proceso de edición
Y Políticas.
Editores Se destacaron las siguientes características garantizando al mismo tiempo la credibilidad del contenido:

Revisión de hechos

Publicación revisada por pares

fuente confiable

Corrección de pruebas

Un palo de marfil perforado procedente de la cueva Höhl-Wels, en el suroeste de Alemania, con cuatro escenas. crédito: Avance de la ciencia (2024). doi: 10.1126/sciadv.adh5217

× Cerca

Un palo de marfil perforado procedente de la cueva Höhl-Wels, en el suroeste de Alemania, con cuatro escenas. crédito: Avance de la ciencia (2024). doi: 10.1126/sciadv.adh5217

Dos historiadores de la Universidad de Tubinga han descubierto pruebas de que el antiguo palo, que se cree que es una obra de arte creada por los primeros humanos hace miles de años, es en realidad una herramienta para ayudar a fabricar cuerdas. En sus estudios, publicado en la revista Avance de la cienciaNicholas Cunard y Fairlie Roots crearon una réplica del palo y descubrieron que podía usarse fácilmente para hacer cuerdas.

En 2015, se descubrieron múltiples piezas de marfil en una cueva en Hohl Wels, Alemania, todas las cuales mostraban signos de mano de obra. La datación de las piezas mostró que fueron hechas hace unos 37.000 años, probablemente por humanos modernos. Desde entonces, los investigadores creen que las piezas de marfil se fabricaban a partir de colmillos de mamut como obras de arte. En este nuevo estudio, los investigadores encontraron evidencia de que al menos uno de ellos era un palo tallado de una manera que facilitaba la tarea de fabricar cuerda.

Investigaciones anteriores han demostrado que los primeros humanos fabricaban cuerdas hace miles de años y vivían en la parte de Alemania donde se encontraron las mazas. Una pieza, un palo de unos 21 centímetros de largo, a los investigadores les pareció un bate de críquet moderno con cuatro agujeros perforados en la parte más plana.

Siguiendo su corazonada, los investigadores estudiaron el palo y encontraron corrosión en los bordes de los agujeros, junto con arboledas, lo que indicaba que algo había sido arrastrado repetidamente a través de ellos. Los restos encontrados en las paredes de la fosa indican que se trataba de algún tipo de material vegetal.

Imágenes macroscópicas y microscópicas de mazas de marfil perforadas y evidencia de restos. crédito: Avance de la ciencia (2024). doi: 10.1126/sciadv.adh5217

× Cerca

Imágenes macroscópicas y microscópicas de mazas de marfil perforadas y evidencia de restos. crédito: Avance de la ciencia (2024). doi: 10.1126/sciadv.adh5217

Convencidos de que el palo se había utilizado para fabricar cuerdas, los investigadores crearon una réplica del palo y luego intentaron utilizarlo de esa manera. Experimentaron con muchos materiales, incluidos ortiga, sauce, tilo, espadaña, cáñamo, lino y tendón de venado. Descubrieron que un palo habría funcionado bien para este propósito.

La fabricación de cuerdas implica trenzar el cabello con varios mechones, de forma muy parecida al trenzado del cabello. Para hacer cuerda con un palo, se pasaban hilos individuales a través de agujeros, lo que los mantenía en su lugar. Cuando los hilos se unen, una persona del otro lado los ata, lo que da como resultado una cuerda bien formada.

más información:
Nicolás J. Conard et al., Fabricación de cuerdas en el período Auriñaciense de Europa Central hace más de 35.000 años, Avance de la ciencia (2024). doi: 10.1126/sciadv.adh5217

Información de la revista:
Avance de la ciencia


READ  Disparidades raciales en la gravedad del lupus eritematoso sistémico americano