Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Este antiguo cocodrilo de 200 millones de años caminó por la Tierra antes que los dinosaurios

Este antiguo cocodrilo de 200 millones de años caminó por la Tierra antes que los dinosaurios

El descubrimiento de una antigua especie de cocodrilo, de 215 millones de años, ha arrojado nueva luz sobre el mundo prehistórico, revelando que estos ancestros acorazados de los cocodrilos modernos vagaron por la Tierra antes de la era de los dinosaurios. Estas criaturas, conocidas como aetosaurios, formaban parte de un grupo diverso de reptiles que vivieron durante el Período Triásico, que se extendió desde hace unos 229 millones a 200 millones de años.

Los etosaurios eran parientes de los cocodrilos con armadura pesada, que se distinguían por su armadura distintiva que consistía en placas de hueso incrustadas directamente en la piel, formando un traje protector similar al de un armadillo. Esta armadura no era sólo para defensa; También desempeñó un papel en la termorregulación de la criatura y puede haber sido utilizado en exhibiciones de dominancia o rituales de apareamiento.

Los etosaurios tenían un cuerpo parecido a un armadillo fuertemente blindado, con placas óseas fusionadas directamente a su piel. Cortesía: William Reyes

El reciente descubrimiento en Texas de una nueva especie de aetosaurio llamada Garzapelta muelleri ha proporcionado a los investigadores valiosos conocimientos sobre la anatomía y evolución de estos antiguos reptiles. Los restos fosilizados de Garzapelta muelleri, incluida su armadura dorsal, están notablemente bien conservados, lo que proporciona una rara visión de las características físicas de la criatura.

Los osteodermos de Garzapelta muleri, la dura placa blindada que cubría su espalda, estaban decorados con púas curvas hechas de hueso, que probablemente servían como elementos protectores y de exhibición. El descubrimiento de esta especie ha puesto de relieve la complejidad del árbol evolutivo de los etosaurios, ya que muestra rasgos que indican una evolución convergente, donde rasgos similares surgen de forma independiente en diferentes especies.

La presencia de aetosaurios como Garzapelta muelleri antes de la aparición de los dinosaurios desafía las nociones previas sobre el dominio de los dinosaurios durante la Era Mesozoica. Los etosaurios estaban muy extendidos y se habían encontrado fósiles en todos los continentes excepto en la Antártida y Australia, lo que indica su presencia en gran medida en ecosistemas antiguos.

Curiosamente, la dieta de los aetosaurios era en gran medida carnívora, a diferencia de sus parientes cocodrilos modernos, que son en su mayoría carnívoros. Esta flexibilidad dietética puede haber sido uno de los factores que permitió a los aetosaurios prosperar en diferentes ambientes durante el Triásico.

El nombre Garzapelta muelleri honra el lugar donde se descubrió el fósil, el condado de Garza, Texas, y al paleontólogo Bill Muelleri, quien inicialmente encontró los restos. El término «pelta» en latín significa escudo y describe acertadamente la naturaleza acorazada de la especie.

READ  Extendiendo el Internet de la Tierra a Marte con servidores de datos orbitales

se amplía


El estudio de Garzapelta muelleri y otros aetosaurios continúa aportando información valiosa sobre la diversidad de la vida antes del dominio de los dinosaurios. Estos hallazgos no sólo enriquecen nuestra comprensión de la vida prehistórica, sino que también subrayan la importancia de la investigación paleontológica para revelar la historia evolutiva de la Tierra.

A medida que los científicos continúan descubriendo y estudiando fósiles antiguos como los de Garzapelta Müleri, la narrativa de la vida en la Tierra se ha vuelto cada vez más compleja. La historia de este antiguo cocodrilo de 200 millones de años es un recordatorio de las vastas y diversas formas de vida que alguna vez existieron en nuestro planeta, muchas de las cuales aún están por descubrir y comprender.