Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

¿Por qué algunas empresas están redoblando sus esfuerzos de acción climática?

¿Por qué algunas empresas están redoblando sus esfuerzos de acción climática?

(Para recibir esta historia en su bandeja de entrada, suscríbase al boletín informativo TIME CO2 Leadership Report aquí.)

A primera vista, podría parecer que Steelcase tiene cosas más importantes de qué preocuparse que su huella de carbono. Como fabricante de muebles de oficina para importantes empresas de todo el mundo, la empresa se enfrenta a un entorno laboral desafiante, ya que los empleados trabajan de forma remota y las oficinas permanecen vacías.

Pero la directora ejecutiva, Sarah Armbruster, dice que el entorno empresarial sólo ha fortalecido los argumentos a favor de los esfuerzos de sostenibilidad de la empresa. Los grandes clientes corporativos exigen habitualmente información sobre la huella de carbono de los productos Steelcase, y los programas de sostenibilidad se han convertido en un factor en las decisiones de compra de muebles de oficina, afirma. Con esto en mente, la compañía ha duplicado el porcentaje de contenido reciclado en sus envases desde 2020, ha instalado paneles solares en sus plantas de fabricación y ha lanzado un programa para ayudar a sus proveedores a reducir sus emisiones.

“La esencia es que existe un argumento comercial sólido”, me dijo en enero. «Al final del día, hay un profundo deseo y expectativa entre los clientes».

Leer más: ¿Por qué las empresas no deberían ignorar los criterios ESG a pesar del escepticismo de los inversores?

Es posible que la experiencia de Steelcase no sea la esperada, dado que en los últimos meses las afirmaciones climáticas de las empresas han sido objeto de escrutinio desde todas las direcciones. Algunos inversores conservadores insisten en que las empresas deberían centrarse únicamente en los rendimientos financieros, mientras que algunos defensores del clima denuncian la acción climática empresarial como un lavado de imagen verde. Muchos analistas señalan un hecho simple: la mayoría de los consumidores no están dispuestos a pagar más por productos que sean respetuosos con el medio ambiente.

Pero todos estos argumentos ignoran el hecho de que el mercado está cambiando y, independientemente de lo que hagan los consumidores individuales, las grandes empresas quieren cada vez más comprar productos ecológicos. El hecho es que muchas de estas grandes empresas se han vuelto más conscientes de los detalles de los compromisos de sus proveedores. Armbruster dice que las preguntas relacionadas con el clima que Steelcase recibe de sus clientes se han vuelto más sofisticadas y, a menudo, recibe consultas de responsables de sostenibilidad corporativa. «Hay un número grande y creciente de preguntas sobre nuestro compromiso con el planeta», afirma.

Steelcase no está solo. Un tercio de las empresas encuestadas entre enero y febrero por Chief Executives for Corporate Purpose (CECP), una organización sin fines de lucro que ayuda a las empresas a implementar programas que tienen un impacto positivo en la sociedad, dijeron que reciben cuestionarios de sostenibilidad de sus clientes. El veintiuno por ciento de los encuestados en la encuesta, que 119 personas compartieron exclusivamente con TIME, dijeron que envían dichos cuestionarios a sus proveedores. Las tres principales preocupaciones de las empresas que envían encuestas están relacionadas con el cambio climático: huella de carbono, emisiones de gases de efecto invernadero y energía renovable.

Las empresas deberían esperar que esta tendencia continúe. Muchas empresas importantes han fijado objetivos climáticos que van aumentando con el tiempo. Estos objetivos requerirán que desarrollen una relación más profunda con sus proveedores a medida que miden las emisiones de su cadena de suministro y tratan de reducirlas. El creciente número de normas de divulgación no hará más que aumentar la presión sobre las empresas para que empiecen a abordar este problema de frente. Por ejemplo, las normas de divulgación climática de la Unión Europea afectarán a las empresas estadounidenses con una presencia significativa en el continente en 2025. En Europa, como en el resto del mundo, los primeros en adoptarlas serán recompensados.

READ  El español Talgo es un candidato experto para la Autoridad Ferroviaria de Marruecos...