Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Libertad de imitación y suplantación en la moda en España

Libertad de imitación y suplantación en la moda en España

En las últimas semanas, la conocida socialité española Tamara Falco ha causado revuelo con su vestido de novia y ha ocupado las primeras planas de la prensa nacional. No entraremos en los detalles «jugosos» de los eventos, ni tomaremos partido por ninguna de las partes involucradas, pero creemos que es interesante comentar algunas de las legalidades que rodean el asunto desde la perspectiva de la industria. Propiedad.

Para aclarar: la semana pasada saltó la noticia de que Tamara Falco se quedó repentinamente sin vestido de novia dos meses antes de su boda. El diseñador que inicialmente pretendía diseñar el vestido justificó la terminación abrupta del contrato argumentando que la socialité aparentemente quería que los sastres copiaran los diseños de ropa de otras firmas (se menciona a Chanel y Karl Lagerfeld). Por respeto a la profesión ya los derechos de terceros, el diseñador decidió rechazar el encargo. Esto se puede inferir del comunicado de prensa que enviaron a los medios.

Por otro lado, Tamara Falco afirmó que nunca le pidió a nadie que copiara un diseño de terceros. Según ella, estos diseños fueron la inspiración cuando pidió a los diseñadores seleccionados que hicieran un vestido para «ella». Por desacuerdos entre las partes al respecto, la relación contractual colapsó.

En este artículo no entraremos en los detalles jurídicos de las posibles consecuencias para ambas partes de dicha resolución del contrato, ni de los posibles perjuicios sustanciales. En cambio, queremos centrarnos en la libertad de imitar y suplantar la moda.

La moda, especialmente la alta costura, es una industria competitiva, dinámica y altamente especializada. Por lo tanto, la protección de las prendas es fundamental para sobrevivir en el mercado. También es una de las industrias más afectadas por la falsificación.

READ  El pionero de las pruebas genéticas DnaNudge firma un importante acuerdo con el mayor grupo médico de España, Quirónprevención

Deberíamos comenzar definiendo los términos “plagio” y “copia”, y en qué se diferencian de “inspiración”. El Oxford English Dictionary define copia como “una copia o copia de un original” y plagio como “el acto o la práctica de tomar el trabajo, la idea, etc. de otra persona y hacerlo pasar por el trabajo de otra persona”. Por otro lado, la inspiración se basa en elementos inadecuados, ya que son los estímulos que impulsan la acción creativa en las artes o las ciencias.

Crear algo completamente nuevo, sin ninguna inspiración previa, es prácticamente imposible y, después de todo, no hay nada nuevo bajo el sol. Sin embargo, existe una delgada línea entre la inspiración y el plagio, y por lo tanto cualquier situación debe ser examinada caso por caso. Dada la ley de competencia desleal de España, la imitación puede parecer algo positivo. El artículo 11 establece que “La imitación de los servicios e iniciativas comerciales o profesionales de otros es libre, salvo que estén protegidos por un derecho exclusivo reconocido por la ley”. A la luz de lo anterior, el límite de la libertad de imitación es la existencia de derechos de propiedad industrial o intelectual sobre las obras.

En el presente caso, si la socialité realmente pidiera copiar un vestido completo de marcas como Chanel o Karl Lagerfeld, eso constituiría dos violaciones potenciales, dependiendo de si esos vestidos estaban protegidos por derechos de diseño industrial (registrados o no registrados) o por derechos de autor. .

Se entiende por diseño industrial la naturaleza de la decoración o apariencia específica de un producto o parte del mismo, que lo hace visualmente diferente de otro, sin tener en cuenta ninguna de sus características técnicas o funcionales. Para que la protección sea efectiva, generalmente el titular del diseño debe estar registrado (la protección es por 5 años, se puede extender hasta 25 años), pero en algunos países o regiones, como la Unión Europea, los diseños industriales se protegen automáticamente por 3 años, aunque no estén registrados.

READ  La persona más vieja del mundo ha muerto en España a los 112 años

Esto es de gran importancia en la moda, donde el dinamismo de las combinaciones es muy alto. En esta industria, uno podría considerar no incurrir en el costo adicional de registro, si el diseño pudiera tener una expectativa de vida corta.

Sin embargo, los derechos de autor protegen las creaciones originales y no son utilitarios. En general, los derechos de autor brindan una protección limitada. Pero para las empresas de alto nivel y las empresas famosas, no se trata tanto de moda como de obras de arte, etc. Somos Totalmente protegido por derechos de autor. El derecho de autor incluye los derechos morales del creador, que son inalienables e irrestrictos en el tiempo, por un lado, y los derechos de explotación o comercialización de la obra, que pueden ser cedidos o licenciados y subsistir hasta 70 años después de la muerte de el creador, por el otro.

En el caso de Tamara Falco, si lo que pedía, como afirma, era simplemente llevar un vestido hecho para ella, combinando una serie de elementos de otros vestidos (aunque protegidos de alguna de las formas anteriores), resultando en una nueva innovación, por lo que es irreconocible en los vestidos anteriores y su origen comercial para el público, estas acciones no constituirán ninguna infracción.

En cualquier caso, sin embargo, creemos que la cuestión del posible plagio estará sujeta a la cuestión de cómo será el vestido del nuevo diseñador elegido, la cuestión legal sobre las posibles consecuencias de la resolución anticipada del contrato y la indemnización que se debe pagado por las partes.