Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

La fuerza de la unidad: la movilización sindical va en aumento entre los jóvenes y en sectores laborales nuevos e inestables |  Economía y negocios

La fuerza de la unidad: la movilización sindical va en aumento entre los jóvenes y en sectores laborales nuevos e inestables | Economía y negocios

El tema ha sido tendencia en las redes sociales y llamó la atención de expertos como Nicholas Kristof, V. Recientemente New York Times columnaO Lydia Saad en su boletín digital Gallup. La gran movilización sindical –esa bestia jurásica que está al borde de la extinción desde finales del siglo XX– está experimentando un resurgimiento inesperado a raíz de la pandemia. En los últimos meses, hemos visto a un Presidente de los Estados Unidos en ejercicio unirse al piquete contra los Tres Grandes en Detroit; Los estudios de Hollywood están de rodillas tras una huelga de 145 días encabezada por el gremio de guionistas y apoyada por los actores; Los sindicatos franceses emprendieron una lucha prolífica contra su gobierno. Y los viajeros y otros empleados precarios de empresas digitales y disruptivas, que se están organizando por primera vez para mejorar sus condiciones laborales. Incluso integrantes de la selección española femenina de fútbol recurrieron a Futpro para coordinar esfuerzos en su lucha con la Federación Española.

Los piquetes como los de Detroit, tradicionalmente acusados ​​de destruir la industria automotriz con su obstinada ceguera, ahora están siendo reconocidos como una poderosa herramienta en la lucha por la justicia, y lo único que evita que los trabajadores poco calificados sean “tratados como felpudos, ”, dice Kristof. Saad presenta un hecho: el 67% de los estadounidenses considera que el trabajo sindical es “necesario y positivo”, cifra que contrasta con la escasa tasa de aprobación del 48% registrada en 2010, o del 56% en 2016.

En España, según cifras de Beltrán Roca, catedrático de Sociología de la Universidad de Cádiz, “la afiliación sigue estancada en torno al 13% o 14%, pero al menos ha dejado de descender y la percepción social sobre las solicitudes de empleo es mejor”. mejorando.» «, lo que significa que «estamos ante un punto de inflexión positivo y empezamos a dejar atrás la tendencia de aumento de los despidos que hemos presenciado durante los últimos 25 años». Rocca lo atribuye a la confluencia de diversos fenómenos, como «la inflación, aumento de los precios de la vivienda y rápido crecimiento de nuevos procesos y sectores de producción. En este contexto de “cambio acelerado y creciente inestabilidad”, los trabajadores sienten la necesidad de “empezar de cero y recurrir a nuevas estrategias para negociar acuerdos colectivos y sectoriales”. como una tendencia «bien consolidada» en España y en todo el mundo: «Está ocurriendo en casi todas las grandes economías occidentales».

El sociólogo y politólogo Antonio Antón, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, cree que «hay síntomas de reactivación sindical» que afectan, en primer lugar, «a nuevos colectivos de trabajadores, especialmente en el sector servicios y entre las mujeres y los más jóvenes». trabajadores”. Anton explica que este movimiento sindical renovado y feminizado “tiene algunas características que difieren del trabajo sindical tradicional de la clase trabajadora industrial y las grandes empresas”. La nueva movilización es “menos institucional”. Son movimientos “de base” con una “notable capacidad de atractivo público”. En ocasiones, “como ocurrió en España con la ola de movilizaciones de trabajadores de la educación y la salud, fue testigo de una amplia participación y despertó amplia solidaridad y simpatía en el conjunto de la sociedad”.

Liz Gaybar, profesora asociada de la Universidad Miguel Hernández y experta en asociatividad de trabajadores, dice que ha habido una mejora, obligada por las circunstancias, «en el colectivismo o el corporativismo, pero no necesariamente en los sindicatos». Esto se debe a que las movilizaciones más recientes y urgentes, como las de “empleadas del hogar, criadas o caballeros”, son promovidas por asociaciones, no por sindicatos. En otras palabras, estamos asistiendo a una movilización contra los abusos laborales sistémicos liderada por las víctimas de la inestabilidad y las asociaciones que las apoyan. Los principales actores de este trabajo colectivo son “jóvenes a quienes el mercado laboral no les brinda la posibilidad de construir un proyecto de vida que se ajuste a sus aspiraciones”. Su frustración da lugar a una “postura de confrontación” que rara vez se canaliza a través de los sindicatos tradicionales.

Para Jebar, las nuevas generaciones aportan un nuevo salvavidas al movimiento sindical. En particular, “una dosis de cansancio y una mayor capacidad para ver las grietas de un sistema que había sabido ocultarlas durante años”. Beltrán Roca añade que, en su opinión, el futuro de la movilización colectiva pasa por “crear nuevas estructuras para combatir el vacío de representación, que es lo que carecen la mayoría de los trabajadores precarizados de las pequeñas empresas, como los de la hostelería y la restauración: empleos .” No sindicalizados y donde no se respetan los acuerdos sectoriales. La solución pasa por «crear estructuras de representación sindical a nivel intermedio, como los comités municipales que han comenzado a extenderse en el Reino Unido». La vieja receta –la unión hace la fuerza– debe dar paso a “estrategias menos rígidas y más flexibles adaptadas a las circunstancias específicas de cada sector, para canalizar el descontento y seguir siendo eficaces”.

READ  El fundador de QUP habla sobre la positividad corporal y un vestuario sostenible

suscripción PARA NUESTRO BOLETÍN SEMANAL Para más cobertura de noticias en inglés de EL PAÍS Edición USA