Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

En España, las fábricas de coches protegen su conversión a coches eléctricos con dinero europeo  Economía y negocios

En España, las fábricas de coches protegen su conversión a coches eléctricos con dinero europeo Economía y negocios

En la transformación de la industria automovilística española para producir coches propulsados ​​por baterías, parece no haber vuelta atrás. Todos los fabricantes de automóviles con presencia industrial en España se han beneficiado de las ayudas europeas para asegurar las líneas de producción de baterías. Estos componentes por sí solos representan un tercio del coste de un coche eléctrico. Stellantis, Seat, Ford y Renault confiaron en el Proyecto Estratégico de Recuperación y Transformación Económica para el Desarrollo del Vehículo Eléctrico (PERTE-VEC) para conseguir cerca de 100 millones de euros en subvenciones a fondo perdido. Este dinero se utilizará para lanzar líneas de ensamblaje de baterías eléctricas y tres fábricas gigantes para suministrar celdas conectadas a esos conjuntos de baterías. Las licitaciones convocadas por el Ministerio de Industria español cerraron la semana pasada, después de lograr su objetivo de crear una red de seguridad para las fábricas españolas ante las turbulencias del sector. Los fabricantes de automóviles necesitaban instalaciones cercanas para proporcionar componentes críticos, como baterías, que eran pesadas y caras de transportar. En esta ronda de financiación se han distribuido 550 millones de euros, que se suman a los 877 millones de euros distribuidos en 2022 en la primera ronda de esta financiación, es decir, menos del 30% de lo previsto, lo que abre nuevas oportunidades.

Como contrapartida a estas inversiones, los proyectos no muy cercanos a las líneas de montaje de vehículos eran más secretos. Actividades como la extracción y procesamiento de minerales o el reciclaje de baterías, que pueden ser un área de negocio importante en el futuro por la escasez de materias primas y el consiguiente encarecimiento de su coste, suponen sólo una cuarta parte de los fondos Next Generation distribuidos este año. El recorrido, que consta de dos partes. Uno se centra en la cadena de valor de las baterías eléctricas (en total 550 millones de euros más créditos) y el otro se centra más en la producción de vehículos y sus componentes (344 millones de euros en subvenciones y 215 millones de euros en préstamos blandos).

READ  España acoge con satisfacción la política de reincorporación | Heraldo

«Estamos muy orgullosos del desempeño que hemos dado en esta ronda. Es un éxito rotundo y responde a la realidad industrial. Hemos aprobado 26 proyectos de 21 empresas diferentes y todos son esenciales para la nueva revolución industrial», Héctor Gómez, La ministra de Industria en funciones, dijo al diario El País, sobre las mejoras en la funcionalidad del automóvil y el aumento de la “cohesión social y territorial”.

El Mapa de Ayudas al Sector de Baterías Eléctricas PERTE-VEC muestra la distribución estratégica de las nuevas fábricas de celdas de baterías en todo el país. A la Gigafábrica del Grupo Volkswagen en Sagunto, que fue identificada en la primera ronda del PERTE, se sumará ahora la planta de Envision en Navalmoral de la Mata y se espera que la planta que Stellantis construirá en Figueruelas. Este último todavía espera la asignación de una mayor cantidad de recursos públicos, ya que hasta ahora sólo ha recibido 56 millones de euros, muy lejos de los 200 millones de euros a los que aspiraba el grupo franco-estadounidense. Pese a ello, estas dos instituciones absorbieron aproximadamente la mitad de las ayudas a fondo perdido distribuidas en esta ronda (un total de 528 millones de euros, sin tener en cuenta los préstamos blandos que se asignaron), además de otros préstamos de menor cuantía. Basquevolt es un proyecto que se distingue por su espíritu innovador. La compañía pretende producir en su fábrica de Vitoria las baterías de estado sólido más avanzadas y recibirá 14,6 millones de euros para fabricar baterías que aporten mayor autonomía a los vehículos.

Los recursos asignados (sólo 21,2 millones de euros no asignados, más 187 millones de euros en préstamos a bajo interés) irán acompañados de inversiones por valor de miles de millones de euros. De las 26 inversiones aprobadas, nueve se centran en la extracción y procesamiento de materias primas y el reciclaje de baterías para obtener nuevos recursos. A esa parte de la cadena de valor -pidida en un informe del Tribunal de Cuentas Europeo para fomentar la competitividad con China y Estados Unidos en el ámbito de los coches eléctricos- le quedan 123 millones de euros, lo que supone una cuarta parte del total de las ayudas de este PERTE. ventana.

READ  Divilo elige la solución ThetaRay AI para monitorear pagos globales por delitos financieros

Cambiar los criterios en la etapa final.

Este tipo de inversiones, lejos del suministro directo a las fábricas de automóviles, ha dado un paso de gigante en la última asignación de fondos realizada por los técnicos del Ministerio. El proyecto de BASF para construir una nueva planta de refino de metales en Tarragona fue aprobado a finales de octubre con una aportación de ayuda de 15,8 millones de euros. Lotte Energy Materials, que invertirá 400 millones de euros para producir electrolitos (componente esencial de las celdas de las baterías), recibió el pasado miércoles 49,26 millones de euros. Anteriormente, ambas propuestas fueron rechazadas y sólo se salvaron una vez finalizado el período de apelación. A estas inversiones también se sumó recientemente el plan de producción de hidróxido de litio en Cáceres, de la Tecnologia Extremeña del Litio, destinando 18,8 millones de euros y otros proyectos.

Sobre la dificultad de implementar ideas industriales más independientes de las fábricas de automóviles, Luis Romeral, director del grupo de investigación en control de movimiento y aplicaciones industriales de la Universidad Politécnica de Cataluña, afirma: “No hemos podido crear un sector industrial fuerte .” Nuestra visión de la economía es siempre tan cortoplacista que implementar este tipo de proyectos cuesta más. “En cuanto a la tecnología del coche eléctrico, España no tiene mucho que decir”. De hecho, el ministerio acabó rechazando varias propuestas más de BASF, cinco propuestas de Ficosa e incluso una inversión para construir un centro de reciclaje de baterías en SEAT.

«Sí hay iniciativas, pero es cierto que no son de gran volumen de inversión, pero hay proyectos de componentes, de gestión de baterías o de vehículos. Pero es cierto que no son atractivos a nivel de inversión», afirma Miriam Pérez, director de PWC Consulting, coincide con Esteve, socio de la consultora, y señala que puede que aún no sea el momento de que España tenga todos los factores necesarios para producir una batería: “Algunos de estos proyectos pueden tener su origen en Bert-Vic 74,“O sin ayuda”, dice irónicamente, “pero llegará un momento en que tengas dos o tres piezas esenciales de producción y podrás llenar los vacíos”.

READ  España da marcha atrás en el impuesto de 'plusvalías' a las eléctricas

Nueva línea de ayuda

Gómez, que ha superado el temor a que se repita el fiasco de la primera vuelta del PERTE-VEC, en la que apenas se gastó el 29% de los recursos disponibles, pide «no desconectar la Línea A». [focused on batteries] Del B, que está especialmente enfocado a la cadena de valor donde hemos recibido 75 planes de inversión, que esperamos adjudicar en el primer trimestre del próximo año. Se espera que en el mismo periodo se cree una nueva línea que recibirá el último tramo de 1.200 millones de euros de ayudas para la industria del automóvil, cuyo reparto aún no tiene criterios claros.

“Será una línea de ayudas que dará continuidad al PERTE existente y solucionará sus posibles carencias”, explica la ministra de Industria, que se muestra optimista sobre el reparto de recursos que en conjunto se espera que movilicen 8.600 millones de euros en inversiones. La novedad de esta última línea de ayudas es que se ejecutará a través de la Empresa Nacional de Innovación (ENISA), un pequeño organismo público con un presupuesto de unos 120 millones de euros este año. Los organismos comerciales gubernamentales son la fuente de oxígeno que el gobierno ha creado para permitir a las empresas ampliar el plazo para realizar inversiones.

suscripción PARA NUESTRO BOLETÍN SEMANAL Para más cobertura de noticias en inglés de EL PAÍS Edición USA