Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

El Rey de España encargó a Sánchez formar gobierno

El Rey de España encargó a Sánchez formar gobierno

Madrid (AFP) – El primer ministro interino de España, Pedro Sánchez, prometió el martes ser «indulgente» con los separatistas catalanes, después de que el rey Felipe VI le encargara formar el próximo gobierno para permanecer en el poder.

Publicado en: Cambió:

2 minutos

Los socialistas de Sánchez quedaron segundos en las inconclusas elecciones generales de julio, en las que el derechista Partido Popular (PP) obtuvo la mayor cantidad de votos.

Si Sánchez quiere ser reinstalado como primer ministro, debe aprobar una votación parlamentaria clave para la cual necesitará el apoyo de un partido separatista catalán de línea dura en el papel de hacedor de reyes.

Raja recurrió a Sánchez después de que el líder del PP, Alberto Núñez-Feijoo, fracasara en su propio intento de conseguir el apoyo parlamentario para convertirse en primer ministro la semana pasada.

Sánchez, que ha gobernado España desde que lideró con éxito una moción de censura contra el ex primer ministro del PP, Mariano Rajoy, en 2018, dijo que aceptó la oferta del rey y que comenzaría conversaciones con diferentes grupos parlamentarios el miércoles.

«Me reuniré con todos los diferentes partidos parlamentarios excepto con Vox, de extrema derecha, obviamente», dijo en una conferencia de prensa.

Sánchez ahora necesita asegurarse el apoyo de al menos 176 legisladores en el parlamento de 350 escaños en una votación prevista para antes del 27 de noviembre.

Si fracasa, España se verá automáticamente obligada a celebrar nuevas elecciones, muy probablemente a mediados de enero.

La protesta de Barcelona estaba planeada

Sánchez ha demostrado ser un sólido sobreviviente político y espera regresar al poder con el apoyo del partido de extrema izquierda Sumer, junto con los partidos regionales vasco y catalán.

Pero lo más importante es que necesitará los votos de siete legisladores de JxCat, que han exigido amnistía para cientos de activistas y políticos que enfrentan acciones legales por el fallido intento de secesión de Cataluña de 2017 que desató la peor crisis política de España en décadas.

La derecha se opone ferozmente a esta medida y cruza una línea roja para algunos dentro del propio Partido Socialista de Sánchez.

Un grupo antiindependentista organizó una protesta en Barcelona el domingo contra la amnistía, y Feijoo y otros funcionarios del PP han dicho que participarán.

Sánchez reconoció que las conversaciones serían «complicadas» pero dijo que tenía «esperanzas» de que tuvieran éxito.

«No se puede liderar un gobierno sin entender la pluralidad política del parlamento o la diversidad territorial de España. Así que este es un momento de… generosidad», añadió cuando le preguntaron si aceptaría la solicitud de amnistía.

Entre los beneficiarios se encontraba el líder de JxCat, Carles Puigdemont, quien dirigió el gobierno regional de Cataluña durante el intento de secesión de 2017.

Abandonó España poco después y actualmente vive en un exilio autoimpuesto en Bélgica.

‘Un precio político severo’

Sánchez, que ha tratado de calmar las tensiones separatistas desde que asumió el cargo hace cinco años, indultó en 2021 a los líderes separatistas catalanes que cumplieron largas penas de prisión en el esfuerzo separatista.

Pero siempre se ha opuesto a la amnistía y su gobierno ha insistido en que Puigdemont sea juzgado en España.

Los separatistas catalanes también están presionando por un referéndum de independencia, lo que «amenaza con arruinar las negociaciones», dijo Federico Sandi, analista senior para Europa del Grupo Eurasia.

READ  Britt, de 69 años, quedó varada en España después de quedar paralizada y no poder caminar ni hablar.

A diferencia de una amnistía, explicó, un referéndum «es algo que Sánchez no puede aceptar sin pagar un precio político enorme, incluso si es legalmente posible».

Dijo que había un 40 por ciento de posibilidades de que se repitieran las elecciones en España.

Sánchez ha rechazado firmemente el referéndum.

El martes defendió su historial en Cataluña, diciendo que su apertura al diálogo y el perdón han aliviado las tensiones en la rica región nororiental.

«Tenemos que volver a lo que quieren los catalanes», afirmó.