Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

El Premio Fulbright lleva la investigación de un profesor de empresa a Madrid

Gracias a un premio Fulbright Scholar de EE. UU., Michael Sciusta, profesor asociado de Marketing, Emprendimiento e Innovación en Manning Business School, se encontró en Madrid, España, a principios de este año, examinando el ecosistema empresarial del país.

Una de las cosas que ha notado es que algunos emprendedores lanzan un proyecto en España, luego lo llevan a los Estados Unidos para recaudar fondos antes de finalmente regresar a casa. Ciuchta quería aprender más sobre estos “emprendedores que regresan”, por lo que los convirtió en el centro de su proyecto Fulbright, “Intercambio social en un ecosistema empresarial español”.

“He estado en España muchas veces antes, y siempre he tenido afinidad por la cultura española y latinoamericana, así que sabía que si había una oportunidad de regresar, la aprovecharía”, dice Ciuchta, quien pasó seis meses en Madrid investigando e impartiendo una asignatura optativa de empresa en la Universidad Politécnica de Madrid.

«Básicamente es una escuela de ingeniería, pero tienen un programa de maestría que forma parte de una iniciativa de la UE llamada Tecnología de la Información Europea Digital, donde los estudiantes se especializan en temas como fintech, inteligencia artificial, ciberseguridad y aprendizaje automático», dice. «La innovación y la tecnología son lo que me importa en la investigación y la docencia, así que eso me gustó mucho».

destinatarios Premios académicos estadounidenses Fulbright Son seleccionados por el Departamento de Estado y la Junta de Becas Extranjeras J. William Fulbright. Los premios respaldan la investigación internacional realizada por profesores con registros ejemplares de logros académicos y profesionales, potencial de servicio y liderazgo.

Un gran grupo de personas posando para una foto frente a un edificio con tres arcos

Michael Ciuchta, segunda fila desde el extremo derecho, se reunió con otros becarios Fulbright de España y Marruecos en la Conferencia Crossing the Straight en Córdoba, donde se les unió la embajadora de Estados Unidos en España, Julissa Renoso.

Si bien su beca Fulbright y su año sabático se retrasaron un año debido a la pandemia de COVID-19, Ciuchta está agradecida de haber podido continuar con el programa.

“Ha sido increíblemente gratificante y vigorizante, tanto cultural como intelectualmente”, dice Ciuchta, quien recientemente se sentó a hablar sobre la investigación, que aún se encuentra en sus primeras etapas, y su experiencia con el programa Fulbright en general.

P: ¿Cómo llegaste a tu tema de investigación?

a: Cuando hice mi propuesta quería estudiar el ecosistema emprendedor en Madrid, que es un tema bastante amplio. Realmente no sabía lo que no sabía. Una vez que llegué allí y comencé a hablar con posibles socios de colaboración, desarrollé una idea más matizada de estudiar a los empresarios que regresan. Estas son las personas que están poniendo en marcha un proyecto que tiene éxito en España pero que necesita financiación adicional. Entonces lo trasladaron a los Estados Unidos, posiblemente a Silicon Valley, antes de regresar finalmente a España. Quería saber por qué estas personas regresarían a España y qué tipo de obstáculos enfrentan. ¿Cómo construyeron su capital social y humano en el extranjero? ¿Qué nuevos desafíos enfrentaron cuando regresaron? Realmente podría ser convincente investigar más sobre eso. Probablemente necesitaría trabajar con la facultad allí, y algunos de ellos han expresado interés y han dicho que es un tema difícil que les interesará seguir.

P: ¿Cómo se compara el ambiente emprendedor en España con nuestra organización en los Estados Unidos?

a: Es similar pero diferente. En los Estados Unidos, tienes actividad de capital de riesgo en todo el país. Claro, está concentrado en California, Nueva York y Boston, pero todos los estados tienen capitalistas de riesgo. Mientras que en España, definitivamente se concentra en Madrid y Barcelona. Es sólo un país mucho más pequeño. Estados Unidos también tiene una extensa red de inversionistas ángeles que fueron empresarios o profesionales. Tienen inversores ángeles en España, pero no están a ese nivel. España tampoco tiene una gran base de fabricación como un país como Alemania, por lo que España está realmente interesada en las tecnologías digitales, el software y las empresas orientadas a servicios. Muchos de sus casos de éxito procedían de ese tipo de sectores. Como miembro de la Unión Europea, también tienen que equilibrar las iniciativas a nivel de la UE con las de su propio país, que es muy diferente de lo que vemos aquí en los Estados Unidos.

P: Como parte del Programa Fulbright, también dicté un curso. ¿Qué fue y cómo fue la experiencia?

a: Originalmente planeé tomar el curso de gestión de la innovación que enseño a nivel de pregrado en UML y dedicarlo a nivel de maestría, con un contexto más europeo. Pero quería usar mis vacaciones como una oportunidad para repensar mis intereses e investigar cuestiones que no necesariamente podía examinar en los cursos que estaba tomando. Así que desarrollé una clase llamada Tecnología, Organizaciones y Sociedad. La primera parte trataba sobre las interacciones humanas con la tecnología a nivel individual. Luego subí un nivel para observar más interacciones organizacionales con la tecnología, que básicamente cubría mucho de lo que enseño en mi curso de UML. Y el último componente fue más social: estudié las implicaciones éticas y las preguntas sobre las tecnologías emergentes, que ahora he incluido en mi curso de gestión de la innovación aquí.

De los 20 alumnos de la clase, la mitad eran de España y el resto de Polonia, Alemania, Rumanía, Islandia, Francia y los Países Bajos. Enseñé la clase en inglés, y eso no fue gran cosa. Sin embargo, decidí cambiar la carga de lectura tan pronto como un estudiante notó que el inglés no era su primer idioma.

P: ¿Qué más pudiste lograr durante tu tiempo en España?

a: Asistí a una maravillosa conferencia de tres días Cruzando el estrecho en Córdoba para becarios Fulbright de España y Marruecos. Pudo conectarse con académicos del Instituto de Empresa, una famosa escuela de negocios española. Me invitaron a algunas sesiones de bolsa marrón donde los miembros de la facultad presentaron trabajos.

También aproveché la oportunidad para trabajar en proyectos de investigación existentes. Tenía un artículo de investigación titulado «Sistemas de memoria interactivos, equipos temporales y conflicto: innovación durante el Hackathon» publicado en Revista de Gestión. El autor principal es Jay O’Toole de la Universidad Old Dominion. Estábamos interesados ​​en revelar algunas dinámicas de equipo en un hackathon llamado Global Game Jam, donde los equipos tienen el fin de semana para crear un prototipo del juego. También trabajé en un artículo teórico sobre toma de decisiones en finanzas empresariales y un capítulo de libro sobre improvisación y espíritu empresarial con un doctorado en la Escuela Manning. los estudiantes.

P: Participé en el Global Entrepreneurship Exchange (GE2) de UML y viajé con estudiantes a la India. ¿Quieres traer estudiantes a España?

a: Estoy interesado en posibles oportunidades de estudio en el extranjero en España. Contamos con la infraestructura alrededor de GE2, y UMass Lowell tiene programas de estudio en el extranjero bastante extensos en España, incluidos algunos a través del Honors College. Me gustaría aumentar la asistencia a la Escuela Manning en España, si es posible. Tal vez esto sea para invitar a los estudiantes a que vayan a España, o para invitar a estudiantes de España a que vengan aquí. O tal vez algún tipo de intercambio de profesores. También hay una gran conferencia de emprendimiento e innovación en Madrid cada verano llamada Southern Summit. Conocí a una de las organizadoras y me dijeron que tienen estudiantes que vienen todo el tiempo para conocerla y ser voluntarias. Voy a explorar la posibilidad de traer estudiantes de UML. Doy la bienvenida a cualquier oportunidad de volver a España.

READ  La empresa estadounidense de tecnología agrícola Agro.Club colabora con el nuevo banco español Crealsa para digitalizar las finanzas en la agricultura