Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

El peligroso impacto de las 'noticias falsas' en las vidas de los hispanohablantes en Estados Unidos |  para nosotros

El peligroso impacto de las 'noticias falsas' en las vidas de los hispanohablantes en Estados Unidos | para nosotros

Las mentiras suelen llegar más allá de la verdad. Se propagaron muy rápidamente, fenómeno exacerbado por la globalización. La desinformación se propaga rápidamente entre países y continentes a través de las redes sociales y otros canales de información. Los engaños tienden a crear mucha confusión en los medios en torno a acontecimientos actuales, como la guerra en Gaza y las tensiones geopolíticas entre Israel y otros países, las recientes elecciones en Argentina o los anuncios de nuevas leyes de inmigración en Estados Unidos. Los acontecimientos que actualmente mantienen al mundo en vilo pueden verse distorsionados por noticias falsas.

Desde diversas coordenadas en todo el planeta, los verificadores de datos rastrean el viaje de las noticias falsas y crean contenido basado en evidencia para detener los engaños más virales. Estas estafas suelen girar siempre en torno al mismo tema: política, conflicto armado, salud y derechos humanos.

«La comunidad hispanohablante en Estados Unidos es particularmente vulnerable», explica Tamoa Calzadilla, periodista venezolana y una de las fundadoras. Hecho verificado — Un sitio que monitorea la información errónea que afecta más a los hispanohablantes. La organización lucha contra los medios tóxicos que envenenan a Estados Unidos, que es un desierto de información en lo que respecta al idioma español.

Los ciudadanos hispanos representan casi el 20% de la población estadounidense, «pero quedan huérfanos de los mensajes en su idioma», señala Calzadilla. El periodismo de calidad en español es un bien escaso y rara vez financiado. “Las traducciones del inglés son generalmente de mala calidad…no toman en cuenta la forma en que se expresan los latinos. «Cuando los medios de comunicación se ven afectados por recortes presupuestarios, los segmentos que se dirigen a ellos son los primeros en ser eliminados», explica.

Calzadilla afirma que «agentes de desinformación publican contenidos que socavan las instituciones democráticas, afectan a los derechos humanos, la inmigración, el acceso al voto o la atención sanitaria», propuestos -bajo cualquier circunstancia- hasta el noveno mes de embarazo. «Algo está completamente mal, está muy extendido». en español», aclara Calzadilla.

Además del factor idiomático, muchos miembros de la comunidad hispana enfrentan otras barreras para acceder a fuentes de información confiables. «Esto los expone a ciertos riesgos, como lo ha demostrado claramente la epidemia», afirma Calzadilla. Las narrativas sobre la seguridad de las vacunas Covid-19 han sido uno de los engaños más extendidos e influyentes que han circulado en las redes sociales y han afectado gravemente a muchos ciudadanos estadounidenses. Esto fue ilustrado por un análisis en 2021. Primer borradorUn programa contra la desinformación online establecido por algunas importantes empresas de datos como Google en 2015.

READ  A medida que avanza el verano, Europa está experimentando una caída dramática en la incidencia de COVID

Según este estudio, la desinformación sobre las vacunas tuvo graves consecuencias para los latinos, quienes tenían 2,8 veces más probabilidades de ser hospitalizados por Covid-19 y 2,3 veces más probabilidades de morir a causa de la enfermedad que los blancos no hispanos. Las noticias falsas crearon confusión generalizada y rumores poco científicos, como tratamientos alternativos para curar la epidemia, “o afirmaciones absurdas, [alleging] Calzadilla lamenta que las vacunas contengan microchips, ADN alterado o estén elaboradas a partir de fetos abortados y sean obra del Anticristo.

Pablo Hernández es periodista. También es coordinador de investigaciones académicas. Malta, un sitio pionero en español que detecta noticias falsas y verifica contenidos. Explica que la pandemia “fue antes y después de que los bulos se viralizaran”. La cantidad de información errónea publicada en las redes sociales y aplicaciones de mensajería como WhatsApp (una cura milagrosa para el virus) es enorme. Calzadilla añade que cuando los bulos influyen en decisiones importantes, «pueden significar vida o muerte».

Además de los problemas para acceder a información de salud precisa, las barreras del idioma fomentan la difusión de otros tipos de engaños entre los hispanohablantes que conforman las diversas comunidades. «Son ciudadanos que viven las realidades sociales más difíciles, de las que se aprovechan las historias de desinformación. Seguimos observando esto con las noticias sobre inmigración», advierte el periodista de Factchequeado. El sitio se ha asociado con Maltida para analizar con precisión qué tipo de desinformación perjudica Comunidades latinas en Estados Unidos.

“En nuestra encuesta, todos los periodistas que cubren temas en español expresaron preocupación por los mensajes confusos que circulan en torno a las políticas y procesos de inmigración. Estas son algunas de las noticias falsas más peligrosas. Esto no se debe sólo a la difícil información que suele llegar a los hispanohablantes, sino también al miedo a la deportación. [among immigrants]dice Hernández. «Es muy fácil jugar con el miedo cuando los procesos burocráticos en torno a las leyes de inmigración son complicados y siempre en inglés», añade Calzadilla.

En mayo pasado, su organización trabajó incansablemente para eliminar un vídeo que se volvió viral en todas las plataformas de redes sociales. Advirtió sobre cómo los latinos en Florida están abandonando el estado debido a las nuevas leyes de inmigración. «El video era del año anterior y en realidad mostraba a civiles huyendo del huracán Ian», explica Venezuela. Ofrece otro ejemplo: «Se está generando mucha desinformación sobre la muy controvertida reforma de la ley de inmigración en Texas, que apunta a los inmigrantes indocumentados. No afecta a otros estados como California, pero [fake news] Se discute cómo afecta el estatus migratorio de los latinos vivos [beyond Texas]».

«Este tipo de noticias falsas les llegan a través de las aplicaciones que utilizan a diario para comunicarse con sus familias», afirma Hernández. Agregó que es a través de esta aplicación que están al tanto de la actualidad. Según la investigación de Factchequeado, los hispanoamericanos no sólo pasan más tiempo en las redes sociales que otros grupos, sino que tienen el doble de probabilidades de utilizar aplicaciones de mensajería como Telegram y WhatsApp. «Realmente, [WhatsApp] es una red favorita [for Latinos] Para comunicarse y obtener información», señala Calzadilla. «Es una aplicación en la que es muy fácil quedar atrapado en noticias falsas, especialmente para las personas que viven en un país en el que no están. [WhatsApp] Proporcionan una forma gratuita de comunicarse con quienes dejan atrás. [in their countries of origin], para no perder sus raíces. Las circunstancias los hacen más vulnerables a la desinformación. Advierte que un factor clave para que las noticias falsas se vuelvan virales es cuando apelan a un elemento emocional.

«Durante la pandemia, todos estábamos viendo las noticias y las emociones estaban a flor de piel. Después de todo, no había información confiable, ni siquiera de organizaciones líderes como la OMS. Por lo tanto, cualquier contenido de alguien en quien confiaba (un amigo, un familiar) era más fiable», explica el investigador de Malta. La organización ha identificado algunos patrones detrás de los engaños que llegan a todo el mundo. «Uno de los propósitos de la desinformación es crear respuestas emocionales, incitando al destinatario a reaccionar inmediatamente, sin detenerse a pensar si lo que está compartiendo es verdadero o falso».

Las noticias falsas también aprovechan para manipular una historia que ya forma parte del contexto internacional. «Cuando el interés global se centra en un evento en particular, la desinformación se mueve rápidamente. Como resultado de la guerra en Ucrania, nos dimos cuenta de que si los medios se centran en una sola cosa, ¡la desinformación puede dispararse!», dice Hernández.

Cuando comenzó la invasión rusa en febrero de 2022 y las noticias de la guerra comenzaron a difundirse viralmente, el grupo en Malta decidió lanzarse. hechos de ucrania, una herramienta para eliminar todo el contenido malo que se difunde en las redes sociales. Esto incluye imágenes del pasado, otros conflictos, eventos no bélicos y clips de videojuegos. «Los mismos bulos aparecieron en diferentes países con muy poca diferencia horaria», afirma el periodista. Si bien cada fragmento de información errónea suele tardar semanas en saltar de un país a otro, en el caso de Ucrania, la información errónea se volvió viral en diferentes partes del mundo al mismo tiempo y se extendió a 17 países al mismo tiempo.

READ  JORNADA: Arsenal bajo presión en West Ham; Getafe-Barça

«Cuando las técnicas y dinámicas de difusión de un mismo bulo se repiten en diferentes lugares, es muy difícil hacer un análisis global del mismo. [piece of] La desinformación porque adquiere características locales en cada país», apunta Hernández. Lo que está comprobado es que «si un influencer o una figura pública difunde esta desinformación, el impacto en todo el mundo es enorme». En 2020, el uso de hidroxicloroquina para tratar los síntomas del Covid-19 Esto sucedió cuando Donald Trump, entonces presidente, salió a defenderlo. «Sucedió a pesar de que los funcionarios de salud no lo aprobaron», suspiró Calsadilla. «Cuando alguien con mucha influencia y poder apoya públicamente ese tipo de información, sólo magnifica el problema y lo hace más peligroso», insiste el periodista Maldita.

Esto también ha sucedido en el régimen actual. El 11 de octubre de 2023, la Casa Blanca tuvo que salir a retractarse de una declaración de Joe Biden en la que afirmaba falsamente haber visto un vídeo de niños israelíes siendo decapitados por Hamás. Políticos e investigadores de todo el mundo han hecho declaraciones al respecto desde sus cuentas personales en las redes sociales, pero nadie ha podido comprobar la existencia de estos fenómenos.

«Seguir el rastro de mensajes como este, tan emotivos y de influencia global, es muy complejo. Muchas veces, el mismo bulo se copia palabra por palabra en diferentes lugares… Pero tenemos que hacer que las bases de datos sean iguales. [put together by] Varios verificadores y buscadores de hechos en muchos países. [commonalities] Tener una visión holística”, explica Hernández. En última instancia, su objetivo es crear una especie de mapa de desinformación. En este momento, su sitio ya cuenta con diversos aliados en Latinoamérica y América, como Factchequeado. De esta colaboración entre fact-checkers españoles y latinoamericanos surgen diversas iniciativas –como LatamChequea – Publicado reuniendo a 32 medios de 15 países.

«En un panorama como el de Estados Unidos -que carece de información en español- es necesario unir cada vez a más periodistas para luchar contra los bulos», afirma Calzadilla. Un periodista venezolano recordó: “La vida de los ciudadanos se rige por las políticas de los países en los que viven. Están definidos por un contexto particular. Pero los engaños, tan dañinos, no conocen límites.

Inscribirse Nuestro boletín semanal Para más noticias en inglés de la edición de EL PAÍS USA