Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

África Oriental: ¿Está en suspenso el sueño de una moneda en África Oriental?

África Oriental: ¿Está en suspenso el sueño de una moneda en África Oriental?

En las últimas semanas, los africanos orientales se han visto atrapados en un torbellino de noticias falsas en línea, que sugieren falsamente la inminente llegada de una moneda única.

Afortunadamente, estas acusaciones fueron negadas categóricamente por las autoridades. Sin embargo, este incidente sirve como recordatorio del muy debatido, pero aparentemente esquivo objetivo de crear una moneda única para la Comunidad de África Oriental (CAO).

La CAO considera que la Unión Monetaria de África Oriental (EAMU) es una piedra angular para profundizar la integración económica, siguiendo los pasos de la unión aduanera y el mercado común, que también han enfrentado desafíos de implementación.

Se esperaba que la moneda única mejorara la estabilidad regional, impulsara el comercio y la inversión, simplificara las transacciones e impulsara el crecimiento económico general. Sin embargo, el camino hacia este objetivo ha resultado ser más accidentado de lo esperado.

El Protocolo EAMU, firmado por los jefes de Estado en 2013, estableció una hoja de ruta de diez años para alcanzar este objetivo en 2024 (como se planeó originalmente).

La hoja de ruta especificaba los criterios para establecer la unión monetaria, que incluían lograr estándares de convergencia macroeconómica, establecer instituciones para apoyar la unión monetaria y armonizar políticas y marcos regulatorios.

Sin embargo, el acuerdo también reconoció el principio de geometría variable, lo que permitió cierta flexibilidad en el proceso de integración. El camino hacia la moneda única ha resultado ser más accidentado de lo esperado.

Los países miembros están luchando por alcanzar puntos de referencia macroeconómicos que incluyen una relación deuda/PIB del 50 por ciento, un déficit fiscal (incluidas las subvenciones) del 3 por ciento del PIB, una inflación general del 8 por ciento y reservas de divisas del 4,5 por ciento. importaciones. – Son cruciales para una unión monetaria eficaz, ya que los datos actuales indican déficits significativos en algunas áreas.

READ  El índice del dólar de Bloomberg experimentó su mayor caída trimestral desde 2010

Además, la CAO se está quedando atrás en el establecimiento de instituciones clave, en particular el Instituto Monetario de África Oriental (EAMI), el predecesor del Banco Central de África Oriental. Las otras tres instituciones son: la Comisión de Servicios Financieros de la Comunidad de África Oriental; El Comité de Monitoreo, Cumplimiento y Ejecución de la EAC, y; Comisión de Estadísticas de la Comunidad de África Oriental. En el centro del retraso se encuentran diferencias no resueltas entre los países socios.

El punto conflictivo fue la elección del país anfitrión de la EAMI. Según información públicamente disponible, los debates sobre esta cuestión se suspendieron durante la reciente reunión del Gabinete, lo que pone de relieve la continua falta de consenso. Como resultado, el calendario para lograr la unión monetaria se ha pospuesto a regañadientes hasta 2031, con consecuencias de largo alcance para la coordinación de políticas, la promoción del comercio y la liberación del potencial económico de la región.

La experiencia de la CAO no es única, ya que otros bloques regionales, como la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental, han luchado por alcanzar una moneda única.

Además, el cambiante panorama global a favor de un proteccionismo cerrado y los riesgos potenciales asociados con la moneda única (como ha advertido el economista Joseph Stiglitz) complican aún más este esfuerzo.

Sin embargo, todavía hay esperanza. El apoyo público a la moneda única dentro de la CAO es fuerte, lo que proporciona a los responsables de las políticas una poderosa herramienta para acelerar su establecimiento. La CAO opera en condiciones más equitativas en comparación con algunos bloques regionales dominados por unos pocos miembros poderosos.

READ  Mthuli Ncube intercambia billetes con su homólogo egipcio

Ahora con ocho estados miembros, las decisiones requieren consenso, asegurando que todas las voces sean escuchadas. Este enfoque promueve la inclusión y evita posibles resentimientos, pero también puede conducir a un ritmo más lento en comparación con modelos con líderes claros. De cara al futuro, los Estados miembros deben redoblar sus esfuerzos para lograr puntos de referencia de convergencia macroeconómica.

Esto significa implementar políticas fiscales y monetarias sólidas, gestionar los niveles de deuda, controlar la inflación y mantener reservas de divisas adecuadas.

La comunicación abierta, el intercambio de mejores prácticas y la toma de decisiones colaborativa son fundamentales para superar estos desafíos.

Es probable que la clave para resolver el actual estancamiento que rodea al país anfitrión de la EAMI resida en el compromiso diplomático entre los estados miembros. A través de la voluntad política, la comunicación y las negociaciones abiertas, se puede alcanzar una solución que aborde las preocupaciones de todas las partes.

En conclusión, si bien el establecimiento de una moneda única para la Comunidad de África Oriental enfrenta importantes desafíos y retrasos, el sueño sigue vivo. La CAO debe enfrentar estos desafíos de frente, abordar los parámetros macroeconómicos, resolver cuestiones institucionales y fortalecer el consenso entre los estados miembros.