Jueves, 23 de marzo de 2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Juan López - @oseuankenobi
Viernes, 12 de diciembre de 2014
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

Salvem el Parc Sant Pere

Ya no soy vecino, pero lo fui, del parque de Sant Pere de Gandia. Todavía mi padre y una parte de mi familia viven allí. Lo he conocido cuando eran campos de naranjos o árboles talados. Mis amigos y yo jugábamos allí a fútbol. Lo llamábamos «el campito». Mucha gente de entre 40 y 50 años se identificará con este nombre. Luego llegó la especulación inmobiliaria, que dejó la zona como está.

 

El parque lo he disfrutado poco. Me pilló en plena adolescencia y por aquel entonces estábamos a otros menesteres. Lo que sí agradecía eran las vistas al parque, que hacían que todo no fuesen edificios y viera algo de naturaleza. Un auténtico pulmón verde.

 

Hasta empezar la polémica de la actuación del gobierno local, una reforma integral en toda regla, los vecinos no habían pedido más que unas pequeñas mejoras. Por eso, no entiendo su empeño en llevar a cabo unas obras que transformarán un parque en una plaza pura y dura. Así, hasta que salió a la luz pública este proyecto del gobierno, del parque de Sant Pere lo único que había llegado a mis oídos era su falta de iluminación y mantenimiento. «Que estaba un poco dejado», me decían.

 

He oído a gente diciendo que la ciudad tiene otras necesidades y no es una prioridad en los tiempos que corren destrozar un parque. «¡No se va tocar ni un árbol!», han asegurado desde el gobierno de Arturo Torró. ¿Tenemos que confiar en ustedes cuando dijeron lo mismo en la plaza Baladre o la del Jardinet? Ahí están las pruebas de toda una serie de árboles talados. Ni que decir tiene la sanción que quieren aplicarles a la asociación Salvem el Parc de Sant Pere por los panfletos. Si nos damos una vuelta por Gandia veremos propagandas varias ubicadas en lugares no autorizados. Algunas, hasta del propio Ayuntamiento de Gandia. ¿Por qué no utilizan la misma vara de medir para todos? Esta medida es otra rabieta más que tiene el PP cuando un sector de la sociedad no está de acuerdo con los que mandan. El no estar de acuerdo no significa estar en contra. Así, me gustaría que esta opinión sirviera para que Salvem el Parc de Sant Pere pudiese cambiar su nombre lo antes posible.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas para comentar
Esta opinión es la de los lectores, no la de este medio.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Gente de la Safor
Gente de la Safor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress