Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Tres pasos hacia economías posteriores al COVID-19 más resilientes e inclusivas

Heraldo

Rodger Voorhees
Funciones correspondientes
En el año transcurrido desde el impacto del COVID-19, las economías de África se han desacelerado drásticamente. Incluso los países con infecciones iniciales limitadas se han enfrentado a graves consecuencias económicas. Las grandes turbulencias en los mercados agrícolas y el empleo en África subsahariana restringieron los ingresos y provocaron una rápida inseguridad alimentaria para muchos.

Asegurar que el apoyo financiero de emergencia pueda llegar a las personas rápidamente se ha convertido en una prioridad para muchos gobiernos, pero con los cierres y el distanciamiento social, los medios tradicionales de distribución de ayuda a menudo no han estado disponibles. Los países que invirtieron en hacer que sus sistemas financieros fueran más inclusivos antes del brote pudieron mitigar los choques económicos más severos para las familias.

La capacidad de acción de estos países no se basó en una innovación radical, sino en el uso eficaz de soluciones bien establecidas que impulsan la digitalización, el crecimiento y la inclusión.

Por supuesto, existe un límite en la cantidad de países que pueden expandir el acceso financiero en medio de una crisis de salud, por lo que ahora es el momento de actualizar las regulaciones financieras y la infraestructura para impulsar la inclusión.

Mientras los líderes africanos y mundiales buscan implementar los planes después de las discusiones en las Reuniones de Primavera del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional la semana pasada sobre los pasos que los países pueden tomar para reconstruir sus economías de la pandemia, no hay necesidad de reinventar la rueda. A continuación, se ofrecen tres sugerencias sobre cómo los países pueden hacer que sus economías sean más resistentes a las crisis futuras, incluido el cambio climático, los desastres naturales y la próxima pandemia.

READ  Ruanda conmemora el genocidio | Heraldo

Primero, los países deben elaborar regulaciones de servicios financieros que brinden un espacio para que las empresas y la industria innoven, al tiempo que protegen a los consumidores de los riesgos, incluida la privacidad de los datos y la ciberseguridad. Cuando los países adoptan correctamente sus reglamentaciones financieras, los beneficios de la inclusión financiera pueden materializarse rápidamente.

Por ejemplo, la penetración de los servicios financieros móviles en Ghana se triplicó entre 2014 y 2017, mientras que el acceso a las cuentas financieras totales aumentó del 41% al 58%. El catalizador de este notable crecimiento fue la introducción de nuevas regulaciones de dinero electrónico por parte del Banco de Ghana en 2015, que permitieron a las entidades no bancarias, como los operadores móviles, poseer y administrar un negocio de transferencia de dinero móvil, al tiempo que simplificaba el proceso para que los consumidores cuentas abiertas para principiantes. Estas reformas demuestran cómo los bancos centrales pueden expandir rápidamente el acceso financiero, mientras mantienen sistemas seguros y eficientes.

Pero actualizar las regulaciones de los servicios financieros es solo una parte de la solución. Los gobiernos deben aumentar su capacidad para identificar e interactuar con los ciudadanos de manera segura y rápida. Invertir en infraestructura de identidad y pagos digitales inclusivos es el segundo paso que los gobiernos deben dar para reconstruir sus sistemas financieros y construir economías más resilientes.

Durante la pandemia de COVID-19, los países con altos niveles de pago e identificación de contacto pueden identificar y entregar pagos a las familias que califican para los fondos de emergencia. Los sistemas de pago digital e identificación han eliminado la necesidad de que las personas completen formularios en papel o se ocupen de las líneas congestionadas para recibir fondos de emergencia; Pueden presentar su solicitud en línea o por SMS y recibir pagos en forma digital.

READ  El momento de orgullo de Airzim en Namibia

En Namibia, que tiene una gran popularidad por las regulaciones de identidad y habilitación del dinero electrónico, los trabajadores informales pueden solicitar asistencia a través de SMS; Luego, los solicitantes aprobados recibieron un código de billetera electrónica que podría retirarse en un cajero automático o usarse para transacciones digitales. En tres semanas, el gobierno distribuyó efectivo digitalmente a más de un tercio de los adultos en edad laboral.

Por el contrario, los países con un contacto limitado con los sistemas de pago e identidad tenían opciones menos efectivas. Algunos gobiernos han tenido que proporcionar efectivo físico, mientras que otros se han basado en medidas de protección social, como subvencionar los precios de los alimentos o el combustible.

Afortunadamente, los gobiernos que buscan actualizar sus sistemas financieros digitales no necesitan comenzar desde cero. Pueden aprovechar las nuevas plataformas de pago e identidad de código abierto, como Mojaloop y MOSIP, basadas en los mejores marcos de privacidad, protección de datos y ciberseguridad de su clase. Estas innovaciones ya están acelerando la inclusión financiera digital en muchos países. Etiopía y Guinea están explorando proyectos piloto basados ​​en la plataforma MOSIP.

El tercer paso que los gobiernos pueden dar para construir economías más resilientes es colocar a las mujeres al frente y al centro. Un creciente cuerpo de evidencia empírica muestra que tener dinero en manos de las mujeres para conectarlas con el sistema financiero formal puede generar beneficios a largo plazo, incluido un mayor poder de toma de decisiones en sus familias y una mayor seguridad económica.

A través de sistemas de pago de emergencia específicos, habilitados por sistemas financieros digitales sólidos e inclusivos, los gobiernos han impulsado la actividad económica y apoyado a las mujeres durante la pandemia. En Togo, el gobierno creó el Plan de transferencia de efectivo NOVISSI para ayudar a los ciudadanos más vulnerables, cuyos ingresos diarios se han visto afectados por la pandemia. A través del programa, más de 370.000 mujeres en Togo recibieron ayuda financiera entre abril y junio de 2020.

READ  Zimbabue está recibiendo 200.000 dosis de vacunas Sinopharma Covid-19

Tomará algún tiempo comprender completamente los resultados de las medidas de respuesta rápida de los gobiernos para mitigar el impacto económico de la pandemia. Sin embargo, es evidente que durante el año pasado, los gobiernos han salvado millones de vidas y medios de subsistencia mediante el uso juicioso de la infraestructura financiera digital en general.

A medida que salimos de la pandemia, los gobiernos tienen la oportunidad de utilizar las lecciones aprendidas de la crisis para construir los sistemas financieros inclusivos que necesitarán para responder a futuras crisis económicas. Al hacerlo, también pueden preparar sus economías para el crecimiento y la resiliencia en este siglo digital.

Escrito por Rodger Voorhees, Director de Crecimiento y Oportunidades Globales de la Fundación Bill y Melinda Gates,