Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Reorientar el comercio mundial sin retirarse de la globalización es el camino correcto

Reorientar el comercio mundial sin retirarse de la globalización es el camino correcto

El presidente ruso Vladimir Putin concluyó su visita a China la semana pasada, donde supuestamente pretendía conseguir más apoyo para su guerra en Ucrania. Han pasado 25 meses desde que estalló la guerra en Ucrania, respaldada por la OTAN, y algunos esperaban una retirada inmediata de Rusia.

Rusia ha demostrado que no es una tarea fácil, incluso cuando Ucrania cuenta con el apoyo de más de 50 estados miembros de la OTAN y otros países europeos no pertenecientes a la OTAN. Aunque las guerras son malas en todos sus aspectos, Rusia ha demostrado su flexibilidad política, militar y económica frente al ataque occidental. Algunos especularon que para entonces Rusia habría quedado reducida a escombros y su economía reducida a cenizas. Pero este no es el caso.

Para entonces, el mundo debería haber calculado los costos de la guerra, tanto a nivel nacional como internacional, pero la arrogancia se interpone en ese momento de reflexión. Como se ha demostrado hasta ahora, se supone que la guerra ha terminado porque es imposible de ganar y es innecesaria, pero éste es el momento equivocado porque es hora de elecciones en la mayoría de las principales economías.

Las “grandes potencias” se presentan a elecciones y esta no es la temporada adecuada para cambiar de rumbo y de políticas. De hecho, campañas electorales enteras deberían estar llenas de justificaciones de por qué el apoyo a la guerra en Ucrania es esencial para fortalecer la democracia y mejorar la soberanía estatal.

No es necesario recordar al mundo que, antes de la invasión rusa, Ucrania padecía una infinidad de problemas políticos que hacían difícil describirla como una democracia. Sin embargo, a los estadounidenses y a muchos otros en todo el mundo que votarán este año no les importa mucho la agenda occidental relacionada con la guerra, pero sí les preocupan sus consecuencias económicas, especialmente su impacto en los costos de vida de la gente.

READ  Noticias directas del virus Corona: la Organización Mundial de la Salud dice que se puede ganar una `` guerra '' de Covid; La Casa Blanca espera 90.000 muertes más para marzo | noticias del mundo

De hecho, la guerra de Ucrania y sus consecuencias económicas globales deberían estar entre los factores a considerar mientras millones de personas acuden a las urnas para elegir a sus nuevos líderes este año. En Estados Unidos, por ejemplo, se está desarrollando un drama ridículo que amenaza con poner en duda el futuro del país. Joe Biden, de 81 años, y Donald Trump, de 77, competirán por el próximo mandato.

Sigue leyendo

Hay preguntas persistentes sobre su edad y salud, las mismas preguntas que hacen a otros líderes principalmente en África. La verdadera pregunta es si Estados Unidos se ha quedado sin candidatos políticos que permitan que personas de edad tan avanzada se presenten como candidatas a la presidencia.

Mientras los estadounidenses y los analistas internacionales se enfrentan a esta cuestión, los asuntos económicos y políticos del mundo parecen estar en modo autónomo. Es por eso que Putin puede disfrutar de reunirse con su homólogo chino para hablar sobre Ucrania, porque sabe que los grandes matones tienen grandes problemas de qué preocuparse. Esto es parte de los cambios geopolíticos que se están desarrollando gradualmente.

A medida que la dinámica geopolítica continúa evolucionando, las relaciones económicas también están cambiando rápidamente para adaptarse a las nuevas realidades. Las asociaciones comerciales ahora se ven afectadas por consideraciones de estabilidad y seguridad, así como por la inversión extranjera directa.

La discusión sobre la moneda alternativa global ha sido central durante varios años, influenciada principalmente por cómo Estados Unidos ha impuesto imprudentemente sanciones a países que no siguen la línea que busca promover sus intereses políticos. Por eso, las regiones económicas no occidentales han estado buscando formas de introducir una moneda alternativa durante algún tiempo, y Rusia y China han estado entre los países que lideran la iniciativa.

READ  Los legisladores británicos apoyan la prohibición de las importaciones de caza de trofeos

Debido al dominio de Estados Unidos y sus aliados occidentales durante el último lustro, así como a sanciones imprudentes, las restricciones al comercio global han aumentado dramáticamente, sofocando la capacidad de otros países para comerciar libre y efectivamente. Los riesgos geopolíticos y comerciales también aumentaron. Por estas y otras razones, los países no occidentales y algunos países occidentales han comenzado a considerar una moneda alternativa que ayudaría a facilitar y mejorar el crecimiento económico y el comercio global.

En cualquier caso, esta debería ser la acción correcta a tomar. No hay nada malo en anticipar, buscar y aceptar el cambio. Sin embargo, existe la posibilidad de que cuando algunos países occidentales terminen sus elecciones, haya más cambios globales, ya que muy pocos de ellos prestan atención a la dinámica global mientras se centran en las elecciones locales. El único riesgo es que retirarse de las actuales normas y regulaciones comerciales globales pueda causar más tensiones que puedan conducir a una mayor inestabilidad política y económica.

Podría decirse que el riesgo de tensiones globales que surjan de los cambios en el comercio global se puede mitigar, ya que hay señales limitadas de desglobalización, lo que da esperanzas de que el mundo todavía está interesado en comerciar entre sí, pero en términos diferentes. Los cambios actuales, por ahora, parecen limitarse a la fragmentación política con la reorientación de los flujos comerciales y de inversión hacia líneas favorables.

˜Tapiwa Jomo es un consultor de desarrollo con sede en Pretoria, Sudáfrica. Escribe aquí a título personal.


Comparte este artículo en las redes sociales.