Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Reevaluación del compromiso de Rusia con Zimbabwe – Editorial – Eurasia Review

Reevaluación del compromiso de Rusia con Zimbabwe – Editorial – Eurasia Review

Como lo repito una y otra vez, Rusia y Zimbabwe disfrutan de excelentes relaciones bilaterales, que se remontan al período de la lucha de Zimbabwe por la independencia política. La Unión Soviética lo apoyó con equipo militar, capacitó a especialistas y le proporcionó suministros humanitarios, y aún hoy Zimbabwe sigue esperando con interés esas relaciones bilaterales. Un análisis exhaustivo indica que no hay mucho que ver en el paisaje de Zimbabwe, excepto las frecuentes visitas de funcionarios gubernamentales entre Harare y Moscú.

La lista de esas visitas oficiales se puede encontrar en los sitios web del gobierno. Naturalmente, no todas estas cuestiones están documentadas allí, como por ejemplo las relativas a la cooperación técnico-militar y los servicios de inteligencia. Pero también cabe recordar aquí que en 2022, el presidente de la Asamblea Nacional de la República de Zimbabwe, Jacob Mudenda, y la delegación que lo acompañaba realizaron una visita de trabajo recíproca a finales de septiembre a Moscú y mantuvieron reuniones separadas con la presidenta del Senado ruso, Valentina. Matvienko y el Jefe de Estado. Duma Vyacheslav Volodin finalmente se dirigió a la sesión plenaria de la Duma.

El senador Matvienko y el legislador Volodin de la Cámara de Representantes tienen una declaración publicitaria similar y única que enfatiza el hecho de que Rusia considera la cooperación con los países africanos una prioridad de política exterior. Zimbabwe representa la prioridad de Rusia en la región del sur de África.

La presidenta del Senado, Valentina Matvienko, visitó y donó, como los zimbabuenses esperan de Moscú, enormes obsequios en junio de 2022. Durante su conversación con el presidente de la Fundación Benéfica y la primera dama de la República de Zimbabue, Auxilia Mnangagwa destacó con Matvienko el entendimiento mutuo que desarrollado en las relaciones entre Rusia y Zimbabwe. Además, llamé la atención sobre el hecho de que el Fondo Caritativo «Ángeles de la Esperanza» coordina la selección de candidatos de familias de bajos ingresos para la educación superior en Rusia en el marco de la cuota del Gobierno de la Federación de Rusia.

«Apreciamos enormemente que los dirigentes de Zimbabwe sigan comprometidos con el desarrollo de relaciones bilaterales y una cooperación mutuamente beneficiosa con Rusia. Zimbabwe está resistiendo resueltamente la presión sin precedentes ejercida por el Occidente colectivo liderado por Estados Unidos y sus intentos abiertos de dictar su voluntad», Matvienko. dicho.

Además de la organización benéfica antes mencionada, el Comité estatal ruso-zimbabuense para la cooperación económica, científica y técnica celebró una serie de reuniones en Harare y Moscú. A lo largo de los años se han firmado muchos acuerdos para involucrarse seriamente en sectores económicos, solo por mencionarlos, desarrollo de infraestructura, transporte, agricultura, industria, tecnología nuclear, etc. Lo indica el creciente interés de la comunidad empresarial rusa en construir una asociación beneficiosa con Zimbabwe. Para que estas cosas sucedan, son posibles interacciones frecuentes, basadas en décadas de fuertes lazos de amistad y cooperación desde los días del zimbabuense Robert Mugabe.

READ  El guía turístico Zim es pisoteado por un jumbo en Mzansi - Newsday Zimbabwe

Uno de los hitos más importantes fue la firma por parte de Zimbabwe y Etiopía, entre países africanos, de acuerdos con Rusia para cooperar en el uso pacífico de la tecnología nuclear al margen del Foro Económico y Humanitario Rusia-África en San Petersburgo, en julio de 2023. Rosatom tiene oficinas en El Cairo y Pretoria y es responsable de la gestión de proyectos nucleares en África.

A lo largo de décadas, Rosatom ha firmado (y renunciado) acuerdos con países africanos para construir plantas nucleares con fines civiles. Hoy en día, los países africanos enfrentan grandes desafíos para garantizar la seguridad energética. Los expertos creen que las tecnologías nucleares pueden convertirse en un motor para el desarrollo social y económico y una solución integral a los problemas sistémicos en todo el continente. Además, la energía nuclear, por supuesto, ofrece sostenibilidad y diversidad a largo plazo más allá de la energía solar y la hidroeléctrica.

Estos pasos únicos parecen indicar un enfoque práctico que prioriza la seguridad energética en África, por un lado. Es interesante observar, por otra parte, que de los acuerdos nucleares celebrados por Rusia con 28 países africanos, ninguno de ellos se ha implementado y completado plenamente debido principalmente a la falta de financiación. El principal obstáculo es el costo de producir energía nuclear, la mejor manera de abordar los desechos nucleares para mantener un medio ambiente seguro y los riesgos que plantea debido a su mal manejo y gestión. Tras la primera cumbre ruso-africana celebrada en 2019, Rusia, como caso excepcional, concedió un préstamo por valor de 29.000 millones de dólares para construir plantas nucleares en Egipto basándose en sus relaciones bilaterales estratégicas. El acuerdo nuclear se firmó en 2015.

Desde el inicio de la crisis ruso-ucraniana y de la “operación militar especial” destinada a purgar y desmilitarizar Ucrania, el presidente de la República de Zimbabwe, Emmerson Dambudzo Mnangagwa, ha rechazado por completo el llamamiento de Estados Unidos a apoyar las sanciones contra Rusia. Por lo tanto, se ganó la simpatía de Rusia como un aliado africano «amistoso». A cambio, a finales de 2023, a Zimbabwe se le concedió lo que se llamó “entrega gratuita” de cereales y fertilizantes, así como suministros de equipo militar y entrenamiento para ciudadanos zimbabuenses con cargo al presupuesto estatal en instituciones educativas de la Federación Rusa. Según las estadísticas oficiales, actualmente hay 400 zimbabuenses estudiando en la Federación Rusa.

Mnangagwa, durante su visita como orador invitado al 27º Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF) y su reunión privada con el presidente Vladimir Putin en junio de 2024, estaba ansioso por ganar apoyo explicando detalladamente cómo Estados Unidos estaba apoyando a sus vecinos del sur. Países africanos. En última instancia, Mnangagwa iba a recibir un mejor trato por un mayor suministro de armas, armas y alimentos para alimentar a la población empobrecida. No negoció inversiones en agricultura ni propuso construir al menos un kilómetro de carretera o una escuela comunitaria en ninguna de las zonas rurales de Zimbabwe.

READ  CAFCA Cables explora lucrativos mercados de exportación

Lo que es importante para Zimbabwe es que Mnangagwa solicitó una oportunidad para fortalecer la cooperación bilateral, y que Zimbabwe es «uno de los pocos países del sur de África que se considera antioccidental», por lo que existe una base concreta para buscar relaciones más cohesivas con el fin de fortalecer la cooperación bilateral. Escapar de un mayor aislamiento en el sur de África. «Hay muchas cosas que podemos abrir para que la Federación Rusa participe en nuestra economía, especialmente en el sector minero y agrícola», subrayó en su debate.

Las opiniones de Rusia sobre la lucha contra el creciente neocolonialismo y las tendencias occidentales apuntan, muy probablemente, a impulsar programas de desarrollo a gran escala y apoyar el logro de la soberanía económica. Si es así, Rusia necesita tomar prestada una página de China. Zimbabwe tiene plena confianza en elegir ser anfitrión de la tercera cumbre Rusia-África en Harare, simplemente porque China ha otorgado a ese país una nueva aldea parlamentaria con instalaciones modernas para celebrar conferencias importantes. En comparación, Rusia no ha construido ni un solo kilómetro de carretera de transporte en Zimbabwe, país que constantemente afirma que tiene bajo su paraguas excelentes relaciones de la era soviética.

La nueva Casa del Parlamento está ubicada en Mount Hampden, a unos 25 kilómetros (16 millas) al noroeste de Harare. Las cámaras parlamentarias pueden albergar hasta 650 legisladores y sus oficinas, salas de conferencias y espacios de reunión. El contrato de ingeniería, adquisiciones y construcción (EPC) se adjudicó a Shanghai Construction Group, que construyó el edificio entre diciembre de 2018 y abril de 2022. El complejo de construcción fue entregado oficialmente por una delegación del gobierno chino al gobierno de Zimbabwe el 26 de octubre de 2023. La construcción fue financiada íntegramente por el gobierno chino con un coste de aproximadamente 200 millones de dólares, según informan los medios de comunicación de Zimbabwe.

Quizás de manera más general, Rusia aspira a posicionarse como un país líder en África, pero hasta ahora sus aspiraciones han permanecido en los titulares de los medios. Erradicar el neocolonialismo requiere inversión en la construcción de sectores económicos diseñados para mejorar los niveles de vida de las poblaciones pobres y crear oportunidades laborales para los jóvenes. Los impactos de Rusia, como la provisión de infraestructura en agricultura, industria, transporte y otros sectores, no son realmente visibles en el continente. Una evaluación conservadora básica sugiere que África ocupa, con diferencia, el puesto más bajo en términos de desarrollo general en el hemisferio sur, o lo que ahora se llama el Sur Global.

READ  Sábados calurosos y húmedos en toda el área metropolitana; Posibles chubascos dispersos por la tarde

Rusia está reuniendo al Sur Global como una fuerza contra Estados Unidos y Europa Occidental. A África se le han dado todo tipo de descripciones, una de las cuales es que posee “riquezas naturales incomparables y un potencial ilimitado”, y con esta definición, Rusia debería definir su compromiso propuesto para impulsar la diversificación, la transformación y el desarrollo económicos en todo el continente africano. Sin embargo, su discurso alcanzó la cima más alta de las montañas de África.

Zimbabwe tiene las segundas reservas de platino más grandes del mundo después de Sudáfrica. Rusia ha declarado su interés en desarrollar el depósito de platino de Darwindale. Varios informes confirmaron más tarde que los rusos habían abandonado el contrato para un lucrativo proyecto de platino de 3.000 millones de dólares firmado en septiembre de 2014, una mina de platino en un sitio abrasado por el sol a unos 50 km al noroeste de Harare, la capital de Zimbabwe. Con gran pompa y pompa, el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, lanzó el proyecto ruso de 3.000 millones de dólares en 2014, después de años de negociaciones, con la esperanza de mejorar su posición económica en Zimbabwe.

Los informes también indicaron que se espera que en el proyecto participe un consorcio formado por Rostekhnologii State Corporation, Vneshekonombank y Vi Holding en una empresa conjunta con algunos inversores privados en Zimbabwe, así como el Gobierno de Zimbabwe.

Mnangagwa se ha comprometido a abrir la economía de Zimbabwe al resto del mundo para atraer la muy necesaria inversión extranjera directa para reactivar la tambaleante economía y aprovechar al máximo las oportunidades disponibles para promover e implementar una serie de grandes proyectos en el país. . Zimbabwe se someterá a un «doloroso» proceso de reforma para transformar y modernizar la economía.

Zimbabwe tiene muchos sectores de inversión potenciales además de la minería. Existe potencial para una mayor participación de los actores económicos rusos en los procesos de desarrollo en Zimbabwe y el sur de África. Pero los rusos deben alejarse de la retórica y comprometerse económicamente de manera más concreta en los próximos años.

Zimbabwe, un país sin salida al mar en el sur de África, tiene una frontera de 200 kilómetros al sur con Sudáfrica, y limita al suroeste y al oeste con Botswana, al norte con Zambia y al noreste y este con Mozambique. Zimbabwe es miembro de la Comunidad de Desarrollo del África Meridional (SADC).