Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

¿Por qué China se siente cómoda con los gobernantes militares de Myanmar?

El Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, viajará a Myanmar este fin de semana para una reunión regional, en lo que será la mayor visita a Beijing desde que los militares tomaron el poder.
Wang asistirá a una reunión de los ministros de Relaciones Exteriores del Mecanismo de Cooperación Lancang-Mekong en la ciudad de Bagan de la región de Mandalay, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
La visita del ministro de Relaciones Exteriores de China se produce inmediatamente después de la reciente transferencia del régimen de la consejera de Estado y líder democrática de Myanmar detenida, Daw Aung San Suu Kyi, a confinamiento solitario en prisión desde arresto domiciliario.
También se produce a raíz de los ataques de los grupos de resistencia armada contra el régimen en los proyectos chinos en el país para albergar a los soldados del régimen, que mataron a civiles y prendieron fuego a las aldeas cercanas.
Recientemente, una empresa china, Wanbao Mining, en el distrito de Sagaing, fue atacada con explosivos y sus cables eléctricos volaron por los aires. La empresa condenó los ataques, pero no comentó sobre el refugio de las fuerzas del régimen en su sede.

Proyecto de mina de cobre operado por China en Sagaing

Algunos grupos de resistencia armada ahora están desafiando abiertamente los proyectos chinos en Myanmar y han condenado el apoyo de China al régimen.

En medio de estos ataques, hay informes de que China quiere negociar con el régimen para enviar guardias de seguridad capacitados para proteger los intereses chinos y los proyectos mineros en el centro de Myanmar.

Según los informes, cientos de ciudadanos chinos ingresaron a Myanmar a través de dos puntos de control importantes, incluido Chenchu-Hau en el municipio de Laoqing en el distrito de Laoqing, estado de Shan. Varios grupos étnicos armados estacionados a lo largo de la frontera entre China y Myanmar creen que los chinos negociaron con el régimen para desplegar más guardias de seguridad en proyectos específicos en Myanmar.

READ  Día Mundial de la Libertad de Prensa: Las partes interesadas elogian el pluralismo de los medios

La pregunta ahora es si Wang se reunirá esta vez con el líder del golpe, el general Min Aung Hlaing, en Myanmar. Si se encuentran, ¿Wang planteará el caso de Daw Aung San Suu Kyi, quien fue transferida de arresto domiciliario a prisión la semana pasada? ¿O centrará sus conversaciones más en obtener garantías del régimen de que protegerá los intereses y proyectos chinos en Myanmar?

Después del golpe, estallaron enormes protestas contra China en Myanmar y se atacaron fábricas chinas.

Los ataques contra las empresas vinculadas a China y los gasoductos de gas natural de China llevaron a Beijing a solicitar una reunión de emergencia con funcionarios del régimen, y la parte china instó al consejo militar a reforzar las medidas de seguridad.

Wang no es ajeno a Min Aung Hlaing o Daw Aung San Suu Kyi, y visitó Myanmar por última vez en enero de 2021, solo unas semanas antes del golpe. En esa ocasión se reunió con el presidente civil del país U Win Myint y el Consejero de Estado, así como con el comandante militar Min Aung Hlaing.

Desde el golpe, con los gobiernos occidentales imponiendo sanciones en respuesta a la violenta represión de la disidencia por parte de la junta, el régimen ha recurrido cada vez más a aliados, incluidos China y Rusia.

En abril, el Ministro de Relaciones Exteriores del régimen actual, Wonna Maung Lwin, fue invitado a visitar China y recibió una cálida bienvenida de Wang. Beijing dijo que ayudaría a proteger la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Myanmar «sin importar cómo cambie la situación».

Wang dijo a su homólogo de Myanmar que Beijing «siempre ha colocado a Myanmar en una posición importante en la diplomacia de vecindad» y quiere «profundizar los intercambios y la cooperación».

READ  La contribución de las pequeñas y medianas empresas es de aproximadamente 2 billones de dólares estadounidenses al PIB.

Los comentarios de Wang equivalen a la declaración de apoyo al régimen militar más explícita de Beijing hasta la fecha.

El año pasado, Yoon Sun, un experto en relaciones entre Myanmar y China en el Centro Stimson, un grupo de expertos de EE. UU., dijo: «Creo que los chinos pueden ver que este golpe militar está funcionando y llegó para quedarse».

China es uno de los mayores inversores de Myanmar (así como un importante proveedor de armas) y tiene proyectos de infraestructura estratégica en el país, incluidos los oleoductos de energía que le dan a Beijing un vínculo importante con el Océano Índico.

Para Beijing, la pregunta finalmente se reduce a: ¿Quién puede proteger sus intereses y objetivos geopolíticos en Myanmar?

China insiste en que se adhiere a su política clásica de «no interferencia», uno de los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica que es el núcleo de su política exterior. De hecho, dados los enormes intereses externos y el poder económico global de China, hará todo lo que sea necesario para proteger sus intereses comerciales y contrarrestar las amenazas a la seguridad. Birmania no es una excepción.

Por lo tanto, China deberá asegurarle al régimen que puede proteger sus intereses en Myanmar de esos grupos étnicos armados hostiles y grupos de resistencia recién formados que ahora representan amenazas inmediatas para los proyectos chinos.

En contraste, el asesor del Departamento de Estado de EE. UU., Derek Chollet, quien visitó el sudeste asiático en junio, dijo que el ejército estaba sufriendo «grandes pérdidas» en su lucha contra su propio pueblo, que se resiste al gobierno militar en el país.

READ  Eskom advierte de un invierno sombrío por delante

Dada la crisis en curso en Myanmar, dijo Chollet, el régimen se encuentra cada vez más aislado, no solo a nivel internacional sino también en casa.

«No están ganando. Están perdiendo terreno. Su ejército está sufriendo grandes pérdidas», le dijo a Irrawaddy en una entrevista reciente.

Más de 2.000 personas han muerto en la represión del ejército contra la disidencia desde el golpe, según un grupo de vigilancia local. Miles de aldeas fueron quemadas y activistas y políticos fueron encarcelados. Se llevaron a varios políticos y activistas, ya la mañana siguiente se pidió a los familiares que reclamaran los cuerpos.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, dijo en febrero que había aumentado su respuesta de emergencia para ayudar a cientos de miles de desplazados internos en Myanmar, donde el número superó los 800.000, el doble desde el golpe militar del año pasado.

Los ciudadanos de Myanmar son muy conscientes del interés propio de China, por lo que la visita de Wang a Myanmar será observada de cerca. Cualquier respaldo al régimen y al general Min Aung Hlaing sería contraproducente. Las amenazas a los intereses chinos son reales. Es hora de que China se ocupe de las fuerzas de oposición en Myanmar. – Irrawaddy