Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Los supervivientes aislados del terremoto de Marruecos se sienten abandonados por el Estado mientras esperan ayuda

Los supervivientes aislados del terremoto de Marruecos se sienten abandonados por el Estado mientras esperan ayuda

Su fuerza es 6.8 Terremoto ese golpe Montañas del Alto Atlas A última hora del 8 de septiembre, 2.946 personas murieron y 5.674 resultaron heridas, según las últimas cifras oficiales, lo que la convierte en la más mortífera en Marruecos desde 1960 y la más fuerte desde al menos 1900.

Si bien se organizan grandes campamentos, las tiendas de campaña militares proporcionadas por el gobierno hospitales Este fenómeno ha aparecido en algunas ciudades importantes, y partes de la escarpada región aún sobreviven gracias a las donaciones que los ciudadanos dejan a los lados de las carreteras.

Reporteros de Reuters que viajaban por una carretera remota que une pueblos bereberes vieron a los supervivientes acampando en pequeñas tiendas de campaña o bajo láminas de plástico, temerosos de que las réplicas destruyeran sus hogares dañados.

«Los amazigh nos sentimos como extranjeros en nuestro país», dijo Redouane Obla, de 20 años, en su aldea de Azermoun. «Nos sentimos aislados. La gente aquí necesita ayuda. Se sienten solos».

Se hacía eco de viejos agravios sobre la marginación de los bereberes en el país de mayoría árabe.

El gobierno dijo que estaba haciendo todo lo posible para ayudar a todas las víctimas del terremoto.

El Palacio Real dijo en un comunicado el jueves que se sabía que 50.000 viviendas resultaron dañadas por el terremoto y que proporcionaría alojamiento y 30.000 dirhams (3.000 dólares) a las familias afectadas.

También se comprometió a proporcionar ayuda para la reconstrucción por valor de 140.000 dirhams para las viviendas derrumbadas y 80.000 dirhams para las viviendas dañadas.

El gobernador del Banco Central marroquí afirmó que la ciudad de Marrakech, situada a unos 72 kilómetros del epicentro del terremoto y que sufrió algunos daños, acogerá, según lo previsto, las reuniones anuales del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional del 9 al 11 de octubre. 15. jueves.

Pero en las aldeas amazigh había pocas señales de ayuda de las autoridades o de que la vida volvería a la normalidad en el corto plazo.

Todavía estoy esperando

En la cima de una colina en Ezermoun, los hombres compartían y cargaban suministros de comida y agua en burros y mulas para llevarlos a Ofur, a unos 15 kilómetros de distancia, en una caravana de personas y animales que avanzaba lentamente.

«La gente está sufriendo por este terremoto», dijo Mohamed Zidan, de 55 años, de Ofor. «No tienen nada. Sólo vivimos del aire. Necesitamos tiendas de campaña y mantas».

Cuando la caravana estuvo lista, Zidane montó en uno de los animales y emprendió el largo viaje de regreso a casa. Se necesitarán otros dos o tres días para organizar el próximo convoy.

En un valle situado debajo de una pendiente pronunciada desde el pueblo de Anzelvi, que sufrió graves daños, los residentes acamparon con algunas tiendas de campaña, así como mantas, alfombras y otros artículos rescatados.

Mohamed Oufkir (30 años) dijo: «Todavía estamos esperando que el gobierno nos ayude. Estamos aquí porque no tenemos hogar».

“Estamos en peligro porque cuando llueve, el valle se puede inundar”, afirmó. Agregó que por la noche hacía mucho frío.

En el pueblo de Tagsdirt, la casa de Ibrahim Magashi todavía estaba en pie, pero tenía grandes agujeros y amplias grietas en las paredes.

Tenía demasiado miedo para quedarse adentro y él, su esposa y sus tres hijas, de 6, 10 y 15 años, vivían en una tienda de campaña improvisada. Forraron el suelo de tierra con cartones y esteras, colocando colchones uno encima del otro.

READ  El mapa muestra por qué Taiwán es importante para el mundo

Megashi (39 años) dijo: «Tenemos mucho miedo. La vida aquí se ha vuelto más difícil. Hace frío. Ya no tenemos casa y tememos otro terremoto».

«Al gobierno no le importamos. Nos sentimos marginados. Estamos enojados».

(Reuters)