Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Los animales pueden formar reservorios virales donde se reproducen las variantes virales

GINEBRA, Suiza, 7 de marzo de 2022 (ENS) – El SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, continúa circulando entre las personas en todo el mundo al entrar en el tercer año de la pandemia del coronavirus. Los riesgos de futuras variantes son altos y podrían verse agravados por la propagación del SARS-CoV-2 en la vida silvestre, creando reservorios animales.

La información actual indica que la vida silvestre no juega un papel importante en la propagación del SARS-CoV-2 en humanos, pero la propagación en las poblaciones animales puede afectar la salud de estos grupos y puede dar lugar a la aparición de nuevas variantes virales, que son tres de los tipos de virus más comunes en el mundo. Importantes organizaciones de salud humana y animal advierten hoy.

OMS, OMS, en Ginebra; Organización Mundial de Sanidad Animal, OIE, en París; Y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en Roma, emitió una alerta conjunta esta mañana pidiendo a todos los países que tomen medidas para reducir el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 entre humanos y vida silvestre con dos objetivos: reducir el riesgo de aparición de variantes. y la protección de los seres humanos y la vida silvestre.

Además de los animales domésticos como perros y gatos, los animales silvestres criados en libertad, cautivos o de granja, como visones, hurones, venados de cola blanca norteamericanos, grandes felinos, gorilas, hienas y nutrias, han sido infectados en zoológicos, santuarios, y acuarios. con SARS-CoV-2.

Se ha demostrado que los hámsteres domésticos y los visones de granja pueden infectar a los humanos con el SARS-CoV-2, y actualmente se está revisando un posible caso de transmisión entre el venado de cola blanca y los humanos.

Los estudios han demostrado que al menos un tercio de los venados de cola blanca salvajes en los Estados Unidos han sido infectados con el SARS-CoV-2, inicialmente a través de múltiples eventos de transmisión de humano a venado.

También se han detectado cepas de SARS-CoV-2 en ciervos de cola blanca en poblaciones humanas cercanas. Se ha demostrado que los venados de cola blanca secretan el virus y lo transmiten entre sí, pero aún se está estudiando su capacidad para transmitir el virus a los humanos.

Un gran estudio canadiense publicado el 22 de febrero encontró «primera evidencia… transmisión de venado a humano», como afirman los autores en una versión preliminar de su estudio en el sitio web BioRxiv (por ejemplo, Bioactive).

Científicos de universidades y agencias gubernamentales en Ontario, Quebec y Manitoba han descubierto una «nueva cepa altamente divergente de SARS-CoV-2».

«Esta cepa contiene 76 mutaciones de consenso, incluidas 37 previamente asociadas con huéspedes animales no humanos, 23 de las cuales no se han informado previamente en ciervos», dicen los autores. «Juntos, nuestros hallazgos representan la primera evidencia de una cepa altamente variable de SARS-CoV-2 en el venado de cola blanca y la transmisión de venado a humano».

READ  Hubble detecta un planeta gigante devorando polvo y gas

Más al sur, en la Universidad de Texas A&M, los investigadores han estado estudiando cómo los animales participan en la transmisión del SARS-CoV-2 desde el verano de 2020, particularmente en las instalaciones de «cuello uterino cautivo» donde se crían los ciervos. Hay más de 10,000 instalaciones de cautiverio cervical en los Estados Unidos, según la Sociedad de Vida Silvestre, y más de 500 de estas instalaciones se encuentran en Texas.

“Las instalaciones cervicales en cautiverio son parte de una industria que incluye la cría de ciervos para su uso como ganado reproductor o para la caza”, dijo John Tomisek, especialista en vida silvestre del Servicio de Extensión AgriLife de Texas A&M en la Facultad de Agricultura y Ciencias de la Vida.

“La transmisión es una preocupación en cualquier lugar donde los animales estén muy cerca unos de otros, y la investigación ha demostrado que existe una relación entre la densidad de población y la tasa de transmisión”, dijo Tomicek. «No solo ha habido casos de transmisión de enfermedades de animales en cautiverio a animales, sino que también ha habido casos de transmisión entre animales en cautiverio y poblaciones salvajes. El SARS-CoV-2 ha tenido un impacto en otros animales salvajes, incluidas algunas especies en peligro de extinción».

Los tigres están en peligro y sabemos que pueden contraer el virus. En junio de 2021, dos leones murieron en el zoológico Vandalur de India después de contraer el virus Covid. En enero, dos cachorros de tigre blanco murieron en un zoológico en Lahore, Pakistán. Los grandes felinos de los Estados Unidos han contraído la enfermedad.

La primera infección de un tigre con el virus COVID-19 se encontró en el zoológico del Bronx en la ciudad de Nueva York en marzo de 2020. Este tigre fue muestreado y analizado después de que varios leones y tigres en el zoológico mostraran síntomas de enfermedad respiratoria. Los funcionarios de salud pública creen que estos grandes felinos se enfermaron después de haber estado expuestos a un empleado del zoológico que participó activamente en la eliminación del virus.

Según la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre, que administra todos los zoológicos de Nueva York, los grandes felinos del zoológico del Bronx que desarrollaron síntomas no infectaron a las personas y todos los animales infectados se recuperaron.

READ  ¿Vida en exoplanetas en la zona habitable de las enanas M?

Pero en septiembre de 2021, una variante delta casi mata a un león durante un brote de COVID-19 en el Zoológico Nacional Smithsonian cuando una cepa infecciosa del virus, probablemente de origen humano, infectó a nueve leones y tigres.

Ahora, el Servicio de Inspección de Salud Animal y Vegetal del USDA está involucrando a voluntarios en zoológicos, acuarios e instalaciones de vida silvestre en un estudio serológico de SARS-CoV-2 para identificar especies animales que pueden estar en riesgo de infección por SARS-CoV-2 y qué especies dar. Prioridad de vacunación.

«También evaluaremos la efectividad de las prácticas actuales de bioseguridad para mitigar la propagación del SARS-CoV-2 y examinaremos el papel que la vida silvestre puede desempeñar en el hogar», dijo APHIS.

La Organización Mundial de la Salud, la Organización Mundial de Sanidad Animal y la Organización para la Agricultura y la Alimentación instan a las autoridades de todos los países a adoptar las reglamentaciones pertinentes y difundir las recomendaciones emitidas anteriormente a las personas que trabajan en contacto cercano o interactúan con la vida silvestre, incluidos los cazadores y carniceros. ; y el público en general.

El personal que trabaja en estrecha colaboración con la vida silvestre debe estar capacitado para implementar medidas que reduzcan el riesgo de transmisión entre personas y entre personas y animales, utilizando los consejos de la OMS sobre cómo protegerse y prevenir la propagación de COVID-19, y las directrices de la OIE y la FAO sobre el uso de equipo de protección personal y buenas prácticas de higiene alrededor de los animales, incluidas buenas prácticas de higiene para cazadores y carniceros.

La evidencia actual indica que los humanos no contraen el SARS-CoV-2 al comer carne. Sin embargo, los cazadores no deben rastrear animales que parezcan enfermos ni cosechar los que se encuentran muertos. Las tres organizaciones de salud explicaron que las técnicas adecuadas de carnicería y preparación de alimentos, incluidas las prácticas de higiene adecuadas, pueden limitar la transmisión de coronavirus, incluido el SARS-CoV-2 y otros patógenos animales.

La Organización para la Agricultura y la Alimentación, la Organización Mundial de Sanidad Animal y la Organización Mundial de la Salud subrayan la necesidad de educar al público sobre el contacto con la vida silvestre. «Algunos animales salvajes pueden acercarse a los asentamientos humanos y las zonas residenciales. Como precaución general, las personas no deben acercarse ni alimentar a los animales salvajes, ni tocar ni comer animales huérfanos, enfermos o muertos (incluidos los accidentes de tráfico mortales). En su lugar, deben ponerse en contacto con los autoridades de vida silvestre o un profesional de la salud de la vida silvestre”.

READ  Los problemas de visión no tratados pueden aumentar el riesgo de demencia en un 44 %.

Advirtieron sobre la necesidad de «eliminar de forma segura los alimentos, mascarillas, pañuelos y cualquier otro excremento humano no consumido para evitar atraer la vida silvestre, especialmente a las zonas urbanas y, si es posible, mantener a las mascotas alejadas de la vida silvestre y sus excrementos».

Las tres agencias alientan a los servicios nacionales de salud humana y animal de los países a adoptar estas medidas:

  • Fomentar la cooperación entre los Servicios Veterinarios Nacionales y las Autoridades Nacionales de Vida Silvestre, que es una asociación esencial para promover la salud animal y proteger la salud humana y el medio ambiente.
  • Mejore el monitoreo de la vida silvestre y fomente el muestreo de animales salvajes que se sabe que son susceptibles a la infección por SARS-CoV-2.
  • Comparta todos los datos de secuencias genéticas de los estudios de control de animales a través de bases de datos disponibles públicamente.
  • Se han notificado a la OIE casos confirmados de SARS-CoV-2 en animales a través del Sistema mundial de información zoosanitaria.
  • Elabore mensajes sobre el SARS-CoV-2 en animales con cuidado para que las percepciones públicas inexactas no afecten negativamente los esfuerzos de conservación. Ningún animal que se encuentre infectado con SARS-CoV-2 debe ser abandonado, rechazado o sacrificado sin la justificación de una evaluación de riesgos específica del país o del evento.
  • Suspender la venta de mamíferos silvestres vivos en los mercados de alimentos como medida de emergencia.

«Nuestras organizaciones enfatizan la importancia de monitorear las poblaciones de mamíferos silvestres para detectar la infección por SARS-CoV-2, informar los resultados a los Servicios Veterinarios Nacionales, informar estos hallazgos a la OIE y compartir datos de secuencias genéticas en bases de datos disponibles públicamente», dijeron.

“Los países también deben tomar precauciones para reducir el riesgo de crear reservorios animales y acelerar potencialmente la evolución del virus en nuevos huéspedes, lo que podría conducir a la aparición de nuevas variantes del SARS-CoV-2”, dijeron las tres agencias. «Tales medidas preservarán la salud de la preciosa vida silvestre, así como la salud de los humanos».

Foto principal: Una manada de ciervos de cola blanca alimentándose en un campo de Nueva York, cerca de la frontera con Pensilvania. Algunos venados de cola blanca en Nueva York, Illinois, Michigan y Pensilvania han dado positivo por SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. 18 de septiembre de 2020 (Foto de Paul Cooper)

Servicio de Noticias Ambientales (ENS) © 2022 Todos los derechos reservados.