Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Las víctimas de las inundaciones en Nigeria deploran la respuesta al desastre

Heraldo

Lagos. Peremoboere Geku estaba preparando a su sobrino para la escuela a fines de septiembre cuando notó inundaciones alrededor de su casa en el sur de Nigeria.

Ella y su sobrino se metieron al agua en Ipe, una comunidad en el estado de Bayelsa, para llevarlo a la escuela, pero al regresar, notó que realmente había subido rápidamente. En cuestión de días, el agua estaba sobre su cabeza. Geku mide 165 cm de altura.

La propietaria de alimentos de 21 años y el resto de su familia de ocho personas huyeron a un campamento para desplazados en Okokokoto.

El campamento fue una vez una escuela. Unas 55 familias, o más de 200 personas, ahora viven en sus 20 aulas abarrotadas sin electricidad. Comparten dos baños y cocinan su propia comida en las aulas donde duermen.

Pero la comida escasea. Los precios han aumentado en los últimos meses, y es difícil afrontar esos costos para las personas que perdieron la mayoría, si no todas, sus pertenencias en las inundaciones. El gobierno, según los residentes del campamento, no está haciendo lo suficiente por las víctimas.

“La última vez que estuvieron aquí solo nos dieron dos sacos de arroz y un saco y medio de gari [cassava flour]Medio galón de aceite y medio galón de aceite de palma para todas las familias”, dijo Gekko a Al Jazeera en un salón de clases lleno de varias familias, ruido de ollas y voces parloteantes.

«Solo hemos visto materiales de ayuda del gobierno una vez», dijo. “… tenemos mayormente [received aid] de los individuos».

Desde finales de septiembre, las peores inundaciones que han afectado a Nigeria desde 2012 han envuelto a cientos de comunidades en la economía más grande de África. Han llegado a 33 de los 36 estados de Nigeria. Más de 600 personas murieron y 1,3 millones de personas fueron desplazadas. Miles de casas y tierras de cultivo fueron arrasadas.

READ  Suecia ha tomado medidas enérgicas contra COVID-19, pero no ha llegado a un bloqueo a medida que aumentan los casos

Muchos sobrevivientes viven en condiciones terribles en los campamentos, casi sin asistencia del gobierno, según las víctimas y los expertos entrevistados por Al Jazeera.

«La gestión de desastres en Nigeria es sinónimo de aplaudir con una sola mano; no es posible aplaudir con una sola mano, pero esa es la situación en Nigeria», dijo Olasunkanmi Okunola, especialista en riesgo de desastres y científica visitante de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo.

“Es una situación en la que siempre nos enfocamos en un enfoque reactivo, y el enfoque se limita a la distribución de los llamados artículos de socorro, que también es limitado”, dijo.

Okonola dijo que el gobierno debe comenzar a pensar más en los problemas estructurales para la mitigación de inundaciones.

«El gobierno debería invertir mucho en infraestructura crítica: carreteras, alcantarillado, represas, barreras contra inundaciones», dijo.

Después de varias semanas de inundaciones, algunas comunidades aún no han recibido ayuda porque sigue siendo inaccesible, según Manzo Ezequiel, vocero de la Agencia Nacional para el Manejo de Emergencias.

«Es en gran parte inaccesible para Bayelsa debido a las aguas de la inundación», dijo. “En realidad, la situación en Bayelsa también es [bad] No creo que el país haya experimentado este nivel de devastación en el pasado».

Cuando Akpos Best, una probadora de software de 26 años, regresa de un viaje a Lagos a su casa en la ciudad de Agudama, en el sur de Nigeria, descubre que todos sus compañeros inquilinos han abandonado sus casas debido a las inundaciones. Ahogó todo en su habitación, pero logró mover algunas de sus pertenencias sobre las aguas de la inundación y se fue a la casa de su madre en otro pueblo. – La isla

READ  Saludo el voto de confianza de África en Zim