Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

La escasez de vacunas está frustrando las esperanzas de África de una recuperación económica

Segundo día de vacunación para personas mayores en Munsieville Care for the Aged en Krugersdorp, Gauteng (SAgovnews a través de Twitter)

  • La tasa de vacunación es más baja en los países africanos que en otras partes del mundo. Hasta el 12 de mayo, solo se habían realizado 22,4 millones de disparos en un continente de 1300 millones de personas.
  • La mayor parte del continente depende de Covax, que es una iniciativa global creada para brindar un acceso equitativo a las vacunas. Pero los países africanos no recibirán la mayor parte de estas solicitudes hasta la segunda mitad del año.
  • Sudáfrica, uno de los pocos países que puede comprar sus vacunas, espera recibir casi 4,5 millones de dosis para fines de junio, para una población de alrededor de 60 millones.

Este debería haber sido un año prometedor para África. En cambio, la falta de acceso a las vacunas amenaza con empeorar las cosas.

Después de décadas de progreso en la lucha del continente contra la pobreza, el virus Covid-19 sumió a 30 millones de africanos en la “pobreza extrema” el año pasado, lo que significa que viven con menos de 1,90 dólares al día. Podría seguir hasta 39 millones más en 2021, según el Banco Africano de Desarrollo. En el África subsahariana, el ingreso per cápita ha caído en términos absolutos a niveles vistos por última vez en casi una década.

La tasa de vacunación es más baja en los países africanos que en otras partes del mundo. Hasta el 12 de mayo, solo se habían administrado 22,4 millones de inyecciones en un continente de 1.300 millones de personas, según los Centros Africanos para el Control y la Prevención de Enfermedades. En la única excepción, Seychelles, un país insular que ha vacunado a la mayor parte de su población joven, un aumento de las infecciones provocó un cierre estricto en mayo y cuestionó la eficacia de las vacunas Sinopharm y Cofishield.

La mayor parte del continente depende de Covax, que es una iniciativa global creada para brindar un acceso equitativo a las vacunas. Pero los países africanos no recibirán la mayor parte de estas solicitudes hasta la segunda mitad del año, y estas solicitudes cubrirán solo una quinta parte de su población. Los esfuerzos para producir inyecciones en masa en el continente se han retrasado por países, incluidos Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido, que se han mostrado reacios a levantar temporalmente las normas de la OMC que protegen la propiedad intelectual.

Sudáfrica, uno de los pocos países que puede comprar sus vacunas, espera recibir casi 4,5 millones de dosis para fines de junio, para una población de alrededor de 60 millones. Los países más pobres como Zimbabwe dependen de las donaciones de China, Rusia e incluso la India, donde un brote de una enfermedad devastadora y una prohibición temporal de las exportaciones ya han restringido los envíos a África.

Esto deja a África vulnerable a nuevas oleadas de infecciones y cierres prolongados justo cuando la tan esperada zona de libre comercio entra en vigor este año. Es el primer paso en el camino hacia la creación de una unión aduanera continental destinada a facilitar el comercio en todo el continente. Las ciudades densamente pobladas de África corren el riesgo de sufrir una crisis similar a la que afectó a India en abril y mayo.

Se espera que la producción mundial se expanda al ritmo más rápido en al menos cuatro décadas a medida que los países ricos cuyas poblaciones han sido vacunadas vuelvan a la normalidad, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional. Vera Songwe, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África, dijo que el lanzamiento de la vacuna en cámara lenta en África y la falta de fondos podrían retrasarlo de dos a cinco años.

“Si no nos vacunamos, nos quedaremos atrás en la recuperación global y nos convertiremos en un continente paria”, dice Ronak Gopaldas, director de Signal Risk, gestión de riesgos centrada en África. “Cuando el mundo vuelva a alguna forma de funcionamiento normal, estaremos atrasados ​​y esto pondrá en peligro el crecimiento, la inversión y el comercio”.

A nivel mundial, los países pobres deben asignar 450.000 millones de dólares para reconstruir sus economías durante los próximos cinco años y acelerar la convergencia de sus ingresos con las economías avanzadas, según el Fondo Monetario Internacional. Algunos gobiernos africanos pueden obtener acceso al dinero a través de derechos especiales de giro de $ 650 mil millones que el Fondo Monetario Internacional con sede en Washington planea proporcionar a los países emergentes y de bajos ingresos. Un salto en los precios de las materias primas este año podría beneficiar a los gobiernos de los países ricos en recursos. Pero aquellos que estaban agobiados por déficits presupuestarios y altos niveles de deuda incluso antes de la pandemia pueden no tener la fortaleza financiera para estimular sus economías, aunque el G20 ha ampliado la iniciativa de suspender el servicio de la deuda a algunos de los países más pobres del mundo para fines de 2021. .

“Los riesgos de la deuda y la reducción del espacio fiscal están empujando a los gobiernos a un ángulo estrecho, ya que deben comenzar a pensar en la consolidación fiscal antes de que la recuperación se acelere”, dice Boingotlo Gasealahwe, economista africano de Bloomberg Economics.

En noviembre, Zambia se convirtió en el primer país africano en dejar de pagar su deuda durante la pandemia. No pagó un cupón de uno de los eurobonos de 3.000 millones de dólares después de que el llamado Comité de Tenedores de Deuda Extranjera de Zambia, que posee alrededor del 40% de la deuda del país, rechazara una solicitud de suspensión de los pagos de intereses por seis meses. Los asesores del comité de tenedores de bonos se negaron a decir quiénes pertenecían al grupo.

Angola, Etiopía, Ghana, Kenia, Namibia, Nigeria y Zambia se encuentran entre los países que necesitan urgentemente recortar los déficits presupuestarios y volver a poner la deuda en un camino más sostenible, dice Gebran Qureshi, jefe de investigación africana en Standard Bank Group, el país más grande en el continente. Banco. Agrega que los fondos de emergencia disponibles este año podrían comprarles algo de tiempo. Dice que los llamamientos para reducir las brechas fiscales y el lento crecimiento de la deuda no serán urgentes hasta el próximo año, cuando más africanos sean vacunados y se reduzcan los riesgos de cierres y restricciones.

Pero la tragedia de la pandemia puede extenderse hacia el futuro. Podría retrasar los esfuerzos para combatir el cambio climático, que mata al menos a 1.000 personas al año en el África subsahariana y deja a otros 13 millones sin hogar o sin alimentos ni agua adecuados, según el Fondo Monetario Internacional. Los huracanes, las inundaciones, las sequías y otros impactos del cambio climático le están costando a África entre $ 7 y $ 15 mil millones al año.

Para 2040, es probable que aumente hasta 50.000 millones de dólares, o el 3% del PIB anual en el continente, sin invertir en estrategias de afrontamiento como los sistemas de alerta temprana, según el Centro Global para la Adaptación.

Con Matthew Hill y Anthony Sajwazin

READ  El presidente da la bienvenida a los esfuerzos de salud pública de los CDC