Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Introducción general a los préstamos garantizados y la financiación en España

todas las preguntas

Resumen

España, como cualquier otro país de Europa, se ha visto gravemente afectada por la propagación mundial del virus COVID-19. Sin embargo, durante 2021, gracias a la rápida adopción de vacunas, el levantamiento de las restricciones impuestas durante la pandemia y una política económica de apoyo, la economía española experimentó una recuperación constante (con un crecimiento anual del PIB del 5,1 por ciento) que facilitó la recuperación de fusiones y adquisiciones. . Actividad y nuevas operaciones de financiación.

Sin embargo, mientras España se recuperaba de la crisis humanitaria, estalló la guerra en Ucrania, lo que provocó un duro golpe económico. Se espera que los precios más altos de la energía y los niveles de incertidumbre, la espiral inflacionaria y la presión sobre las cadenas de suministro (ahora empeorando) tengan un impacto significativo en las perspectivas de crecimiento global y español. Según el Banco de España, aunque estos factores pueden mitigarse parcialmente, entre otras cosas, un nuevo paquete fiscal aprobado a finales de marzo de 2022 para mitigar el impacto de la guerra y desencadenar la Unión Europea de Nueva Generación (NGEU) de 70.000 millones de euros ), ya se ha completado. Se ajustaron las previsiones anteriores de crecimiento del PIB hasta el 4,5 % en 2022 y el 2,9 % en 2023.2

El sector bancario español, que cumplía con los requisitos regulatorios de capital y gozaba de una cómoda posición de liquidez antes del brote, continuó desempeñando un papel de liderazgo en el otorgamiento de préstamos a la economía real hasta 2021. Incluso si el sector bancario pudiera beneficiarse de tasas de interés más altas, es sigue expuesta a riesgos estructurales, y la actual crisis económica mundial le planteará importantes desafíos.

La tasa de morosidad (NPL) de la banca española, que venía descendiendo en años anteriores, vuelve a subir, y la banca española ya ha reactivado las ventas de carteras crediticias y activos inmobiliarios dudosos y es probable que siga haciéndolo muy pronto. El futuro (especialmente después de que se haya levantado la suspensión de insolvencia actual).

Las grandes operaciones de reestructuración no jugaron un papel significativo durante 2021, porque el plazo legal para declararse en concurso de acreedores se prorrogó en varias ocasiones (ahora los deudores no están obligados a declararse en concurso de acreedores hasta el 30 de junio de 2022) y los bancos pusieron a disposición fondos con garantía estatal, que les permitió superar las dificultades de liquidez Durante 2021, sin embargo, las empresas se enfrentan ahora a la normalización de la actividad con un mayor apalancamiento y será necesaria la reestructuración de la deuda durante la segunda mitad de 2022 (para este propósito, la transición de la directiva de reestructuración e insolvencia será esencial, como se describe abajo).

READ  España recorta el consumo energético un 3,7% en la primera semana de medidas restrictivas

La alta demanda observada en 2020 por empresas que operan en mercados en auge, como los sectores de infraestructura, energías renovables, TMT, tecnología y salud, continuó durante 2021 y el primer trimestre de 2022, con el cierre de algunos de los acuerdos de financiación de adquisiciones más relevantes en relación con estas industrias. Por el contrario, se espera que continúen las operaciones de fusiones y adquisiciones y la financiación oportunistas con respecto a aquellos sectores que se han visto muy afectados por la pandemia y la situación actual en Ucrania, como los viajes, la hostelería y el sector inmobiliario.

Desarrollos legales y regulatorios

Desde el comienzo de la pandemia, se han puesto en marcha amplias nuevas regulaciones a nivel nacional y europeo para tratar de mitigar el impacto de la crisis del coronavirus en la economía real y el sector financiero. Aunque la mayoría de las medidas se han eliminado o se espera que cesen en algún momento durante 2022, la situación actual en Ucrania y el deterioro resultante en una serie de sectores empresariales pueden justificar la extensión de algunas de ellas.

En particular, siguen vigentes algunas modificaciones transitorias de la ley concursal española adoptadas para flexibilizar las obligaciones de los administradores en relación con sociedades en dificultades. Los deudores no están obligados a declararse en concurso de acreedores hasta el 30 de junio de 2022 (incluso si son insolventes), y la obligación de liquidar empresas sujetas a un estado de bajo capital (es decir, si su patrimonio neto es inferior al 50 por ciento del capital social de la empresa por pérdidas) con respecto a las pérdidas generadas durante 2020 y 2021.

La directiva de reestructuración e insolvencia aún no ha sido modificada en España. Sin embargo, en enero de 2022 se publicó un proyecto de ley para modificar la ley concursal española existente e implementar la Directiva sobre reestructuración e insolvencia. El proceso legislativo y la adopción de la ley deberían completarse durante 2022. En línea con la Directiva sobre reestructuración e insolvencia, las modificaciones son destinados a (i) anticipar la Reestructuración de los deudores morosos tanto como sea posible para preservar el valor del negocio del deudor; (ii) mejorar las herramientas disponibles para resolver la situación previa a la declaración de concurso; y (iii) brindar más margen de maniobra para ciertos tipos de acreedores que tendrán una herramienta más poderosa para controlar a los acreedores opuestos (incluso a través de la capacidad de movilizar a los accionistas).

READ  Danaher (EE. UU.), Getinge (Suecia), Tuttnauer (EE. UU.), SciCan (Canadá), Matachana (España), Hu-Friedy (EE. UU.) - Bollywood Ticket

Tal y como se recoge en el capítulo de la edición de 2021, el Gobierno español ha aprobado, entre otras cosas, dos líneas de garantía, a saber (1) un plan de garantías con respaldo estatal de 100.000 millones de euros para cubrir préstamos y créditos con fines de financiación corporativa y empresarial . «Necesidades de capital circulante (incluidas las obligaciones financieras y de pago de impuestos), y (ii) un plan de garantía estatal de 40.000 millones de euros para cubrir préstamos y créditos destinados a financiar gastos de capital para empresas y emprendedores. Ambas líneas estaban disponibles hasta el 31 de diciembre Línea de liquidez en general de las entidades de crédito En marzo de 2022, el Gobierno español aprobó unas medidas encaminadas a facilitar la renegociación o reestructuración de las financiaciones concedidas por entidades de crédito con respaldo crediticio (como las líneas mencionadas anteriormente), como así como un nuevo esquema de garantía respaldada de 10 mil millones de euros del estado para cubrir las necesidades de liquidez de empresas y autónomos que sufren los altos precios de la energía o las consecuencias de la guerra en Ucrania. Los términos y condiciones de este sistema son similares a los de los dos esquemas aprobados durante la pandemia.

Además, durante 2021 y 2022, varios grandes grupos españoles (entre los que se encuentran Técnicas Reunidas, Air Europa, Duro Felguera y Tubos Reunidos) han accedido al fondo para apoyar a empresas estratégicas cuya solvencia se ha visto afectada como consecuencia de la pandemia. . El fondo, gestionado por una empresa pública española, cuenta con 10.000 millones de euros, y puede financiar empresas estratégicas españolas (con un mínimo de 25 millones de euros) mediante la concesión de préstamos sindicados u otras formas de deuda subordinada, o mediante la suscripción de nuevos acciones u otras formas de instrumentos similares Capital emitido por la compañía estratégica relevante. Hasta el momento se ha utilizado menos de la mitad de los 10.000 millones de euros disponibles y el plazo para solicitar esta financiación finaliza el 30 de junio de 2022.

Finalmente, en noviembre de 2021, el gobierno español aprobó un instrumento legal por el cual se implementó la Directiva de Cédulas Hipotecarias de España. Este importantísimo desarrollo legal reforzará la ya impresionante posición del mercado español de bonos garantizados en el ámbito europeo. En medio de la tendencia alcista de los tipos de interés (y la perspectiva de un acceso reducido a financiación barata de los bancos centrales europeos), las entidades financieras españolas tendrán a su disposición una herramienta eficaz para refinanciar sus carteras crediticias (en particular, las hipotecarias residenciales).

READ  Málaga protestas contra el horario de apertura del turismo de verano

perspectivas y conclusiones

Justo cuando la economía española se ha ido recuperando, se espera que el conflicto en curso en Ucrania y sus consecuencias negativas (incluidos precios más altos de las materias primas, tasas de inflación e interrupción de las líneas de suministro) tengan un impacto severo en las perspectivas de crecimiento. Ahora se espera que España no alcance los niveles previos a la pandemia hasta 2023.

El esperado cambio en la posición de la política monetaria en las economías avanzadas para frenar el aumento de la tasa de inflación puede tener un impacto positivo en la rentabilidad de los bancos. Sin embargo, las entidades financieras españolas, así como otras entidades financieras de la Unión Europea, aún se enfrentan a otros retos históricos debido, entre otras cosas, a las presiones regulatorias (aunque se relajen temporalmente en 2020 y 2021 para hacer frente a la pandemia de COVID-19). ), y la necesidad de adaptarse al creciente entorno digital y la presencia de otras fuentes de financiación (incluyendo prestamistas alternativos y empresas fintech), que se ha convertido en una auténtica competencia para el crédito bancario tradicional, no solo para las grandes multinacionales españolas sino también para pequeñas y medianas empresas. Los bancos deberán vigilar de cerca los efectos que estos desafíos pueden tener en su negocio y gestionar su respuesta a la innovación y la nueva competencia mientras completan sus reorganizaciones, se centran en sus negocios tradicionales y continúan desinvirtiendo. activos no esenciales.

El alcance de la crisis económica y la forma en que los bancos españoles afronten los desafíos actuales determinarán la cantidad de préstamos y financiación garantizados para 2022. Los bancos deberán anticipar y gestionar los riesgos potenciales e identificar nuevas oportunidades que puedan surgir en un futuro próximo. Aún se espera que aumenten las necesidades de liquidez derivadas de la pandemia de COVID-19 y la guerra en Ucrania. Del mismo modo, con el levantamiento de la suspensión por insolvencia, se espera que aumenten los volúmenes de operaciones de reestructuración. Si los bancos convencionales no pueden cubrir la brecha de financiamiento por sí mismos, puede surgir una oportunidad para que prestamistas alternativos y oportunistas participen en financiamiento de rescate, reestructuración y acuerdos apalancados.

Por el contrario, algunos sectores como la energía, las telecomunicaciones, la infraestructura, la tecnología de la información y los negocios digitales seguirán prosperando. Se espera que los acuerdos relacionados con estos «sectores centrales» continúen hasta 2022.