Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

El río Bidasoa de España: la nueva ‘trampa mortal’ para los migrantes | España

John es uno de los responsables de Irungo Harrera Sarea, una organización no gubernamental que expresa el hecho de que cada vez son más los migrantes que cruzan el río Bidasoa en el País Vasco de España a lo largo de 10 kilómetros donde se ubica en la frontera con Francia: “Si no hubo Atlántico y no El Mediterráneo los ha disuadido, entonces, ¿cómo los detendrá el río de Irún? Es un error fatal.

En lo que va del año, 4.100 migrantes han cruzado la frontera ilegalmente, la mayoría a pie; Otros son en coche o autobús, y un número cada vez mayor está cruzando el río nadando, según datos del Gobierno del País Vasco. Esto no incluye a los que permanecen en los refugios de la Cruz Roja ni a los que no confían en ninguna organización oficial. Cincuenta inmigrantes siguen en la localidad vasca de Irún esperando cruzar a Francia, con el río siempre como opción.

El río Bidasoa ya se ha cobrado dos vidas este año. El domingo, un hombre se ahogó mientras intentaba cruzar al otro lado. Otro, Yaya, de 28 años, de Costa de Marfil, murió en mayo. El mes anterior, una tercera persona se suicidó tirándose al río.

Si 4.244 migrantes buscaron ayuda del gobierno vasco en 2019, 4.100 lo hicieron en los primeros ocho meses de 2021. En 2020, el año en que la pandemia de coronavirus golpeó a España, el gobierno vasco registró 3.493 inmigrantes. El viernes pasado, 80 personas que se dirigían al norte utilizaron recursos del gobierno vasco en la región de Irún; Sábado 60; “El domingo quedaron 20 personas”, dice Xaper Legareta, director del Departamento de Inmigración y Asilo del gobierno vasco. Afirma que lo que está sucediendo es un “drama humano”.

READ  Almonty Industries anuncia un retraso esperado en la presentación de los resultados financieros para 2020 debido a la interrupción sin precedentes del COVID-19 en Portugal
Manifestación en Irún para denunciar la muerte de un inmigrante que falleció mientras intentaba cruzar el río Bidasoa.Gorka Estrada

Legareta dice que deben establecerse “corredores humanitarios seguros”: la UE debe “tomar medidas sobre este tema”, explica. La ONG Irun, Irungo Harira Sarria, estima que entre 20 y 30 migrantes llegan a la ciudad cada día en su camino hacia el norte. “El noventa y cinco por ciento de ellos provienen de las Islas Canarias”, explica John: “Una vez que llegaron al continente, pudieron llegar a Irún en su camino hacia el norte de Europa”.

Pero cuando llegan a Irún, encuentran que la frontera está cerrada. La explicación oficial del lado francés es la epidemia. Hay controles para peatones, pasajeros de trenes e incluso aquellos en botes pequeños. Y no son controles generales, sino selectivos. “Solo piden documentación de aquellos que parecen árabes o del África subsahariana”, dice John.

Si sus documentos no son correctos, serán devueltos a España. Hasta dos o tres veces en muchos casos, sin ninguna interferencia de la policía española. Los dejaron en los puentes de Santiago o Bhopia. “La desesperación está comenzando a causar estragos entre los peores inmigrantes”, dice John. “Y en esa desesperación, hacen lo que sea necesario para continuar su viaje”.

Diez kilómetros “imposibles de controlar las 24 horas del día”

Sin embargo, el río no es una opción viable. Aunque la policía vasca vigila la ribera del río Bidasoa a su paso por Irún, los 10 kilómetros que componen la frontera son “imposibles de controlar las 24 horas del día”, dice un policía, aunque añade que la vigilancia es cada vez más creciente. .

READ  Vuelve a España la miniconferencia móvil

“No es inusual ver cuatro o cinco cruzados en un grupo”, dice John. El “problema”, explica, es que se corre la voz entre la comunidad inmigrante de que cruzar el río Bidasoa es fácil porque en algunos lugares hay apenas 40 o 50 metros entre las dos orillas y con marea baja da la impresión de que se puede cruzar.

“El río es una ilusión”, dice Adrián, de la Asociación Atlética Santiagotarrak de Irún, especializada en piragüismo y piragüismo y cuyos socios conocen Bedasua como la palma de la mano. “La otra playa parece muy cercana, pero en realidad está bastante lejos, y si están cansados, desnutridos o no saben nadar bien, es una trampa mortal en algunos puntos”.

La capitana de barco española y medallista olímpica Maylin Schorot solía entrenar en la llamada Curva de San Miguel, a unos tres kilómetros de la isla de Visante donde el inmigrante murió el domingo. Es una zona de desniveles de unos 150 metros, cuando la marea está alta, utilizada por especialistas en rafting. Durante la marea baja, tenga cuidado debido a la abundancia de charcos de marea.

Yaya, el inmigrante que murió en mayo, perdió la vida en la región de la Isla Faisán, en la parte más cercana de Francia, donde el río se profundiza. En este tramo, la profundidad cambia de repente. Viajando con su sobrino, que sobrevivió, Yaya trabajó como constructor y taxista para que ambos pudieran viajar a Europa. Los dos abordaron un barco en el Desierto Occidental y cinco días después llegaron a las Islas Canarias. Luego viajaron a Málaga y de allí a Irún. Pero Yaya no fue más allá del río Bidasoa. “La gente se está muriendo porque no se les da un permiso”, dice Anitezi Aguirre, portavoz de la ONG Irungo Harira Sarya.

READ  Perspectivas del mercado global de gestión de residuos alimentarios (2021 a 2026)

Según John, los estrictos controles fronterizos impuestos por las autoridades francesas en Irún también favorecen a quienes explotan la desesperación de los migrantes. Entre los que dicen organizar un pasaje seguro al otro lado y dejarlos en la playa, y los que cobran 50 euros por entregarlos solo para frustrarlos, “se está creando un negocio que empieza a ser peligroso”, dice. .

Uno de los inmigrantes que protestó por la muerte el domingo es Hakim. El hombre ahogado no ha sido identificado. Todo lo que se sabe por sus huellas es que no está registrado. En el contexto de la tragedia, Hakim dice que decidió no nadar hasta Francia. Aunque dice esto en un murmullo. Porque, si solo hay esta opción, si los otros métodos están cerrados … ¿quién sabe?

Versión inglesa por Heather Galloway.