Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Dos esposas del grupo Estado Islámico fueron encarceladas a su llegada a España

Un tribunal de Madrid ordenó la detención de dos mujeres españolas que se casaron con combatientes del Estado Islámico (ISIS) el miércoles por cargos de terrorismo, mostraron documentos legales, después de devolverlas de los campos de detención sirios con 13 niños.

Llegaron a la base aérea militar de Torrejón de Ardoz cerca de Madrid el lunes por la noche, unos dos meses después de que el gobierno español aceptara llevarlos a casa desde el notorio campo de concentración de Roj en el noreste de Siria controlado por los kurdos.

Yolanda Martínez Cobos y Luna Fernández Grande fueron detenidas a su llegada el miércoles ante un juez de la Audiencia Nacional, el máximo tribunal penal de España.

Tras escuchar sus declaraciones, el juez ordenó su prisión preventiva sin derecho a fianza por el cargo de «unirse a una organización terrorista», a saber, Daesh, que es el acrónimo de Estado Islámico.

En su fallo, dijo que había un «riesgo concreto de fuga dada la gravedad de los cargos en su contra», así como un riesgo «claro» de reincidencia.

Pero no les suspendió la patria potestad porque estarían en prisión, lo que significa que «no hay peligro potencial de que sigan adoctrinando a sus hijos».

Sus hijos se encuentran actualmente al cuidado de los Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid.

El País, que entrevistó a los dos hombres y una tercera mujer española en otro campo de detención sirio en 2019, dijo que Martínez, ahora de 37 años, tiene cuatro hijos, mientras que Fernández, de 34, tiene cinco.

Los otros cuatro niños eran huérfanos con sus abuelos en Madrid que fueron criados por Fernández en el campamento. Ahora también están bajo la custodia de los servicios sociales.

READ  Caroline Weir advierte que el fútbol femenino todavía está rezagado en 'recibir el respeto que merecemos'

– ‘Compromiso inquebrantable con ISIS’ –

En su sentencia, el juez dijo que las mujeres y sus maridos fueron investigados en 2014 por su implicación en la llamada Brigada Al-Ándalus. Se creó en Madrid para radicalizar y reclutar voluntarios y ayudarlos a llegar a Siria e Irak para realizar atentados.

Al-Qadi dijo que la pareja «participó en actividades para apoyar a ISIS antes y después de mudarse a la zona de conflicto sirio-iraquí con sus esposos a mediados de 2014».

Después de que se fueron, no había «información creíble» sobre ellos hasta que aparecieron con una tercera mujer, en una entrevista en video con El País publicada en 2019.

A pesar de los esfuerzos de Yolanda Martínez por distanciarse de la membresía de ISIS, sus declaraciones en la entrevista, que dijo que obtuvieron una casa y que su esposo consiguió un trabajo en los tribunales de ISIS, cuentan una historia diferente.

“Sus palabras la liberaron, porque solo a los miembros se les dará un hogar y un trabajo para administrar” el califato de ISIS, dijo el juez. Agregó que su estadía en el área “muestra el firme compromiso de ella y su esposo con ISIS”.

Señaló que Luna Fernández jugó «un papel clave entre las mujeres dentro del Batallón Andalucía». Sus comentarios en la misma entrevista mostraron el «solipsismo radical y extremista del Islam».

El diario El Mundo dijo que Fernández era viuda pero que el esposo de Martínez estaba preso en Siria.

– Tercera mujer desaparecida –

España había acordado en noviembre repatriar a tres mujeres, pero la tercera, identificada en una entrevista de El País de 2019 como Lubna Melody del enclave norteafricano de Ceuta, aún no ha sido localizada.

READ  New Football Super League es el equivalente de fútbol de Image Comics en 1992

Las Naciones Unidas dieron la bienvenida al regreso de las mujeres del campo de Roj. Un portavoz describió las condiciones en los campos de detención sirios como «casi inhumanas y muy difíciles».

Durante la última década, miles de extremistas en Europa han viajado a Siria para convertirse en combatientes del Estado Islámico. A menudo llevaron a sus esposas e hijos a vivir en el «califato» que establecieron en las tierras capturadas en Irak y Siria.

Desde la caída del califato en 2019, el regreso de familiares de combatientes, capturados o asesinados, ha sido un tema espinoso para los países europeos.

Bélgica, Francia, Alemania y Holanda también han repatriado a familiares de combatientes yihadistas.

str-hmw/ds/jj