Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Debido al ciclón, los aldeanos de Malawi se enfrentan al hambre y a viajes peligrosos

Debido al ciclón, los aldeanos de Malawi se enfrentan al hambre y a viajes peligrosos

Deben estar listos en cualquier momento, pero el huracán Freddy ha atravesado su pueblo, dejándolos sin otra opción que hacer la peligrosa caminata de 15 kilómetros hasta la clínica más cercana a pie.

“Encontraremos la manera de llevarla al hospital hoy”, dice Bilirani Ironi mientras su esposa, Mercy, con un vestido tradicional amarillo y rojo, está descalza junto a él.

Freddy golpeó el país sudafricano a principios de esta semana, provocando inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra que arrasaron casas, carreteras y puentes.

Derramó tanta lluvia -el valor de seis meses en seis días- que aparecieron nuevas vías fluviales en algunas áreas.

Cuando AFP los alcanzó el sábado, Mercy y Pilirani Aironi ya habían cruzado tres de esos arroyos.

«Sabemos que hay más ríos en el camino, pero no tenemos otra opción», dice.

Su aldea en Moloza, cerca de la frontera con Mozambique, fue duramente golpeada por el ciclón que mató a 438 personas, hirió a 918 y desplazó a más de 345.000, según la última actualización del gobierno.

Ubicado en la ladera de una montaña, fue arrasado casi por completo por un desprendimiento de rocas lanzado por las aguas de la inundación.

Hoy, grandes rocas blancas, arena y aguas de inundación cubren el área donde alguna vez estuvieron las casas.

parientes desaparecidos

Los heridos también fueron trasladados al hospital a pie. Entre ellos se encontraban ocho familiares de Wendetoni Macava.

“Los llevábamos a hombros o en unas camillas”, dice Makava, de 75 años.

Otros nueve miembros de su familia murieron en las inundaciones. Solo cinco de sus cuerpos han sido encontrados hasta el momento.

READ  El comercio entre Sudáfrica y Rusia es mínimo incluso entre los miembros de BRICS

Salir de la ciudad es difícil, y el alivio está luchando por llegar. AFP llegó a la zona en un helicóptero del ejército que transportaba ayuda médica vital. Pero la comida escasea.

«Vivimos por la gracia de Dios», dice el líder tradicional local Manuel Nashidwa. “La mayoría de nosotros sobrevivimos con plátanos que se “dejan en los árboles”, dice.

El ciclón Freddie, que se apagó esta semana después de un alboroto sin precedentes, ha matado a más de 570 en Sudáfrica.

En Malawi ha afectado a más de medio millón de personas, según Naciones Unidas.

La tormenta golpeó por primera vez Sudáfrica a fines de febrero, golpeando Madagascar y Mozambique.

Luego se movió nuevamente sobre el Océano Índico, extrayendo más energía de las aguas más cálidas antes de revertir un camino poco común para chocar contra el continente por segunda vez.

Según cifras del gobierno, al menos 89 personas murieron en el distrito de Mulani de Malawi. Pero los lugareños dicen que las pérdidas reales son mucho mayores.

«Muchas personas todavía están enterradas bajo estas rocas», dice Nchidwa.