Gente de la Safor

Bienvenidos a Spain News Today.

Compensaciones de carbono, el futuro de la agricultura industrial y los riesgos alimentarios

Compensaciones de carbono, el futuro de la agricultura industrial y los riesgos alimentarios


7 lectura de minutos

El acaparamiento de tierras y los planes de compensación de carbono han hecho subir los precios de la tierra, ejerciendo presión sobre los agricultores, las comunidades rurales y la producción de alimentos, y amenazando la seguridad alimentaria a nivel mundial.

Desde el colapso financiero de 2007-2008, los precios mundiales de la tierra se han duplicado, gracias en gran parte a la apropiación de tierras y a los planes de compensación de carbono, creando un “punto de inflexión” que pone en riesgo los medios de vida y la seguridad alimentaria de los agricultores, según un informe reciente. Un nuevo informe del Panel Internacional de Expertos en Sistemas Alimentarios Sostenibles (IPES-Food).

Gobiernos, inversores y agronegocios poderosos se han apoderado de vastas extensiones de tierras agrícolas en la era posterior a la recesión mediante nuevas formas de acaparamiento de tierras, incluidos planes de compensación de carbono, instrumentos financieros opacos, extracción rápida de recursos y producción industrial de alimentos. Esto ha llevado a que agricultores, comunidades indígenas, campesinos y pastores pierdan sus tierras, cultura, medios de vida y tradiciones rurales, dice el informe, mientras que los jóvenes agricultores enfrentan ahora enormes barreras para acceder a las tierras agrícolas.

Toma el área de Alemania y duplícala. Esto equivale a la cantidad de tierra confiscada en acuerdos transnacionales desde 2000. Hoy en día, el 1% de las explotaciones agrícolas controla el 70% de la tierra agrícola del mundo.

Precios de la tierra
Cortesía: IPES Alimentos

Por otro lado, los precios de la tierra han aumentado en todas partes: en Europa central y oriental, se han triplicado desde 2008; En el Reino Unido, se duplicó entre 2010 y 2015; En Canadá, este porcentaje ha ido aumentando durante 30 años consecutivos, aumentando otro 8% en 2023; En el estado estadounidense de Iowa, el coste de la tierra ha aumentado cuatro veces más que en 2002.

La “presión sobre la tierra” resultante de estas prácticas exacerba la desigualdad de la tierra, la pobreza rural y la inseguridad alimentaria. Imagínese intentar iniciar una granja cuando el 70% de las tierras agrícolas ya está controlada por sólo el 1% de las granjas más grandes –y cuando los precios de la tierra han estado subiendo durante veinte años seguidos, como es el caso en América del Norte. “Ésta es la cruda realidad que enfrentan los jóvenes agricultores hoy en día”, afirmó Nettie Wiebe, experta en alimentación del IPES.

“Las tierras agrícolas no pertenecen cada vez más a los agricultores, sino a los especuladores, los fondos de pensiones y las grandes corporaciones agrícolas que buscan ganancias. Los precios de la tierra han aumentado tan dramáticamente que se ha vuelto imposible ganarse la vida con la agricultura. Esto ha llegado a un punto de inflexión. Es simplemente Reducir la pequeña y mediana agricultura.

¿Cómo ha evolucionado el acaparamiento de tierras desde la recesión de 2008?

Acaparamiento de tierras 2.0

Ibs presión de la tierra alimentariaIbs presión de la tierra alimentaria
Cortesía: IPES Alimentos

Los gobiernos se enfrentan a nuevos llamamientos para liberalizar los mercados de tierras y adoptar políticas favorables a los inversores, y la tierra se está convirtiendo cada vez más en activos financieros a expensas de los pequeños y medianos agricultores. Los fondos de inversión agrícola se multiplicaron por diez entre 2005 y 2018 y ahora incluyen regularmente las tierras agrícolas como una clase de activo separada, y los inversores estadounidenses han duplicado sus participaciones desde la pandemia.

READ  Ghana, la Biblia conmociona al Ministro de Finanzas y Economía Junk

Hablando de eso, el coronavirus y la guerra de Ucrania han reavivado la retórica de “alimentar al mundo”, provocando un renovado impulso para asegurar tierras para la exportación de productos básicos, a medida que las agroindustrias, los inversores y los gobiernos encuentran nuevas formas de asignar tierras agrícolas.

Por otro lado, el acaparamiento de agua y recursos (acuerdos de tierras centrados en asegurar recursos vitales y extraer valor de ellos (a través de cultivos comerciales que requieren un uso intensivo de agua, por ejemplo)) también se está expandiendo. Pero también ha habido un aumento en el número de apropiaciones de tierras que se abandonan en el proceso y se venden a nuevos inversionistas, lo que resulta en daños duraderos a las comunidades locales y a los sistemas de tenencia de la tierra.

Adquisición verde

Los esquemas de compensación de carbono –que ya son notoriamente infructuosos– han desatado una nueva ola de “captura verde”. La tierra es un importante almacén de carbono, pero a medida que los gobiernos se apresuran a intentar cumplir los objetivos del Acuerdo de París, están utilizando objetivos ambientales para justificar conversaciones verticalistas, descarbonización y planes de compensación que excluyen a los usuarios de la tierra y a los productores de alimentos.

De hecho, estas apropiaciones verdes representan ahora el 20% de los acuerdos de tierras a gran escala, mientras que más de la mitad de las promesas de descarbonización del gobierno amenazan con interferir con los intereses de los pequeños agricultores y los pueblos indígenas. De hecho, los países se han comprometido a asignar tanta tierra como el total de tierras agrícolas del mundo (casi 1.200 millones de hectáreas) sólo para proyectos de descarbonización.

Las compensaciones de carbono –un mercado que se espera que se cuadruplique para finales de la década– están facilitando transacciones masivas de tierras que involucran a grandes contaminadores, entre ellos el gigante petrolero Shell y Blue Carbon, con sede en los Emiratos Árabes Unidos. También se están confiscando tierras para la producción de biocombustibles y energía verde, incluidos proyectos de “hidrógeno verde” que consumen mucha agua y amenazan la producción local de alimentos.

Expansión e invasión

Informe sobre acaparamiento de tierrasInforme sobre acaparamiento de tierras
Cortesía: IPES Alimentos

La minería, la urbanización y los megadesarrollos se están apoderando de tierras agrícolas de primera calidad en muchas partes del mundo para una “expansión económica rápida y a menudo insostenible”. Por ejemplo, los proyectos mineros por sí solos fueron responsables del 14% de las grandes transacciones de tierras en la última década, lo que provocó desplazamientos, conflictos y degradación ambiental.

READ  Gambari pide reformar el Consejo de Seguridad de la ONU para afrontar las actuales realidades económicas, demográficas y políticas

Estas negociaciones sobre la tierra perjudican a los agricultores y a las comunidades locales. Pero en lugar de proteger los intereses de estas personas, IPES-Food dice que las leyes de inversión “cuestionables” actualmente protegen a los contaminadores. En Colombia, por ejemplo, varias corporaciones transnacionales demandaron exitosamente al gobierno por intentar detener un proyecto minero a gran escala.

Reestructuración de la dieta

informe ibisinforme ibis
Cortesía: IPES-Alimentos

La consolidación agroalimentaria, el continuo aumento de la agricultura industrial y los cambios nutricionales que la acompañan están aumentando la degradación de la tierra y el control por parte de los agricultores. La incorporación de pequeños agricultores a las cadenas de suministro corporativas permite a las empresas imponer sus condiciones y opciones sobre las tierras de los agricultores contratados, lo que a menudo resulta en un uso insostenible de la tierra.

El aumento de los costos de la tierra y los insumos, y los ciclos de auge y caída, pueden hacer que los medios de vida de los agricultores sean financieramente inestables, obligándolos efectivamente a “expandirse o mudarse”. Por otro lado, el surgimiento de “patrones agrícolas impulsados ​​por la tecnología, intensivos en capital y en insumos químicos” está impulsando la consolidación de las tierras agrícolas y ejerciendo presión sobre los pequeños agricultores.

Los cambios en la dieta hacia más alimentos de origen animal y alimentos ultraprocesados ​​están ejerciendo una presión significativa sobre la tierra, ya que la agricultura industrial y la deforestación están estrechamente relacionadas con la ganadería: la ganadería y la producción de piensos representaron el 65% del cambio global en el uso de la tierra agrícola en el pasado. . 50 años.

Además, el informe señala que las principales empresas alimentarias han aplicado “estrategias deliberadas de investigación y marketing” para remodelar los hábitos alimentarios, ayudando a aumentar el consumo de carne (vinculado al crecimiento demográfico y la urbanización) en los países ricos y fomentando la “transformación de la carne” en dietas. En países de ingresos bajos y medios.

Los expertos piden una mejor gobernanza y una reforma agraria

comida ibiscomida ibis
Cortesía: Getty Images a través de Canva

IPES-Food advierte que si no abordamos las tendencias actuales, la crisis de la tierra podría exacerbar la desigualdad, facilitar el éxodo rural masivo y dejar permanentemente fuera del negocio formas más sostenibles de agricultura de pequeña y mediana escala. Esto podría empujar al sector agrícola hacia modelos industriales insostenibles e irreversiblemente contaminantes.

El informe destaca tres conjuntos de recomendaciones clave para resolver la crisis. En primer lugar, es necesario construir una gobernanza integrada de la tierra, el medio ambiente y los sistemas alimentarios para detener la apropiación de recursos verdes, volver a centrar la atención en las comunidades locales y los derechos humanos y garantizar una transición justa. Los sistemas de tierras gestionados por la comunidad se citan como la mejor manera de conciliar la producción de alimentos y la protección de los ecosistemas, y estos sistemas deberían convertirse en elementos centrales de los objetivos globales de biodiversidad.

READ  Una mujer fue arrestada en una tienda Shoprite por usar dinero falso recibido como pago Lobola

En segundo lugar, debe haber un cambio en el capital especulativo y los actores financieros de las “mercancías a la sociedad”. Los gobiernos deben hacer transparente el “costo real” de los compromisos netos cero y eliminar gradualmente los mecanismos de mercado para la descarbonización. También son cruciales poner fin al acaparamiento de tierras, otorgar a los agricultores y las comunidades el derecho de preferencia para vender tierras y tomar medidas enérgicas contra las compensaciones falsas basadas en la tierra.

Finalmente, el informe pide una nueva generación de reformas agrarias y agrarias, y medidas audaces para redistribuir la tierra a sus legítimos propietarios. Encontrar mejores acuerdos para los agricultores y las comunidades rurales es clave para abordar la pobreza, asegurar los medios de vida y lograr la igualdad de tierras. Precios justos, seguridad social y pensiones adecuadas e incentivos para adoptar prácticas agroecológicas contribuirán en gran medida.

“La tierra no es sólo tierra bajo nuestros pies, es la base de nuestros sistemas alimentarios que nos alimenta a todos. Estamos viendo aumentos vertiginosos de los precios de la tierra y confiscaciones que están generando una ‘presión sobre la tierra’ sin precedentes”, dijo Susan Chomba, experta del IPES. -Alimentos. “Acelerando la desigualdad y amenazando la producción de alimentos”. “La carrera hacia proyectos de carbono cuestionables, planes de plantación de árboles, combustibles limpios y compras especulativas está desplazando a los pequeños agricultores y a los pueblos indígenas”.

“Es hora de que los tomadores de decisiones dejen de eludir su responsabilidad y comiencen a abordar la degradación rural”, agregó Sofía Monsalvi Suárez, otra experta en Alimentos del IPES. “La financiación y la desregulación de los mercados de tierras destruyen los medios de vida y amenazan el derecho a la alimentación”.

“En lugar de abrir las puertas al capital especulativo, los gobiernos deberían tomar medidas concretas para detener la falsa ‘captura verde’ e invertir en desarrollo rural, agricultura sostenible y conservación liderada por la comunidad. La conclusión es que tenemos que hacer algunos cambios serios para democratizar. Propiedad de la tierra si queremos garantizar un futuro sostenible para la naturaleza, la producción de alimentos y las comunidades rurales.

  • Anna MridulAnna Mridul


    Anay es la reportera de noticias residente de Green Queen. Originario de la India, trabajó como escritor y editor sobre comida vegana en Londres y ahora viaja y reporta por toda Asia. Le apasiona el café, las leches vegetales, cocinar, comer, el veganismo, la tecnología alimentaria, escribir sobre todo ello, la elaboración de perfiles y la coma de Oxford.