Miércoles, 22 de marzo de 2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 20 de enero de 2017
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
EDITORIAL

Premios y temores


[Img #35606]Al gobierno municipal de Gandia le han distinguido en FITUR, por parte de la Secretaría de Estado de Turismo, por lograr que 29 establecimientos locales puedan beneficiarse del programa de excelencia turística que auspicia y controla el ministerio, lo que no está nada mal.


En realidad, transcurrido un año y medio de gobierno, al PSOE y Compromís debieran recibir, además de los premios vinculados al turismo o a la mejora en atención al ciudadano, uno muy particular a estas alturas: el de haber conjugado las cuentas municipales. Unas cuentas que estaban absolutamente descarriadas cuando asumió este gobierno y que tras el Plan de Ajuste del Ministerio de Hacienda (la intervención, vaya) y el esfuerzo planteado puede exhibir como legítimo logro el haber eliminado la deuda comercial municipal, y a la que sólo le queda la deuda no reconocida de la empresa pública, esa cueva de “Alí babá” donde todo era posible hasta cobrar sin trabajar o al menos aparecer por el puesto de trabajo.
Queda, claro está, la deuda bancaria, que esa sí tiene años por delante. Pero al menos ya está refinanciada y no sonarán las alarmas de los embargos por ese lado.


Otra cosa son todos los líos judiciales heredados del PP y que a cada día suponen una nueva sorpresa de deuda. Por eso no se entiende bien que este gobierno parezca tener algún temor de proceder como toca: denunciando, de una vez y definitivamente a los anteriores gestores y directivos de la empresa pública por “responsabilidad social” para que se hagan cargo con su patrimonio de sus propios desmanes.


Eso por un lado, y por el otro, el más que evidente pánico a revisar las cuentas de la legislatura pasada en torno al dinero gastado por el ayuntamiento y la empresa pública en publicidad y medios de comunicación, una cifra escandalosa que serviría para ver cómo compraba voluntades, silencios y entusiasta propaganda.


Desde hace meses, esas cuentas están sacadas, sin embargo, “se guardan para mejor oportunidad”. Seguramente si, para cuando ya no sean gobierno.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas para comentar
Esta opinión es la de los lectores, no la de este medio.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Gente de la Safor
Gente de la Safor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress