Lunes, 26 de junio de 2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 16 de diciembre de 2016
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
ENTREVISTA

“SPAMA quería continuar el servicio en las condiciones que ellos querían”

Xavier Ròdenas, Concejal de Medio Ambiente

[Img #35025]-Para aclarar un poco cómo ha sido la concesión de la recogida de animales ¿la empresa concesionaria podrá sacrificar animales?
-No, claramente. Por un lado el pliego de condiciones dice hasta en diez ocasiones que el objeto y objetivo de la contrata es recoger animales, mantenerlos con vida y salvaguardar su salud siempre que se pueda. Evidentemente el pliego de condiciones sí que habla de ese grupo de animales que, cuando caigan enfermos gravemente, afectados por alguna situación de precariedad de salud, un grupo del personal de la empresa decidirá si ese animal se tiene que sacrificar o no, pero lo tendrán que hacer con el permiso del Ayuntamiento. Por lo tanto, el pliego condiciona mucho la acción de la empresa o asociación que se quedara este servicio.

 

-Y ¿por qué entonces, los colectivos defensores insisten tanto de que ahora se podrán sacrificar los animales?
-Básicamente, ha sido SPAMA, la anterior ONG que se encargaba de este servicio, que ha movilizado a gente creando una alarma social. Pero, detrás de todo queda claro que hay un interés particular de SPAMA de continuar prestando el servicio en las condiciones que ellos querían.

 

-Tenían claro cuando asumieron el gobierno que había que regularizar esta situación, ¿no?

-Nosotros llegamos al gobierno con un compromiso claro de garantía social, de transparencia, de régimen de igualdad de condiciones a la hora de competir, eso lo teníamos muy claro tanto Més Gandia como el PSOE y por tanto este es uno de los tantos contratos que estamos regularizando, no ha sido el único.
El objetivo de este gobierno era municipalizar la acción de gobierno cerrando IPG y recuperar la acción del Ayuntamiento que se había mercantilizado y esa acción ha sido muy costosa. Como segunda medida, absorber el trabajo de IPG dentro de la legalidad, con concursos, contratos... y ésta es una pata más de todo ese proceso.

 

-Habiendo tenido la oportunidad de presentarse al concurso, ¿por qué SPAMA no lo hizo?
-Porque siempre había marcado ella las condiciones, llevaba muchos años prestando este servicio. Hay que mirar este tema con retrospectiva, esta asociación siempre ha ejercido presión. No es la primera vez que hace esto, siempre le había funcionado. La gente que había intentado regularizar la situación, que han sido varios gobiernos, finalmente habían acabado sometiéndose a esta presión muy fuerte. Una presión con insultos, falta de respeto y no buscando el diálogo. Esto de crear un chantaje para que el poder público ceda ante esa presión insostenible y vuelvan a quedarse las cosas según sus condiciones.

 

-Pero, ¿han tenido su oportunidad?

-Y tanto que la han tenido. Estamos hablando de concurrencia pública. En un principio ellos venían de cuatro años con el PP, donde este partido los intentó destrozar. Básicamente su estrategia fue no pagarles nada, montó de nuevo toros en Gandia... en fin todo en contra de lo que ellos exigían como gobierno responsable.
Además, iban directamente a hacerles daño. Esta situación era la que nosotros queríamos cambiar y creo que lo hemos conseguido. De hecho cerramos el tema de los toros, nos comprometimos a muchas acciones, como el tema de los gatos... Dentro de esas actuaciones estaba regularizar el tema con SPAMA. Intentar que saliera a concurso público la contrata y que ellos se presentaran y en la medida que se pudiese, bajo el amparo de la ley, favorecer a esta protectora de animales.

 

-¿Y eso se ha hecho?
-Sí. Nos hemos basado en la legislación, hemos sacado un pliego de condiciones y esperábamos que ellos se presentaran.

 

-Pero, ahora el PP se ha convertido ahora en su defensor…
-Exacto. Una de las cosas de este proceso es que aquel partido que los quería destruir, que durante cuatro años se dedicó a fastidiarles la vida, intentando ponerles trabas a todo lo que fuera animalismo en Gandia y a promover valores contrarios al respeto hacia los animales… ese partido ahora es el principal aliado en esta lucha que SPAMA ha tenido con el ayuntamiento de Gandia. Eso huele mal. No habla bien de esta protectora. Cuando su principal detractor se convierte en su principal defensor algo chirría. Ha visto peligrar sus intereses particulares y eso es lo que más nos duele a nosotros, que se mezcle el interés particular de una ONG con el interés público de la sociedad. Se ha confundido mucho a la población a través de medios de comunicación y redes sociales difundiendo algo que el Ayuntamiento no va hacer. Porque el pliego de condiciones, el mismo decreto de adjudicación, y el contrato impide que se sacrifiquen animales o las barbaridades que han ido difundiendo todos estos días.

 

-Otra de las críticas es que las personas que personas que tengan algún perro que sea rescatado por la nueva empresa, tendrán que ir a buscarlo fuera.
-Inicialmente planteamos una contrata en la medida que se pudiera para favorecer a SPAMA. Nosotros no podíamos favorecer a nadie, pero si es cierto que hay una ley protección animal a nivel de País Valenciano que intenta favorecer a las protectoras en estos procesos de adjudicación y lo que hicimos fue intentar encajar nuestra contrata en esa ley de forma que se favoreciera todo tipo de políticas vinculadas a la protección de animales. El pliego valora mucho el voluntariado, las adopciones, la administración de eutanasia cuando los animales están a punto de morir, todo eso está muy vinculado a las protectoras y estaba claro que queríamos que fuese una protectora, pero no se podía acotar a que no se presentara nadie más. Esto es de libre concurrencia y es una garantía que tenemos todos, que cualquier empresa se presente a un concurso público. Una de las condiciones era la proximidad a Gandia, pero al no presentarse SPAMA esa consideración perdió cierto valor.

 

-¿Pero quien ganó el pliego de condiciones fue la única empresa que se presentó?
-Sí, solo se presentó una empresa. SPAMA tenía todas las condiciones para ganar pero no se presentó. Esto es como querer ganar un partido de fútbol sin jugar. Es todo muy surrealista, pero finalmente esto tiene un fin, querer chantajear al gobierno para que rompiera el proceso de contratación. Ellos no querían un contrato, querían tener una concesión donde ellos ponían las condiciones, nos dan el dinero y nosotros hacemos el servicio, eso no podía seguir así.

 

-Entonces, ¿qué pasa con la recogida de animales?

-La empresa que se presenta lo resuelve muy bien, porque dice que tiene un núcleo zoológico cerca, no tiene porque estar en Gandia. Ellos lo tienen en Barxeta y allí llevarán el animal perdido o el animal adoptado y se lo llevarán al propietario a su casa. Esa es una mejora que aporta la empresa. Ellos cargarán a su trabajo el hecho de transportar los animales.

 

Playa de l’Auir
-¿Cómo están las cosas después del anuncio de la Conselleria de proteger este paraje? -Estamos contentos, porque teníamos una expectativas y se están cumpliendo. Eso, en un tema de territorio, en un espacio de litoral, pensábamos que la Conselleria había puesto unos plazos muy justos y lo veíamos difícil de cumplir. Un año después de ese anuncio se sacó una moratoria urbanística en el litoral que se acabó en noviembre, que en ese mes sacarían a licitación pública el propio Plan de Protección del Litoral para que los ayuntamientos pudieran alegar y pudiera comenzar ese proceso de participación y se han cumplido los plazos. Ya ha comenzado el proceso de alegaciones y vendrán en enero para hacer una charla pública donde podrán venir todos los propietarios para explicar bien el plan.

 

-Los propietarios se han quejado sobretodo de la falta de información.

-Hemos recibido dos tipos de quejas: las de quienes estaban esperando especular con esos terrenos, esa gente que tuvo su momento. Tuvieron muchos años esos terrenos esperando a que esos terrenos rústicos pasaran a urbanizables. El movimiento social consiguió en diferentes ocasiones y legislaturas parar los proyectos de urbanización, luchando y con una legislación europea muy medida para impedir construir en las pocas zonas que no eran urbanizables en el litoral. Esto ha sido una guerra y la guerra la ganó el ecologismo, la izquierda más comprometida con el territorio. Ese producto que ha estado en el mercado ha dejado de estar en él. Ahora está en el mercado del Medio Ambiente y el de los proyectos de restauración. Esa gente tiene que aceptar que hicieron una apuesta y que no les salió.

Luego, están las quejas de los propietarios que viven allí, que tienen sus casetas agrícolas y esa gente se ha sentido siempre desprotegida. Para ellos este cambio tiene por primera vez una pequeña mejora, porque se les ha devuelto la categoría de terrenos rústicos y ahora ya dejan de pagar IBI urbano y ahora pagan por terrenos agrícolas, pero exigen que el entorno se mejore, que lleguen inversiones y mejoras.

 

-¿Y eso quién lo hace, quién lo paga?

-El Plan de la Conselleria se está cumpliendo, en el momento que se cumplan todos los plazos de PATIVEL, el ayuntamiento tiene que convertir todo ese terreno a rústico porque aún hoy sigue siendo urbano. Una vez que esté como rústico, todas las denuncias que puedan llegar las atenderá la propia Generalitat y esta oficina será la que cargará con todos los costes de todos los procesos judiciales que se pueden desprender de esa acción. Esa misma oficina tendrá fondos europeos y también de la Generalitat para poner en marcha los proyectos de restauración.

 

-Y la playa ¿se quedará como está?

-No, nunca dijimos eso. Cambiará mucho. Desde Més Gandia y también el partido socialista nunca dijimos dejar eso como estaba. Ese es el miedo que tienen los propietarios que viven allí. Dijimos que todo el dinero serviría para restaurar un ecosistema. Igual que se hizo con los ullals, que están restaurados y ha sido un éxito. Igual haremos en la playa del Auir, mantendremos las dunas y detrás de ellas restauraremos fase a fase con infraestructuras públicas para que la gente pueda pasear y se fortalezca el modelo de turismo.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas para comentar
Esta opinión es la de los lectores, no la de este medio.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Salvadora Tormos Faus
Fecha: Viernes, 23 de diciembre de 2016 a las 17:48
Respecte a les declaracions del Señor Xavi Rodenas ,agrairia publicaren la nostra resposta. Si veniu dels mmss no entenc com podeu defendre l'opinió d'un govern com si fóreu hooligans. SPAMA mai ha claudicat davant de cap govern, curiós? O no és el que s'espera d’aquestes organitzacions, ja que defensen una causa justa i necessària? En fi. Afirmar que ara van de la mà del PP és tergiversar la realitat de manera interessada per part de Més Gandia. Donar veu només a la part governant i no a la part denunciant també és mostrar un relat esbiaixat. Els motius pels quals la protectora no es va pres

Gente de la Safor
Gente de la Safor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress