Jueves, 23 de marzo de 2017
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Marta Sambrizzi
Jueves, 30 de junio de 2016
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
OPINIÓN

Cuántos recuerdos, cuántos años trabajando juntos

[Img #31263]Trabajabas en una radio de Oliva y te acercaste a estos dos locos que iniciaban el proyecto de “Gente de la Safor”. “Me gustaría escribir una columna en vuestro semanario”, nos dijiste, “pero en valenciano”. Y así empezó todo.

 

Primero como colaborador ocasional, luego fuiste colaborador semanal. ¡¡Ay Ramonet!!Cuántas llamadas para recordarte “necesito urgente tu columna, estoy cerrando”. Nunca fallaste, pero siempre me infartabas.

 

Hasta que un día, no se cómo, ni me acuerdo, entraste en la plantilla de “Gente”. Nunca hubo que decirte nada, se hablaba del tema a desarrollar y listo. Tu trabajo siempre impecable.

 

Cada nuevo compañero que entraba a trabajar, ya tenía el mote de Ramonet. Siempre referente a algún detalle del pueblo de dónde procedían. Al principio no gustabas, no te entendían. Luego, te querían.

 

Todos han llamado amigo. Llorenç preguntando si “era nuestro Ramonet” el de la triste noticia. Sandra desde sus vacaciones llamó asombrada, Sílvia, Miquel.... todos impresionandos. Dejaste huella compañero.

 

Quien escribe, se convirtió a tu lado en una fumadora pasiva obligada. Siempre el cenicero lleno entre los dos ordenadores (no se cómo hubieses llevado estar ahora en la oficina sin fumar).

 

Nos llenaste de alegrías representando a “Gente” en tus campeonatos de truc. Todavía están en la oficina las copas que traías y resuenan las risas del primer premio conseguido.

 

Fuiste buen periodista, pero sobretodo buen compañero y amigo. Desde dónde estés, estarás contento porque todos te recuerdan con alguna anécdota graciosa, donde no faltaba tu humor ácido, tan característico de la gente inteligente.

 

La vida te dio golpes que no esperabas, y la muerte también fue además de inesperada, terrible.

 

Necesito que sepas que en “Gente” siempre tendrás tu lugar. Un beso amigo. Hasta siempre.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas para comentar
Esta opinión es la de los lectores, no la de este medio.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Gente de la Safor
Gente de la Safor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress